ES HO­RA DE DE­JAR GO­BER­NAR

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

La re­la­ción en­tre po­lí­ti­ca y economía es muy im­por­tan­te. Por mu­cho que los eco­no­mis­tas opi­nen y ase­so­ren, los res­pon­sa­bles úl­ti­mos de la ges­tión de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca son los po­lí­ti­cos. Por es­to, en es­te pe­rio­do de agu­da cri­sis, todos es­ta­mos pen­dien­tes, más que nun­ca, de las de­ci­sio­nes de nues­tros go­ber­nan­tes. Pe­ro no só­lo es re­le­van­te lo que es­tos nos pro­po­nen, sino tam­bién el pro­ce­so por el cual se ges­tan y fi­nal­men­te se aprue­ban las me­di­das de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que se apli­can.

Es muy im­por­tan­te, por tan­to, có­mo se desa­rro­lla el pro­ce­so po­lí­ti­co de to­ma de de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas. Si los acuer­dos y con­sen­sos en­tre las di­ver­sas fuer­zas po­lí­ti­cas son ra­zo­na­ble­men­te fá­ci­les de lo­grar y el diá­lo­go en­tre ellos, den­tro y fue­ra de las Cá­ma­ras, es cons­truc­ti­vo y flui­do, po­de­mos ob­via­men­te es­pe­rar me­jo­res re­sul­ta­dos que si no lo son. Qui­zás es­te as­pec­to, siem­pre im­por­tan­te, lo es me­nos cuan­do las co­sas van bien, pe­ro en la co­yun­tu­ra ac­tual, di­fí­cil y muy in­cier­ta, lo que se pue­de y de­be pe­dir a los po­lí­ti­cos es que an­te­pon­gan los in­tere­ses del país a los su­yos pro­pios y a los del par­ti­do que re­pre­sen­tan.

La ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca es muy im­por­tan­te no só­lo en aras de la efi­ca­cia, sino tam­bién co­mo ejem­plo y es­tí­mu­lo pa­ra los ciu­da­da­nos. La an­sie­dad y zo­zo­bra por la que atra­vie­sa la po­bla­ción no ne­ce­si­tan en­fren­ta­mien­tos po­lí­ti­cos, que inevi­ta­ble­men­te in­fun­den con­fu­sión y pe­si­mis­mo. Es nor­mal y ló­gi­co que en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co los go­ber­nan­tes de­ban dis­cu­tir los te­mas. Hay pun­tos de vis­ta en­fren­ta­dos y con­cep­cio­nes dis­tin­tas de lo que con­vie­ne y no con­vie­ne. Los ciu­da­da­nos sin du­da en­tien­den es­to, pe­ro lo que re­sul­ta di­fí­cil de com­pren­der son ac­ti­tu­des cla­ra­men­te en­ca­mi­na­das a en­tor­pe­cer la la­bor del ad­ver­sa­rio, a de­rro­tar­le de for­ma in­mi­se­ri­cor­de si ello es po­si­ble.

Sor­pren­de mu­cho a los ana­lis­tas ex­tran­je­ros el en­cono y las ma­las ma­ne­ras con los que se en­fren­tan nues­tros par­ti­dos po­lí­ti­cos. Y re­sul­ta ver­da­de­ra­men­te la­men­ta­ble con­tem­plar có­mo la opo­si­ción, sea cual sea el par­ti­do que la ejer­za, se ha acos­tum­bra­do a re­cha­zar por sis­te­ma to­do lo que pro­ce­de del Go­bierno. No hay ra­zo­na­mien­tos o son muy es­que­má­ti­cos. A lo má­xi­mo que se lle­ga es al “us­ted di­jo... y aho­ra di­ce...”. Y en al­gu­nas oca­sio­nes, so­bre to­do en las Cor­tes, los dipu­tados de uno y otro ban­do ja­lean y aplau- den co­mo si se tra­ta­ra de una pe­lea ca­lle­je­ra. Ra­ra­men­te nos en­con­tra­mos con un aná­li­sis digno de es­te nom­bre.

