“El va­lor de la in­for­ma­ción no es­tá en su vo­lu­men”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Norberto Ga­lle­go

Hay ám­bi­tos tec­no­ló­gi­cos que el usua­rio co­rrien­te des­co­no­ce, pe­ro que es­tán re­la­cio­na­dos con lo que ha­ce (o no) ese in­di­vi­duo en su vi­da di­gi­tal. O en su vi­da en el sen­ti­do más co­ti­diano, co­mo los for­mu­la­rios que re­lle­na, lo que com­pra y dón­de lo com­pra, o las imá­ge­nes que cap­tan las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. To­do son da­tos y más da­tos, que for­man un cau­dal de in­for­ma­ción cre­cien­te; al­ma­ce­nar­los sir­ve de po­co si no se dis­po­ne de ca­pa­ci­dad pa­ra pro­ce­sar­los, ana­li­zar­los y ex­traer su va­lor in­trín­se­co. ¿Y las em­pre­sas? La ma­yo­ría tie­nen mu­chos más da­tos de los que ne­ce­si­tan, y a me­nu­do no son ca­pa­ces de ex­plo­tar­los, pe­ro la ba­ja­da del cos­te de al­ma­ce­nar­los pue­de ha­ber en­mas­ca­ra­do el ver­da­de­ro pro­ble­ma.

Y ese pro­ble­ma con­sis­te en la di­fi­cul­tad de de­ter­mi­nar dón­de es­tá el pun­to de con­trol en la ges­tión de los da­tos, más vo­lu­mi­no­sos, más sen­si­bles, más exi­gen­tes con la ve­lo­ci­dad. ¿Es­tá en los dis­cos de al­ma­ce­na­mien­to o en el ser­vi­dor? ¿Es­tá en una ca­pa de soft­wa­re? La pre­mi­sa acep­ta­da es que se ne­ce­si­ta re­du­cir el tiem­po de la­ten­cia de tan­to tra­sie­go; es­to es lo que re­fle­ja el úl­ti­mo ha­llaz­go de la em­pre­sa EMC, que vie­ne a al­te­rar la je­rar­quía en los cen­tros de da­tos: du­ran­te dé­ca­das, los equi­pos de al­ma­ce­na­mien­to han si­do con­si­de­ra­dos pe­ri­fé­ri­cos so­juz­ga­dos a los ser­vi­do­res. EMC cree que ha lle­ga­do el mo­men­to de cam­biar esa je­rar­quía, por­que lo que vie­ne es la nu­be.

EMC es líder del mer­ca­do mun­dial de al­ma­ce­na­mien­to des­de ha­ce dos dé­ca­das (con un 28,2% de cuo­ta y una fac­tu­ra­ción de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res, unos 15.000 mi­llo­nes de eu­ros). A tra­vés de ad­qui­si­cio- nes, em­pre­sas par­ti­ci­pa­das y alian­zas con ter­ce­ros, ha ex­ten­di­do su in­fluen­cia más allá del do­mi­nio ori­gi­nal. Con mo­ti­vo de la re­cien­te pre­sen­ta­ción de su nue­va es­tra­te­gia, Di­ne­ro tuvo oca­sión de ha­blar con Pat Gel­sin­ger, vicepresidente de EMC y res­pon­sa­ble de la di­vi­sión de in­fra­es­truc­tu­ra.

El en­tre­vis­ta­do tie­ne una tra­yec­to­ria sin­gu­lar: tras ha­cer su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en In­tel, al­can­zó el ran­go de di­rec­tor de tec­no­lo­gía, y se le apun­ta­ba co­mo can­di­da­to a su­ce­der al pre­si­den­te, Paul Ote­lli­ni. Sin em­bar­go, Gel­sin­ger aban­do­nó In­tel por sor­pre­sa en sep­tiem­bre del 2009 pa­ra ocu­par un pues­to del mis­mo ni­vel en EMC. Tres años des­pués, se da por su­pues­to que el año pró­xi­mo su­ce­de­rá en la pre­si­den­cia de la com­pa­ñía a Joe Tuc­ci.

Es­ta ma­ña­na, us­ted afir­mó que “to­do eje­cu­ti­vo de­be­ría co­no­cer al me­nos un par de gran­des ten­den­cias”. ¿Qué qui­so de­cir?

La so­cie­dad es ca­paz de ge­ne­rar gran­des vo­lú­me­nes de da­tos, que des­bor­dan la ca­pa­ci­dad de la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble, y por su­pues­to que es un pro­ble­ma. Nos he­mos ha­bi­tua­do a pen­sar que al­ma­ce­na­mos los da­tos por­que con­tie­nen va­lor, y lo da­mos por he­cho. Pe­ro el va­lor de la in­for­ma­ción no es­tá en su vo­lu­men, sino en lo que ha­ga­mos con ella; he­mos de bus­car ma­ne­ras de que sea más útil, más efi­cien­te, y es­to nos ha lle­va­do a plan­tear­nos si no se­ría me­jor que es­té ad­ya­cen­te al ser­vi­dor, o bien en la nu­be.

¿Así de ta­jan­te es la dis­yun­ti­va?

No es una dis­yun­ti­va, en reali­dad. Ha­ce un par de años, EMC anun­ció su pro­pues­ta de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos en la nu­be; aho­ra nos mo­ve­mos ha­cia el ser­vi­dor, que de mo­do sim­plis­ta po­dría ver­se co­mo la di­rec­ción opues­ta. Lo que hay que en­ten­der es que el des­fa­se en­tre el ren- di­mien­to de en­tra­da/sa­li­da [I/O, in­put/out­put] al­can­za­do y el de los pro­ce­sa­do­res se ha en­san­cha­do mu­chí­si­mo du­ran­te los úl­ti­mos 30 años, y por es­to he­mos bas­cu­la­do en otra di­rec­ción: lle­var el al­ma­ce­na­mien­to más cer­ca del ser­vi­dor, pa­ra acor­tar sus­tan­cial­men­te ese des­fa­se.

