Dos mi­ra­das en torno al jar­dín

Los pai­sa­jis­tas Te­re­sa Ga­lí y Fer­nan­do Po­zue­lo y sus mé­to­dos pa­ra do­mes­ti­car la na­tu­ra­le­za

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - ES­PA­CIOS PA­TIO DEL EI­XAM­PLE BAR­CE­LO­NÉS ÁTI­CO EN MA­DRID Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

pro­yec­ta­do por Te­re­sa Ga­lí y con­ver­ti­do en un bos­que de en­ci­nas que no se si­túan en el lin­de, sino que ocu­pan to­do el es­pa­cio. Pa­ra man­te­ner las en­ci­nas en bue­nas con­di­cio­nes se usan las ma­ce­tas

que per­mi­ten la crea­ción de rai­ci­llas en to­do el vo­lu­men

pro­yec­ta­do por Fer­nan­do Po­zue­lo. Te­rra­za a dos al­tu­ras en la que im­pe­ra el gris ma­ren­go de la lá­mi­na de agua ver­ti­cal de pi­za­rra y las jar­di­ne­ras re­tro­ilu­mi­na­das de ace­ro Cor­ten. Las lí­neas rec­tas se equi­li­bran con las for­mas va­po­ro­sas de los ce­dros y las gra­mí­neas la­te­ra­les

In­ge­nie­ra agrí­co­la y pai­sa­jis­ta, Te­re­sa Ga­lí (Bar­ce­lo­na, 1968) lle­va 25 años bus­can­do nue­vas fór­mu­las, ca­da vez más con­tem­po­rá­neas, de abor­dar su pro­fe­sión. Su ob­je­ti­vo es con­se­guir que la na­tu­ra­le­za se ex­pre­se en to­do su po­ten­cial: co­lo­res, tex­tu­ras, ci­clos vi­ta­les y es­tra­te­gias de su­per­vi­ven­cia. En de­fi­ni­ti­va, el len­gua­je de las plan­tas. “Pe­ro un jar­dín no son só­lo flo­res y plan­tas, un jar­dín es una ex­pe­rien­cia. Lo que yo in­ten­to es trans­mi­tir es­ta fi­lo­so­fía al clien­te pa­ra que apren­da a ver y a dis­fru­tar de su jar­dín –di­ce–, por­que si el pro­pie­ta­rio no tie­ne una re­la­ción ac­ti­va con la ve­ge­ta­ción, no tie­ne un jar­dín sino un sim­ple es­ca­pa­ra­te sin al­ma”. Ella no pre­ten­de ha­cer un jar­dín pa­ra un clien­te, sino ha­cer el jar­dín con el clien­te, in­vo­lu­crán­do­lo en ca­da de­ci­sión. “Es­to re­pre­sen­ta un gran cam­bio, de­bi­do a que el jar­dín se trans­for­ma así en un pro­ce­so crea­ti­vo que se ha­ce con el tiem­po, ca­da fase tie­ne su va­lor. Es un pro­ce­so más len­to pe­ro mu­cho más gra­ti­fi­can­te.”

En sus jar­di­nes hay siem­pre un jue­go de con­tras­tes en­tre lo na­tu­ral y lo ar­ti­fi­cial, una mez­cla en­tre las hier­bas que cre­cen de for­ma es­pon­tá­nea y su so­fis­ti­ca­do ma­ne­jo, a ba­se de tra­ba­jar­las o se­gar­las de for­ma crea­ti­va pa­ra con­se­guir for­mas y lu­ga­res dis­tin­tos has­ta equi­li­brar el re­sul­ta­do. “No hay re­glas, to­do va­le, ca­da jar­dín es dis­tin­to por­que ni los clien­tes ni los lu­ga­res son los mis-

Ga­lí: “Si el pro­pie­ta­rio no se re­la­cio­na con la ve­ge­ta­ción, no tie­ne un jar­dín sino un es­ca­pa­ra­te sin al­ma”

mos y en ellos tie­nen que es­tar tam­bién los ca­pri­chos y los gus­tos del pro­pie­ta­rio”, ase­gu­ra. Y aña­de que en sus tra­ba­jos, el ele­men­to eco­nó­mi­co no es lo im­por­tan­te, el jar­dín no tie­ne que re­pre­sen­tar una car­ga ni a ni­vel eco­nó­mi­co ni a ni­vel de ima­gen, lo que ne­ce­si­ta es tiem­po pa­ra de­di­cár­se­lo. La gra­cia es que no hay un ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo, sino el día a día. Los jar­di­nes, te­rra­zas y pa­tios pro­yec­ta­dos por Te­re­sa Ga­lí- Izard son aus­te­ros y ele­gan­tes, ade­cua­dos pa­ra aque­llos pro­pie­ta­rios que es­tán bien con­si­go mis­mo, que no tie­nen que de­mos­trar na­da. Ha tra­ba­ja­do en co­la­bo­ra­ción con pres­ti­gio­sos ar­qui­tec­tos en jar­di­nes pri­va­dos y ur­ba­nos, par­ques, y res­tau­ra­cio­nes de es­pa­cios de­gra­da­dos, en­tre los que des­ta­ca el jar­dín de San Tel­mo en Se­vi­lla, el par­que Odes­sa en Sa­ba­dell, el par­que de los Au­di­to­rios en Bar­ce­lo­na, la plaza del De­sier­to en Bil­bao, el par­que de la es­ta­ción del Ave en Se­vi­lla o la res­tau­ra­ción del ver­te­de­ro del Va­lle d’en Joan, premio Eu­ro­peo de Pai­sa­je 2004. Su amor por el ofi­cio que­da re­fle­ja­do en su li­bro, Los mis­mos pai­sa­jes (ed. Gus­ta­vo Gi­li). Pa­ra más in­for­ma­ción: 93-206-34-81.