Es­ta ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca siem­pre es po­co ejem­plar, pe­ro en los mo­men­tos en que to­do va bien pue­de re­sul­tar re­la­ti­va­men­te ino­cua. Me lo de­cían unos amigos ita­lia­nos ha­ce al­gu­nos años: la po­lí­ti­ca de es­te país (Ita­lia) es desas­tro­sa, pe­ro la economía ha apren­di­do a vi­vir por sus pro­pios me­dios al mar­gen de los po­lí­ti­cos. Era el mo­men­to ál­gi­do de los ex­ce­sos de Ber­lus­co­ni, al que mu­chos em­pre­sa­rios ita­lia­nos con­si­de­ra­ban un bu­fón irres­pon­sa­ble. La ex­pe­rien­cia pos­te­rior ha de­mos­tra­do que mis amigos ita­lia­nos se equi­vo­ca­ban. En efec­to, la economía ita­lia­na se desa­rro­lló sin con­tar con Ber­lus­co­ni, pe­ro al fi­nal se ha es­tre­lla­do con- tra la inope­ran­cia po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que él fo­men­tó. Creo que es­te epi­so­dio ilus­tra que no hay bue­na po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca sin bue­nos go­ber­nan­tes y sin una bue­na opo­si­ción.

En los úl­ti­mos tiem­pos he­mos

Es la­men­ta­ble que la opo­si­ción, sea cual sea el par­ti­do, re­cha­ce por sis­te­ma to­do lo que pro­ce­de del Go­bierno

vi­vi­do, tan­to a ni­vel es­pa­ñol co­mo ca­ta­lán, al­gu­nos epi­so­dios que con­fir­man que, a pe­sar de la cri­sis y de la gra­ve­dad de la si­tua­ción, se si­gue prac­ti­can­do la po­lí­ti­ca de aco­so y de­rri­bo por par­te de la opo­si­ción. En Ca­ta­lun­ya, el epi­so­dio más lla­ma­ti­vo y de­plo­ra­ble lo cons­ti­tu­yen las des­ca­li­fi­ca­cio­nes de la opo­si­ción en el Par­la­ment por los re­cor­tes que el Go­vern se ve obli­ga­do a rea­li­zar pre­ci­sa­men­te por los des­ma­nes y la ma­la ges­tión de los que, aho­ra, pro­tes­tan con­tra lo inevi­ta­ble. Es­to no es opo­si­ción, es­to bor­dea el ci­nis­mo po­lí­ti­co.

A ni­vel es­pa­ñol, ocu­rre tres cuar­tos de lo mis­mo. Pe­ro el epi­so­dio re­cien­te que, ade­más de no­ci­vo re­sul­ta in­com­pren­si­ble, es la vehe­men­cia y be­li­co­si­dad con las que la opo­si­ción so­cia­lis­ta ha re­cha­za­do la re­for­ma la­bo­ral plan­tea­da por el Go­bierno de Ra­joy. Ha­ce unos po­cos me­ses, los mis­mos que hoy se le­van­tan en ar­mas con­tra las nue­vas le­yes la­bo­ra­les pug­na­ban por ha­cer lo mis­mo por­que, en­tre otras ra­zo­nes que con­si­de­ra­ban de­ter­mi- nan­tes, lo pe­día Eu­ro­pa. ¿A qué vie­ne aho­ra la ex­co­mu­nión de los que no ha­cen otra co­sa que in­ten­tar in­ter­pre­tar me­jor esas de­man­das eu­ro­peas pa­ra mo­der­ni­zar se­ria­men­te nues­tro sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les?