¿Im­pli­ca que EMC se pre­pa­ra pa­ra en­trar en el mer­ca­do de ser­vi­do­res?

EMC no es­tá en el ne­go­cio de los ser­vi­do­res, ni se pro­po­ne ven­der ser­vi­do­res, lo que ha­ce es ex­ten­der el al­ma­ce­na­mien­to, lle­ván­do­lo más cer­ca del ser­vi­dor.

Es co­mo de­cir que EMC va a es­tar pre­sen­te en todos los elementos de la in­fra­es­truc­tu­ra del da­ta­cen­ter...

Así es, pe­ro in­sis­to: no es­ta­mos en el ne­go­cio de los ser­vi­do­res, pe­ro te­ne­mos una vi­sión am­plia del pa­pel del al­ma­ce­na­mien­to. No quie­ro de­cir que va­mos a ha­cer­lo to­do, sino que va­mos a ha­cer más co­sas.

En es­te mer­ca­do hay dos blo­ques: los lla­ma­dos pu­re pla­yers y los ven­de­do­res de sis­te­mas, co­mo IBM, HP o Dell, que ven­den al­ma­ce­na­mien­to, en­tre otras co­sas. ¿Có­mo se va a in­cli­nar la ba­lan­za?

En el mer­ca­do del al­ma­ce­na­mien­to, en el 2011, los es­pe­cia­lis­tas cre­ci­mos y las com­pa­ñías de sis­te­mas de­cre­cie­ron. IBM, HP y Dell per­die­ron cuo­ta de mer­ca­do, mien­tras Ne­tapp, Hi­ta­chi (y, por su­pues­to, EMC) la ga­ná­ba­mos. No di­go que siem­pre se­rá así, pe­ro es la reali­dad de los úl­ti­mos dos años, y le ase­gu­ro que va­mos a de­fen­der nues­tra po­si­ción.

En tal ca­so, ¿cuál se­rá el mo­tor del cre­ci­mien­to de EMC en los pró­xi­mos años?

Hay una idea de que el al­ma­ce­na­mien­to cre­ce mu­cho, pe­ro la verdad es que los mer­ca­dos que cre­cen más rá­pi­da­men­te es­tán más allá. Por ejem­plo, la vir­tua­li­za­ción cre­ció un 32% el año pa­sa­do, y ahí es­ta­mos co­mo pro­pie­ta­rios del 80% de Vm­wa­re; nues­tro ne­go­cio de bac­kup cre­ció un 30%, el de aná­li­sis de da­tos un 300%... Lo que ha­ce­mos es re­for­zar nues­tro nú­cleo cen­tral, y ex­pan­dir­nos ha­cia cam­pos afi­nes.

Hay una flo­ra­ción de em­pre­sas pe­que­ñas, con tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras en el al­ma­ce­na­mien­to. ¿Pue­den cre­cer o aca­ba­rán en la ces­ta de al­gu­na gran­de?

Son mo­vi­mien­tos in­tere­san­tes, que ex­pre­san lo me­jor que tie­ne nues­tra in­dus­tria, la cua­li­dad de ser una cal­de­ra de in­no­va­ción. Al-

QUÉ HA­CER CON EL ALUD DE DA­TOS

“He­mos de bus­car ma­ne­ras pa­ra que la in­for­ma­ción sea más útil, más efi­cien­te”

gu­nas de esas em­pre­sas tie­nen pro­duc­tos que pue­den com­pe­tir con los nues­tros.

A me­nos que EMC, o al­gún com­pe­ti­dor, lle­gue con una ofer­ta.

Ya he­mos com­pra­do va­rias em­pre­sas; no nos que­da­mos quie­tos ha­cien­do so­la­men­te la in­no­va­ción or­gá­ni­ca. Es­tos son pro­ce­sos de con­so­li­da­ción nor­ma­les: apa­re­cen nue­vas com­pa­ñías, y al­gu­nas son ob­je­to de ad­qui­si­ción. Di­ga­mos que, en una vi­sión ge­ne­ral, es­ta­mos có­mo­dos con lo que te­ne­mos. Me atre­ve­ría a de­cir que al­gu­nos com­pe­ti­do­res con una ofer­ta me­nos ri­ca, los que he­mos nom­bra­do ha­ce un mo­men­to, po­drían ju­gar sus car­tas.

¿Les es­tá dan­do ideas?

No creo que sea lo que es­pe­ran de mí.

Lo cier­to es que EMC tie­ne un his­to­rial de ad­qui­si­cio­nes. ¿Se­gui­rá así?

No so­mos par­ti­da­rios de gran­des ad­qui­si­cio­nes: com­pra­mos em­pre­sas por su tec­no­lo­gía y su ta­len­to, no por su ba­se de clien­tes. Si re­pa­sa la lis­ta, ve­rá que, en ge­ne­ral, han si­do com­pras del or­den de cien­tos de mi­llo­nes. Y to­das han si­do ace­le­ra­do­res de nues­tro cre­ci­mien­to.

AR­CHI­VO

Pat Gel­sin­ger, vicepresidente de EMC y res­pon­sa­ble de la di­vi­sión de in­fra­es­truc­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.