Cuán­do se con­vier­te en un pro­ble­ma

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

Co­mo an­te cual­quier otra si­tua­ción de pér­di­da, en las pri­me­ras fa­ses del due­lo pos­des­pi­do el afec­ta­do res­pon­de con des­orien­ta­ción, atur­di­mien­to, an­sie­dad –con sín­to­mas ex­ter­nos o no–, pal­pi­ta­cio­nes o con­duc­tas ob­se­si­vas de bús­que­da de empleo, en­tre otras ma­ni­fes­ta­cio­nes. A ve­ces, su­pe­rar es­te pro­ce­so de due­lo pue­de re­que­rir apo­yo psi­co­ló­gi­co. “Con­vie­ne em­pe­zar a preo­cu­par­se y plan­tear­se ir al mé­di­co si han pa­sa­do ya dos o tres se­ma­nas des­de el mo­men­to del des­pi­do y la in­ten­si­dad de la an­gus­tia y otros pro­ble­mas aso­cia­dos, co­mo el in­som­nio, con­ti­núa sien­do ele­va­da”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Ro­ger Puig­de­ca­net, di­rec­tor del Cen­tro de Psi­co­lo­gía, Ase­so­ra­mien­to Per­so­nal y Sa­lud Psig­ma. Aun­que los ase­so­res la­bo­ra­les re­co­mien­dan no acu­dir a pro­ce­sos de se­lec­ción has­ta es­tar to­tal­men­te re­cu­pe­ra­dos, Puig­de­ca­net opi­na que en­fren­tar­se de nue­vo a la bús­que­da de tra­ba­jo ayu­da a su­pe­rar el due­lo. “Pe­ro hay que vol­ver de for­ma rea­lis­ta, evi­tan­do la im­pa­cien­cia y la ob­se­sión de en­con­trar tra­ba­jo en­se­gui­da, re­cha­zan­do los sen­ti­mien­tos de cul­pa y car­gán­do­se de au­to­es­ti­ma”, des­ta­ca. Que el due­lo pos­des­pi­do aca­be ha­cién­do­se cró­ni­co o no de­pen­de, en­tre otros fac­to­res, de la per­so­na­li­dad del afec­ta­do. “Si se tra­ta de una per­so­na con per­so­na­li­dad neu­ró­ti­ca, con ten­den­cia a des­con­tro­lar­se mu­cho, es fá­cil pre­ver que su­fri­rá an­te un des­pi­do”, apun­ta Puig­de­ca­net. Si a ello se une un en­torno po­co fa­vo­re­ce­dor, el pro­ble­ma se pue­de ha­cer cró­ni­co y de­ri­var en un es­ta­do de­pre­si­vo co­no­ci­do co­mo “sín­dro­me del pa­ro”. un pro­fe­sio­nal en fase de due­lo es­tá hun­di­do y lo trans­mi­te en las en­tre­vis­tas a tra­vés de su len­gua­je ver­bal y cor­po­ral, en lu­gar de ven­der­se a sí mis­mo con ener­gía po­si­ti­va”.

La pro­fun­di­dad y du­ra­ción del due­lo pos­des­pi­do de­pen­de de mu­chos fac­to­res. Por ejem­plo, cuán­to tiem­po se lle­va­ba tra­ba­jan­do en la em­pre­sa, el gra­do de sa­tis­fac­ción, la re­la­ción con los com­pa­ñe­ros, el mo­ti­vo de la des­vin­cu­la­ción o el ca­rác­ter in­di­vi­dual o co­lec­ti­vo del des­pi­do, en­tre otros. Por ejem­plo, en ca­so de ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción de empleo (ERE), el due­lo pue­de co­men­zar ya cuan­do el afec­ta­do em­pie­za a ver pe­li­grar su pues­to. “En ca­sos así, a me­nu­do el afec­ta­do sa­ca to­do su due­lo al ex­te­rior antes del pro­pio des­pi­do y, en el mis­mo mo­men­to en que se que­da sin empleo, ya pue­de re­to­mar in­me­dia­ta­men­te la bús­que­da de uno nue­vo”, ex­pli­can García y Po­lo, de Evo­lu­cio­na_t.

El mo­men­to en que se pro­du­ce el des­pi­do tam­bién in­flu­ye: las fir­mas de con­sul­to­ría re­co­mien­dan siem­pre a las em­pre­sas que evi­ten des­pe­dir tra­ba­ja­do­res en fe-

Tras la fase de ne­ga­ción –“es­to no me pue­de pa­sar a mí”– vie­ne ira, tris­te­za y, fi­nal­men­te, acep­ta­ción

chas des­ta­ca­das, co­mo cum­plea­ños, na­ci­mien­to de hi­jos o fies­tas es­pe­cial­men­te se­ña­la­das “Si te despiden antes de Na­vi­dad, por ejem­plo, te pa­sas to­das las fies­tas te­nien­do que ex­pli­car a la fa­mi­lia lo que te ha pa­sa­do, y el due­lo pue­de agu­di­zar­se”, se­ña­la García Pont.

Du­ran­te el pro­ce­so de due­lo pos­des­pi­do, la au­to­es­ti­ma del afec­ta­do pue­de ver­se muy mer­ma­da. “Hay que sa­ber dis­tin­guir y tener muy cla­ro en to­do mo­men­to que per­der tu empleo no su­po­ne fra­ca­sar co­mo per­so­na, no te re­cha­zan a ti sino a tu tra­ba­jo”, re­cuer­da Mai­te Pie­ra, au­to­ra del blog Tu Coach Vir­tual y del li­bro Bus­car tra­ba­jo pa­ra dum­mies. A ve­ces es el pro­pio en­torno quien mi­na la au­to­es­ti­ma del can­di­da­to. “Te­ne­mos ca­sos de per­so­nas que lle­van se­ma­nas sin tra­ba­jo y aún no se han atre­vi­do a con­fe­sár­se­lo a sus pa­re­jas, pa­dres o hi­jos por te­mor a su reac­ción, e in­clu­so ma­tri­mo­nios que han aca­ba­do di­vor­cián­do­se por­que no han su­pe­ra­do es­te pro­ce­so”, re­co­no­cen los con­sul­to­res de Evo­lu­cio­na_t.

CUL­TU­RA RF / FRANK AND HELENA / GETTY IMAGES

No todos los afec­ta­dos ex­pe­ri­men­tan el due­lo con la mis­ma in­ten­si­dad ni du­ra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.