Es­ta ma­ne­ra de ha­cer opo­si­ción es no­ci­va y per­ver­sa pa­ra el fun­cio­na­mien­to del país. Pe­ro es que, ade­más, crea una si­tua­ción pa­ra­dó­ji­ca en nues­tra ca­pa­ci­dad de va­lo­rar las po­lí­ti­cas que se nos ofre­cen pa­ra su­pe­rar la cri­sis. En­tre la ac­ti­tud del se­ñor Ru­bal­ca­ba, que quie­re lle­var la re­for­ma la­bo­ral al Tri­bu­nal Constitucional y li­te­ral­men­te ha pues­to en pie de gue­rra a sus dipu­tados con­tra la nue­va le­gis­la­ción la­bo­ral, y la opi­nión in­ter­na­cio­nal, que con­si­de­ra que es una cla­ra me­jo­ra res­pec­to a la si­tua­ción an­te­rior, ¿con qué opi­nión ha de que­dar­se el ciu­da­dano es­pa­ñol? ¿Por qué he­mos de se­guir prac­ti­can­do una opo­si­ción po­lí­ti­ca al Go­bierno y al Go­vern que nos ale­ja, una vez más, del con­sen­so in­ter­na­cio­nal sol­ven­te?

Es muy di­fí­cil su­pe­rar es­ta si­tua­ción mien­tras nues­tros po­lí­ti­cos con­si­de­ren que la po­lí­ti­ca es un jue­go de su­ma ce­ro, es de­cir que lo que unos ga­nan los otros lo han de per­der. Y mien­tras no con­si­de­ren que es ne­ce­sa­rio en­ten­der la po­lí­ti­ca co­mo un ejer­ci­cio de coope­ra­ción en be­ne­fi­cio de todos, in­clui­dos los pro­pios par­ti­dos po­lí­ti­cos. Si nues­tros po­lí­ti­cos no aban­do­nan la idea de que el po­der, co­mo lo lla­man ellos, es un me­lón que se re­par­te a ta­ja­das, ma­yo­res o me­no­res se­gún la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos, se­rá di­fí­cil sa­lir de es­ta con­cep­ción cai­ni­ta de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

Creo que to­das es­tas con­si­de­ra­cio­nes son muy per­ti­nen­tes en el mo­men­to ac­tual por el que es­ta­mos atra­ve­san­do. Los ciu­da­da­nos, que se­gún la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la son los de­po­si­ta­rios de la so­be­ra­nía po­pu­lar, han es­co­gi­do por am­plia ma­yo­ría, tan­to en Ma­drid co­mo en Ca­ta­lun­ya, go­bier­nos pa­ra que ac­túen con ma­yor de­ci­sión y acier­to que sus an­te­ce­so­res. Hay mu­chas es­pe­ran­zas de­po­si­ta­das en es­te trán­si­to po­lí­ti­co, tan­to a ni­vel es­pa­ñol co­mo ca­ta­lán. ¿Por qué la opo­si­ción arre­me­te tan du­ra­men­te con­tra lo que, en de­fi­ni­ti­va, es un ca­mino mar­ca­do por la vo­lun­tad po­pu­lar? ¿Por qué tan­to en­cono mien­tras la ca­sa arde?

Lo peor que se pue­de ha­cer en es­tos mo­men­tos es crear un cli­ma de con­fron­ta­ción, tan­to den­tro co­mo fue­ra del Par­la­men­to. Por es­te ca­mino, no se ha­ce otra co­sa que po­ner más le­ña al fue­go.

No es el mo­men­to de po­ner pa­los a las rue­das del ca­rro del Go­bierno o del Go­vern pa­ra in­ten­tar que se des­pe­ñen. Es el mo­men­to de de­jar que el Go­bierno y el Go­vern go­bier­nen, que es lo que los ciu­da­da­nos quie­ren. Ya lle­ga­rá el mo­men­to de pa­sar cuen­tas en las ur­nas.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba en la se­sión de con­trol par­la­men­ta­rio, el pa­sa­do día 22 de fe­bre­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.