Y co­mo pun­ti­lla, el pe­tró­leo

Los ele­va­dos pre­cios por la de­man­da y el em­bar­go so­bre Irán pue­den agra­var la co­yun­tu­ra

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Manuel Es­ta­pé Tous

Aun­que los me­no­res de 35 años no lo re­cuer­den, las úl­ti­mas re­ce­sio­nes han coin­ci­di­do con au­men­tos sen­si­bles de la co­ti­za­ción del pe­tró­leo, ter­mi­nan­do por los 147 dó­la­res por ba­rril al­can­za­dos en ju­lio del 2008, dos me­ses y me­dio antes de la quie­bra de Leh­man Brot­hers. Ob­via­men­te, atri­buir la Gran Re­ce­sión al au­men­to co­yun­tu­ral y es­pe­cu­la­ti­vo (ali­men­ta­do, có­mo no, por Gold­man Sachs) de las co­ti­za­cio­nes del pe­tró­leo es una sim­pli­fi­ca­ción. La cau­sa fue el pin­cha­zo fi­nan­cie­ro in­mo­bi­lia­rio, pe­ro con el ga­lón (3,8 li­tros) de ga­so­li­na por en­ci­ma de 4 dó­la­res, el im­pac­to psi­co­ló­gi­co fue in­ne­ga­ble. El con­su­mo de ga­so­li­na aún no ha re­cu­pe­ra­do el ni­vel del 2007, ni las ven­tas de co­ches, y es­tos son ca­da vez me­nos ávi­dos en car­bu­ran­tes. La in­dus­tria del au­to­mó­vil se adap­ta con mo­de­los hí­bri­dos, eléc­tri­cos y li­ge­ros. La os­ten­ta­ción es­tá en unos mons­truos de más de dos to­ne­la­das y una do­ce­na de li­tros con­su­mi­dos a los cien ki­ló­me­tros.

Vie­ne es­to a cuen­to por­que, en el peor de los es­ce­na­rios, los

Con un 4% de la po­bla­ción mun­dial, EE.UU. con­su­me en­tre un 20% y un 25% de to­do el pe­tró­leo

pro­fe­sio­na­les del pe­si­mis­mo di­bu­jan un pa­no­ra­ma en el que los pre­cios del pe­tró­leo se­gui­rán su­bien­do has­ta ju­lio... cuan­do em­pe­za­rá el em­bar­go so­bre las ex­por­ta­cio­nes de Irán, cuar­ta po­ten­cia mun­dial. El en­ca­re­ci­mien­to res­ta­rá po­der ad­qui­si­ti­vo en una Eu­ro­pa en re­ce­sión y en EE.UU., don­de cre­cer al 3% si­gue sien­do un sue­ño. Obli­ga­rá a rea­li­zar ajus­tes en el gas­to de los ho­ga­res con un re­sul­ta­do can­ta­do: me­nos con­su­mo. Y cuan­do eso ocu­rre, ba­jan los sa­la­rios, el empleo, la in­ver­sión y los in­gre­sos fis­ca­les.

En la em­ba­rran­ca­da unión mo­ne­ta­ria eu­ro­pea, el pe­tró­leo ca­ro agra­va y agra­va­rá una re­ce­sión que se nos pro­me­te sua­ve. No en vano, el pre­cio del ba­rril ex­pre­sa­do en eu­ros ha al­can­za­do ya su má­xi­mo his­tó­ri­co y en Fran­cia, con una car­ga im­po­si­ti­va más al­ta que en España, los au­to­mo­vi­lis­tas pa­gan más de 1,6 eu­ros el li­tro, veinte cén­ti­mos más que aquí, con pre­cios tam­bién en má­xi­mos his­tó­ri­cos.

El mar­tes, en Les Échos, el ex­per­to en ener­gía Oli­vier Ap­pert, re­cor­da­ba que en el 2011 el mun­do afron­tó “un ter­cer cho­que pe­tro­lí­fe­ro: en me­dia el pre­cio del ba­rril de Brent co­ti­zó a 111 dó­la­res, 30 más que en el 2010, un pre­cio su­pe­rior al má­xi­mo al­can­za­do en 1980, cuan­do el se­gun­do cho­que”. El im­pac­to ha si­do ma­yor en la zo­na euro de­bi­do a la subida re­la­ti­va del dó­lar. En enero, el pre­cio del pe­tró­leo lle­gó a 88 eu­ros el ba­rril (0,55 eu­ros el li­tro), un 46% más que el pre­cio me­dio de un año atrás.

