El pe­tro­dó­lar se re­fu­gia en el ar­te

Los acau­da­la­dos in­ver­so­res de paí­ses emer­gen­tes bus­can ren­ta­bi­li­dad en pin­tu­ras de pri­me­ra lí­nea

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

En los pri­me­ros días de es­te fe­bre­ro se su­po que el emir de Qa­tar, Ha­mad bin Ja­li­fa Al Tha­ni, ha­bía ba­ti­do un ré­cord: en di­ciem­bre del 2011 ha­bía pa­ga­do 250 mi­llo­nes de dó­la­res (191,6 mi­llo­nes de eu­ros) por un Cé­zan­ne. Con­cre­ta­men­te, por una de las cin­co ver­sio­nes de Los ju­ga­do­res de car­tas, crea­ción que el ge­nio fran­cés ha­bía com­pues­to en su ca­sa a las afue­ras de Aix-en-pro­ven­ce a fi­na­les del si­glo XIX.

La no­ti­cia anun­cia­ba, co­mo mí­ni­mo, un par de co­sas. La pri­me­ra: que un nue­vo or­den geo­eco­nó­mi­co mue­ve los hi­los del ar­te. El pe­tro­dó­lar del gol­fo Pér­si­co (y en me­nor me­di­da los yua­nes chi­nos y los ru­blos ru­sos) ha he­re­da­do el es­pa­cio que en otras dé­ca­das ocu­pa­ron ja­po­ne­ses y es­ta­dou­ni­den­ses co­mo gran­des in­ver­so­res en pin­tu­ras y es­cul­tu­ras. Y la se­gun­da: el ar­te de al­to ni­vel tie­ne un pe­so no­ta­ble co­mo va­lor re­fu­gio.

“En tiem­pos de cri­sis, las me­jo­res jo­yas y el me­jor ar­te siem­pre man­tie­nen su va­lor”, di­ce Fer­nan­do Ro­me­ro, di­rec­tor de Pa­lau Pal­me­ro­la Art Con­sul­ting. “De he­cho, los in­ver­so­res com­pren­den que in­ver­tir en esas pie­zas es mu­cho más se­gu­ro que in­ver­tir en bol­sa. Por­que los mer­ca­dos, y lo he­mos vis­to es­pe­cial­men­te en los úl­ti­mos tiem­pos, a ve­ces se caen...”.

En reali­dad, la lec­tu­ra de Ro­me­ro –“im­pre­sio­nis­mo, mo­derno y con­tem­po­rá­neo se ven­den muy bien”, di­ce– ad­mi­te ma­ti­ces y al­gu­nas res­pues­tas: no todos lo

(2011). Es la ven­ta más ca­ra de la his­to­ria

‘NUM­BER 5’,

de Jack­son Po­llock, ven­di­do por (2006)

‘WO­MAN III’,

de Wi­llem de Koo­ning, ven­di­do por (2006)

BUS­TO’,

de Pa­blo Pi­cas­so, ven­di­do por (2004)

‘MU­CHA­CHO CON PI­PA’,

de Pa­blo Pi­cas­so, ven­di­do por

(2004) ven de la mis­ma for­ma. Un ex­per­to con­sul­ta­do por es­te dia­rio, y que con­ver­sa ba­jo la con­di­ción del ano­ni­ma­to, di­ce que no to­do el ar­te ga­na va­lor con el tiem­po. “Co­noz­co a co­lec­cio­nis­tas que in­vir­tie­ron mu­chos años y mu­cho di­ne­ro en cons­truir su co­lec­ción, y que hoy se ven fa­tal. Si ven­die­ran aho­ra, sus in­ver­sio­nes se irían por los sue­los. Otra co­sa son las gran­des crea­cio­nes. Los Bar­ce­ló, los Pi­cas­so o los Mi­ró siem­pre van ha­cia arri­ba. Aho­ra bien, ¿quién pue­de per­mi­tir­se una de es­tas obras?”.

“Hay dos for­mas de ad­qui­rir ar­te –di­ce Eduard Du­ran, di­rec­tor de la ga­le­ría Tres Punts–. Pue­de ha­cer­se con el es­pí­ri­tu del co­lec­cio­nis­ta, que es el que me gus­ta a mí: com­prar con co­ra­zón, dis­fru­tan­do de la ad­qui­si­ción. O pue­de ha­cer­se con el áni­mo in­ver­sor. En es­te ca­so, si el es­pe­cu­la­dor ac­túa bien ase­so­ra­do, la com­pra le da­rá ré­di­tos ca­si siem­pre. Aun­que a mí es­te com­pra­dor me atrae me­nos. A ve­ces, la es­pe­cu­la­ción lo des­tru­ye to­do”.

Du­ran con­fie­sa que ha asis­ti­do a gran­des ope­ra­cio­nes es­pe­cu­la­do­ras. Y que los re­sul­ta­dos, con fre­cuen­cia, son po­si­ti­vos. “Co­noz­co a in­ver­so­res que com­pra­ron una pie­za, la con­ser­va­ron du­ran­te cin­co años y la ven­die­ron des­pués, con­si­guien­do do­blar su va-

GRAN­DES PATRIMONIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.