De lu­to por el tra­ba­jo per­di­do

Tras un des­pi­do, se abre un pe­rio­do de due­lo que de­be su­pe­rar­se antes de bus­car empleo de nue­vo

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez PSI­CO­LO­GÍA

El due­lo es un pe­rio­do de adap­ta­ción emo­cio­nal an­te la pér­di­da de al­go o al­guien. Aun­que no se pue­da com­pa­rar al do­lor por el adiós de un ser que­ri­do, per­der un empleo tam­bién ge­ne­ra en la ma­yo­ría de ca­sos un es­ta­do de lu­to men­tal, en es­te ca­so por el pues­to de tra­ba­jo. Es el due­lo pos­des­pi­do, un pe­rio­do de du­ra­ción va­ria­ble que, si no se con­tro­la, pue­de lle­gar a en­tor­pe­cer la bús­que­da de empleo o in­clu­so de­ri­var en un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co.

El due­lo pos­des­pi­do cons­ta de va­rias fa­ses, aun­que no todos los afec­ta­dos las ex­pe­ri­men­tan con la mis­ma in­ten­si­dad. “La pri­me­ra fase es la de la ne­ga­ción, el pen­sar que es­to no pue­de pa­sar­me a mí –ex­pli­ca Lo­la Va­lle­jo, res­pon­sa­ble de Tran­si­ción Pro­fe­sio­nal y Coach Pro­fe­sio­nal de Ate­so­ra–. Des­pués vie­ne la ira al pre­gun­tar­te por qué te han echa­do a ti y no a otro, se­gui­do de la lu­cha por re­cu­pe­rar ese pues­to y la tris­te­za cuan­do por fin eres cons­cien­te de que el des­pi­do es un he­cho”. Fi­nal­men­te, lle­ga la acep­ta­ción, mo­men­to en que la per­so­na ya es­tá pre­pa­ra­da pa­ra afron­tar de nue­vo la bús­que­da.

Los afec­ta­dos sue­len res­pon­der al due­lo con dos po­si­bles reac­cio­nes opues­tas: “Al­gu­nos se que­dan blo­quea­dos y en­tran en un es­ta­do de pa­si­vi­dad; otros, en cam­bio, se su­men en una sen­sa­ción de hi­per­ac­ti­vi­dad y de­ci­den em­pe­zar a en­viar in­me­dia­ta­men­te cu­rrí­cu­lum a dies­tro y si­nies­tro, sin pa­rar­se a re­fle­xio­nar antes qué es lo que bus­can”, ex­pli­can Ele­na García Pont y Car­les Po­lo, con­sul­to­res de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal de la fir­ma Evo­lu­cio­na_t. Así, mu­chos pro­fe­sio­na­les co­me­ten el error de em­pe­zar a bus­car empleo antes de lle­gar a la fase de acep­ta­ción. La con­se­cuen­cia, se­gún Lo­la Va­lle­jo, es que “des­per­di­cian con­tac­tos y opor­tu­ni­da­des, por­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.