GRE­CIA Y LA QUI­TA ‘VO­LUN­TA­RIA’

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Licenciado en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les por Icade y más­ter en Es­tu­dios Tri­bu­ta­rios y Eco­nó­mi­cos

No se en­ten­de­ría que cual­quier per­so­na pu­die­ra ase­gu­rar la ca­sa de su ve­cino, de tal for­ma que si es­ta su­frie­ra un in­cen­dio, el be­ne­fi­cia­rio de la in­dem­ni­za­ción no se­ría el due­ño de la ca­sa, sino el ve­cino to­ma­dor y be­ne­fi­cia­rio del se­gu­ro. Me­nos en­ten­di­ble aún se­ría que va­rias per­so­nas pu­die­ran con­tra­tar no uno, sino múl­ti­ples se­gu­ros so­bre la ca­sa del ve­cino. En ca­so de si­nies­tro to­tal de la vi­vien­da, la pér­di­da no se­ría só­lo el va­lor del in­mue­ble, sino di­cho va­lor mul­ti­pli­ca­do por el nú­me­ro de se­gu­ros con­tra­ta­dos.

La ex­pli­ca­ción an­te­rior pa­re­ce­rá ab­sur­da, pe­ro sir­ve pa­ra en­ten­der el fun­cio­na­mien­to de los se­gu­ros de cré­di­to ( cre­dit de­fault swaps o CDS) so­bre los bo­nos de deu­da pú­bli­ca. Es­tos se­gu­ros son emi­ti­dos, prin­ci­pal­men­te, por los gran­des ban­cos de in­ver­sión. Quien emi­te un CDS se com­pro­me­te a cu­brir la pér­di­da que ten­dría el te­ne­dor de un de­ter­mi­na­do bono si se pro­du­je­se un “even­to de cré­di­to” (sus­pen­sión de pa­gos). Por su par­te, el que ad­quie­re el CDS pa­ga una pri­ma por di­cha co­ber­tu­ra, pe­ro co­mo en el ca­so ex­pues­to en el pri­mer pá­rra­fo, no ne­ce­sa­ria­men­te ha de ser pro­pie­ta­rio del bono so­bre el que ha ad­qui­ri­do el se­gu­ro. Así, el CDS pue­de ser uti­li­za­do pa­ra es­pe­cu­lar con­tra la deu­da pú­bli­ca de un país o con­tra una com­pa­ñía en con­cre­to.

Al­gu­nas en­ti­da­des uti­li­zan los CDS pa­ra cu­brir el ries­go de su ex­po­si­ción a de­ter­mi­na­dos ac­ti­vos, co­mo la deu­da so­be­ra­na, mien­tras que otros in­ver­so­res (por ejem­plo hed­ge funds) los uti­li­zan co­mo un ins­tru­men­to de me­ra es­pe­cu­la­ción.

Sal­vo sor­pre­sa de úl­ti­ma ho­ra, en los pró­xi­mos días se apro­ba­rá el se­gun­do res­ca­te a Gre­cia por im­por­te de al me­nos 130.000 mi­llo­nes de eu­ros. Una de las con­di­cio­nes pa­ra el acuer­do es la acep­ta­ción de una qui­ta vo­lun­ta­ria por par­te de los te­ne­do­res pri­va­dos de deu­da pú­bli­ca grie­ga del 70% del no­mi­nal de los bo­nos.

De acuer­do con el dic­cio­na­rio de la RAE, se en­tien­de por vo­lun­ta­rio “aque­llo que se ha­ce por es­pon­tá­nea vo­lun­tad y no por obli­ga­ción o de­ber”. Di­fí­cil­men­te se pue­de apli­car a la acep­ta­ción de la qui­ta de la deu­da grie­ga. Sin em­bar­go, la ca­li­fi­ca­ción de la qui­ta co­mo vo­lun­ta­ria no es ca­sual y tie­ne re­le­van­tes con­se­cuen­cias. Al ser vo­lun­ta­ria, no se con­si­de­ra que exis­ta “even­to de cré­di­to” y, por lo tan- to, no en­tran en fun­cio­na­mien­to los se­gu­ros de cré­di­to (CDS). ¿Quién sa­le per­ju­di­ca­do de es­ta ca­li­fi­ca­ción de la qui­ta co­mo vo­lun­ta­ria? Todos aque­llos in­ver­so­res que tu­vie­ran con­tra­tos de se­gu­ros de cré­di­to so­bre la deu­da grie­ga. ¿Quién sa­le fa­vo­re­ci­do? Los emi­so­res de los CDS so­bre la deu­da grie­ga que han re­ci­bi­do una pri­ma por di­chos se­gu­ros y aho­ra no tie­nen que ha­cer fren­te al ries­go ase­gu­ra­do.

Exis­te una opa­ci­dad ab­so­lu­ta so­bre quié­nes son los emi­so­res de los CDS so­bre la deu­da grie­ga. Los CDS son de­ri­va­dos OTC ( over the coun­ter) que no co­ti­zan en mer­ca­dos or­ga­ni­za­dos. Son acuer­dos bi­la­te­ra­les en­tre las par­tes. No exis­te cá­ma­ra cen­tral de con­tra­par­ti­da que cen­tra­li­ce las ope­ra­cio­nes y asu­ma el ries­go de con­tra­par­ti­da. En con­se­cuen­cia, aun­que la ci­fra teó­ri­ca de po­si­ción vi­va ne­ta de CDS so­bre la deu­da grie­ga se es­ti­ma en 3.300 mi­llo­nes de eu­ros, el vo­lu­men bru­to se des­co­no­ce. Al ser con­tra­tos bi­la­te­ra­les, una en­ti­dad pue­de tener CDS com­pra­dos so­bre un mi­llón de eu­ros en bo­nos grie­gos y CDS ven­di­dos por la mis­ma can­ti­dad de bo­nos y se­guir te­nien­do ries­go. Al ser con­tra­tos bi­la­te­ra­les, en ca­so de quie­bra de Gre­cia, el in­cum­pli­mien­to de una de las par­tes no exo­ne­ra a la otra par­te a cum­plir el con­tra­to de signo con­tra­rio con un ter­ce­ro. Por tan­to, el ries­go to­tal es muy su­pe­rior al sal­do vi­vo ne­to de CDS so­bre deu­da grie­ga.

De con­fir­mar­se la qui­ta vo­lun­ta­ria so­bre la deu­da grie­ga, se pon­dría de ma­ni­fies­to que los CDS son con­tra­tos que só­lo sir­ven pa­ra es­pe­cu­lar so­bre la ma­yor o me­nor pro­ba­bi­li­dad de im­pa­go de un emi­sor, pe­ro que, en la prác­ti­ca, cuan­do se pro­du­ce el even­to de cré­di­to se con­vier­ten en pa­pel mo­ja­do. No exis­te en­ti­dad en el mun­do ca­paz de ha­cer fren­te a las pér­di­das que se ori­gi­na­rían si al­gún gran es­ta­do sus-

La qui­ta ‘vo­lun­ta­ria’ grie­ga de­ja­rá pa­ten­te que en ca­so de im­pa­go los CDS se con­vier­ten en pa­pel mo­ja­do

pen­die­ra pa­gos. ¿Al­gún ban­co de in­ver­sión nor­te­ame­ri­cano so­bre­vi­vi­ría si la deu­da de EE.UU. sus­pen­die­ra pa­gos?

Cua­tro años des­pués del inicio de la cri­sis si­guen exis­tien­do agu­je­ros negros en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal con enor­me ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va: en­tre otros el mer­ca­do de CDS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.