Co­mo en tan­tos otros ám­bi­tos, las co­sas no de­pen­den de no­so­tros sino de EE.UU. y de Irán, prin­ci­pal­men­te. El pri­mer con­su­mi­dor mun­dial de pe­tró­leo se en­cuen­tra en ple­na pre­cam­pa­ña elec­to­ral y un ga­lón (3,8 li­tros) a cua­tro dó­la­res (2,97 eu­ros; 0,78 cén­ti­mos el li­tro) re­sul­ta muy im­po­pu­lar has­ta el pun­to de plan­tear la uti­li­za­ción de las Re­ser­vas Es­tra­té­gi­cas de Pe­tró­leo. El miér­co­les, el se­cre­ta­rio de Ener­gía, Steven Chu, reite­ró que no des­car­ta na­da. Con­gre­sis­tas re­pu­bli- ca­nos y de­mó­cra­tas han so­li­ci­ta­do a Ba­rack Oba­ma que in­ter­ven­ga pa­ra fre­nar “la rá­pi­da es­ca­la­da de pre­cios”, atri­bu­yen­do su ori­gen a la “es­pe­cu­la­ción” en un ol­vi­do apa­ren­te de que la subida de las co­ti­za­cio­nes ha co­rri­do pa­re­ja con las ten­sio­nes en­tre Irán y EE.UU. y sus alia­dos. Por no men­cio­nar los da­tos con to­da su cru­de­za: con un 4% de la po­bla­ción mun­dial, EE.UU. con­su­me en­tre un 20% y un 25% de to­do el pe­tró­leo. ¿Quién es­pe­cu­la?

El em­bar­go afec­ta­rá a un país que pro­du­ce 3,5 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios de los que ex­por­ta dos. Los de­fen­so­res del em­bar­go ase­gu­ran que exis­te en es­tos mo­men­tos un ex­ce­den­te de ca­pa­ci­dad glo­bal de dos mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios; en teo­ría los nú­me­ros cua­dran, pe­ro en la prác­ti­ca los pe­rio­dos con tan es­ca­so mar­gen de po­ten­cial pro­duc­ti­vo han pro­vo­ca­do ten­sio­nes al­cis­tas so­bre las co­ti­za­cio­nes.

EE.UU. cuenta con 700 mi­llo­nes de ba­rri­les en sus Re­ser­vas Es­tra­té­gi­cas de Pe­tró­leo, unas exis­ten­cias im­pre­sio­nan­tes pe­ro cu­ya for­ce de frap­pe pue­de di­luir­se rá­pi­da­men­te en el océano dia­rio del mer­ca­do mun­dial, 87 mi- llo­nes de ba­rri­les cam­bian­do de ma­nos a dia­rio (y diez ve­ces más en for­ma de con­tra­tos y op­cio­nes so­bre fu­tu­ros). El mar­tes, en su edi­to­rial, el Fi­nan­cial Ti­mes (FT), re­cor­da­ba que las re­ser­vas es­tra­té­gi­cas se uti­li­za­ron con cier­to éxi­to du­ran­te la gue­rra pa­ra li­be­rar Ku­wait en 1991 y des­pués del hu­ra­cán Ka­tri­na en el 2005. No fue así, con la de­ci­sión de ven­der 30 mi­llo­nes de ba­rri­les pa­ra com­pen­sar la au­sen­cia de ex­por­ta­cio­nes li­bias el ve­rano pa­sa­do. En el FT, re­co­mien­dan a Oba­ma no uti­li­zar las Re­ser­vas Es­tra­té­gi­cas co­mo ar­ma elec­to­ral/po­pu­lis­ta.