No son jar­di­nes con­ven­cio­na­les, son jar­di­nes con historias, re­cuer­dos y sen­ti­mien­tos, “pa­sear por ellos es su­mer­gir­se en un poe­ma cu­yo úni­co pro­ta­go­nis­ta es el pro­pie­ta­rio”, afir­ma su au­tor, Fer­nan­do Po­zue­lo. Con más de 20 años de ex­pe­rien­cia a sus es­pal­das, es­te pai­sa­jis­ta ma­dri­le­ño crea jar­di­nes a me­di­da, es­pa­cios ba­sa­dos en los re­cuer­dos, los gus­tos y las ilu­sio­nes de los clien­tes, jar­di­nes que po­seen una le­yen­da pro­pia y es­tán lle­nos de men­sa­jes se­cre­tos. “El pai­sa­jis­mo –di­ce– es una com­bi­na­ción de todos los elementos que com­po­nen la na­tu­ra­le­za aso­cián­do­los de for­ma crea­ti­va a con­cep­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y me­dioam­bien­ta­les. Yo aña­do un in­gre­dien­te más: el re­fle­jo de la per­so­na­li­dad del due­ño”. Uti­li­zan­do es­tos com­po­nen­tes, Po­zue­lo ha pues­to su se­llo en más de 300 obras a lo lar­go de los

Po­zue­lo: “Vi­vien­das que no se ven­dían, una vez crea­do el jar­dín, han en­con­tra­do com­pra­dor en un mes”

úl­ti­mos 10 años: des­de pe­que­ñas te­rra­zas y áticos has­ta jar­di­nes de vi­vien­das par­ti­cu­la­res, se­des cor­po­ra­ti­vas, ho­te­les, pa­la­ce­tes y fin­cas rús­ti­cas de has­ta 200.000 m2, la ma­yo­ría en la Pe­nín­su­la y las is­las Ba­lea­res. Su ex­pe­rien­cia le lle­va a cons­ta­tar que el pai­sa­jis­mo apor­ta ca­li­dad de vi­da y, en mu­chos ca­sos, un va­lor aña­di­do a la ar­qui­tec­tu­ra. “He te­ni­do en­car­gos de vi­vien­das que no se ven­dían y, una vez crea­do el jar­dín, han en­con­tra­do com­pra­dor en tan só­lo un mes, y eso en tiem­pos de cri­sis”.

En fun­ción del es­pa­cio dis­po­ni­ble, Fer­nan­do Po­zue­los cla­si­fi­ca sus pro­yec­tos en tres ca­te­go­rías: jar­di­nes ideo­grá­fi­cos, ade­cua­dos pa­ra su­per­fi­cies pe­que­ñas, que des­ta­can por su ca­li­dad, su fá­cil ma­ne­jo y ba­jo con­su­mo de agua; jar­di­nes sim­bó­li­cos, que ade­más de las ca­rac­te­rís­ti­cas an­te­rio­res, in­te­gran es­cul­tu­ras, jue­gos de agua y otros elementos de­co­ra­ti­vos que con­fie­ren al jar­dín un sig­ni­fi­ca­do úni­co y pre­ci­so. Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, son idea­les pa­ra su­per­fi­cies me­dia­nas y gran­des, de en­tre 250 y 350m2, así co­mo pa­ra clien­tes afi­cio­na­dos al ar­te y al mun­do de la cul­tu­ra.

Por úl­ti­mo, los jar­di­nes es­cé­ni­cos, in­di­ca­dos pa­ra lu­ga­res a par­tir de 400 m2, en don­de hay ca­bi­da pa­ra la li­te­ra­tu­ra, el ar­te y las historias más ín­ti­mas, su au­tor los de­fi­ne co­mo un via­je en el tiem­po. Los tres ti­pos de jar­di­nes son de ba­jo man­te­ni­mien­to y los tres con­tie­nen un to­que artístico y per­so­nal muy cla­ro, su di­fe­ren­cia es­tri­ba en la for­ma có­mo ac­túan con el pa­sean­te”. Pa­ra más in­for­ma­ción, Fer­nan­do­po­zue­lo. com. Tel. 91-112-35-82.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.