El al­za del cru­do em­po­bre­ce el bol­si­llo

Las con­ti­nuas subidas del pre­cio del pe­tró­leo im­pac­tan di­rec­ta­men­te en el con­su­mo de car­bu­ran­tes; a ello hay que aña­dir que España pla­nea un in­cre­men­to de sus im­pues­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Con­chi La­fra­ya

Ca­da ciu­da­dano es­pa­ñol con­su­me o se be­be –en len­gua­je me­ta­fó­ri­co– ca­si cua­tro li­tros de pe­tró­leo al día. España con­su­me al­go más de un mi­llón de ba­rri­les dia­rios y ca­da ba­rril equi­va­le a 159 li­tros.

España tie­ne una fuer­te de­pen­den­cia del ex­te­rior en pro­duc­tos pe­tro­lí­fe­ros, lo que per­ju­di­ca la ba­lan­za co­mer­cial.

El con­su­mo de car­bu­ran­tes va a la ba­ja por la re­ce­sión eco­nó­mi­ca, pe­ro los pre­cios si­guen al al­za. Y van a más.

El pre­cio me­dio de la ga­so­li­na 95 mar­có un nue­vo ré­cord al ven­der­se a 1,432 eu­ros es­ta úl­ti­ma se­ma­na, mien­tras que el li­tro de ga­só­leo al­can­zó otro nue­vo má­xi­mo al si­tuar­se en los 1,373 eu­ros el li­tro, se­gún el úl­ti­mo bo­le­tín pe­tro­le­ro de la Unión Eu­ro­pea. En lo que va de año, el pre­cio de am­bos car­bu­ran­tes acu­mu­la in­cre­men­tos. De un 5,45% en el ca­so de la ga­so­li­na y del 2,7% en el ca­so del ga­só­leo.

Por el con­tra­rio, el con­su­mo de car­bu­ran­tes ba­jó un 3,7% en enero de es­te año, has­ta 2,097 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Hay que re­cor­dar que ca­da to­ne­la­da equi­va­le a 7,3 ba­rri­les. En con­cre­to, en el año mó­vil ( de fe­bre­ro del 2011 a enero del 2012) el con­su­mo de ga­so­li­na acu­mu­la un des­cen­so del 6,8%, has­ta 5,27 mi­llo­nes de to­ne­la­das; mien­tras que el ga­só­leo acu­mu­la una de­man­da de 22,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das, un 4,6% me­nos.

Es­te bai­le de ci­fras re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en los con­su­mi­do­res. A ello hay que su­mar co­mo te­lón de fon­do, sin ser del to­do cons­cien­tes, el sen­ti­mien­to de pá- ni­co en los mer­ca­dos del pe­tró­leo, que afec­ta di­rec­ta­men­te a los bol­si­llos y re­per­cu­te en otros ser­vi­cios co­mo el gas, el pre­cio del bi­lle­te del me­tro o del au­to­bús e in­clu­so en el en­cen­di­do de la calefacción en el ho­gar.

Pe­ro a quien gol­pea de verdad el en­ca­re­ci­mien­to de los car­bu­ran­tes es al sec­tor del trans­por­te y en úl­ti­mo tér­mino al con­su­mo, ya que ese co­lec­ti­vo siem­pre tra­ta de re­per­cu­tir las al­zas del pre­cio del cru­do.

El ba­rril de cru­do Brent, de re­fe­ren­cia en Eu­ro­pa, co­ti­za en la ac­tua­li­dad en el en­torno de los 127 dó­la­res, ré­cord que no se al­can­za­ba des­de abril del 2011.

Mien­tras tan­to, la gue­rra dia­léc­ti­ca en­tre Irán y Oc­ci­den­te si­gue su cur­so. Y los in­ver­so­res y con­su­mi­do­res te­men que el en­fren­ta­mien­to ten­ga un desen­la­ce desas­tro­so. Con es­ta reali­dad, “el cli­ma de preo­cu­pa­ción en torno a la ofer­ta ha ser­vi­do pa­ra con­tra­rres­tar el te­mor a que la con­si­guien­te ra­len­ti­za­ción de la economía glo­bal pue­da re­cor­tar la de­man­da, al igual que su­ce­dió el año pa­sa­do por el con­flic­to li­bio”, se­ña­la Ole S. Han­sen, ana­lis­ta sé­nior de ma­te­rias pri­mas de Sa­xo Bank Sha­re.

Mien­tras tan­to, los al­tos pre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.