En 1998, el ba­rril de cru­do pro- me­dió 10 dó­la­res. Con la lle­ga­da de Hu­go Chá­vez al po­der en Ve­ne­zue­la vol­vió la dis­ci­pli­na a la Or­ga­ni­za­ción de Paí­ses Ex­por­ta­do­res de Pe­tró­leo. Des­de en­ton­ces, la ex­plo­sión de la de­man­da china y la ex­pan­sión ali­men­ta­da por las bur­bu­jas fi­nan­cie­ro-in­mo­bi­lia­rias han do­bla­do, tri­pli­ca­do, cua­dru­pli­ca­do and so on los pre­cios has­ta al­re­de­dor de 120 dó­la­res (89,61 eu­ros, el jue­ves).

Y en la gue­rra pro­pa­gan­dís­ti­ca en­tre EE.UU. e Irán, los fun­cio­na­rios de es­te ré­gi­men que bus­ca tec­no­lo­gía nu­clear pun­ta se las han in­ge­nia­do me­jor que los ge­nios del Pen­tá­gono y la CIA: gra­cias al anun­cio de un em­bar­go Irán ha vis­to co­mo sus in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes cre­cían un 15% des­de fe­bre­ro mien­tras los más de 200 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses mo­to­ri­za­dos veían có­mo los pre­cios se acer­ca­ban a 3,8 dó­la­res el ga­lón.

Se ha di­cho y es­cri­to que el es­tre­cho de Or­muz, por don­de tran­si­ta el 20% de las ex­por­ta­cio­nes mun­dia­les de pe­tró­leo y el 33% de las que trans­por­ta­das por mar, lle­gó a ob­se­sio­nar in­clu­so al pro­pio Adol­fo Suá­rez. Irán tie­ne po­ten­cial pa­ra blo­quear es­te pun­to cla­ve. Mien­tras los hal­co­nes is­rae­líes y es­ta­dou­ni­den­ses si­gan vo­cean­do sus pla­nes de bom­bar­dear las cen­tra­les ira­níes, pa­re­ce sen­sa­to acu­mu­lar al­go más de pe­tró­leo del ne­ce­sa­rio.

En fe­bre­ro, los pre­cios han subido un 9% por es­te mo­ti­vo. Ara­bia Sau­dí pro­du­ce 9,7 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios, le­jos de los 12,5 mi­llo­nes que vie­ne pro­me­tien­do des­de ha­ce cin­co años.

En enero, el pre­cio del ba­rril lle­gó a 88 eu­ros (0,55 eu­ros/li­tro), un 46% más que el pre­cio me­dio en el 2011

Irán, ade­más, es un ejem­plo de la teo­ría del peak oil, en cas­te­llano, cuan­do las re­ser­vas to­can te­cho e inevi­ta­ble­men­te men­gua la pro­duc­ción. En 1980, pro­du­cía 4,3 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios. Y el de­cli­ve no ca­be atri­buir­lo a unas cuan­tas tu­be­rías en mal es­ta­do. Se tra­ta de ya­ci­mien­tos ex­plo­ta­dos des­de ha­ce más de 60 años. Y lle­ga­do a es­te pun­to, un res­pi­ro pa­ra los es­cép­ti­cos que no creen que el pe­tró­leo va­ya a aca­bar­se. “Ha­ce 40 años que di­cen que el pe­tró­leo se aca­ba en 40 años”.

Irán sir­ve de ejem­plo de otra in­ver­sión en el mer­ca­do con un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del con­su­mo en los paí­ses pro­duc­to­res que, inevi­ta­ble­men­te, pier­den ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra. Co­mo en Ve­ne­zue­la y Ar­ge­lia, paí­ses muy jó­ve­nes con cre­ci­mien­to di­ná­mi­co y pre­cios de 10 cén­ti­mos por li­tro. Eli­mi­nar es­tas sub­ven­cio­nes ori­gi­na­ría “re­vuel­tas de la ga­so­li­na”. En China, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta ha de­ci­di­do no su­bir los pre­cios has­ta con­cluir el Con­gre­so Po­pu­lar, el 15 de mar­zo. En España, la fis­ca­li­dad so­bre ga­so­li­nas po­dría au­men­tar...des­pués de las an­da­lu­zas, el 30 de mar­zo.

SEA­MAN DA­VID L. SMART / U.S. NAVY VIA BLOOM­BERG NEWS

Un por­taa­vio­nes nor­te­ame­ri­cano en el es­tre­cho de Or­muz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.