¿Quién sos­tie­ne la in­dus­tria re­lo­je­ra sui­za?

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Ha­ce no mu­cho tiem­po, los di­rec­ti­vos de un ban­co chino qui­sie­ron mar­car­se un detalle con sus clien­tes VIP. Se fue­ron a Gi­ne­bra y acu­die­ron a la le­gen­da­ria ca­sa de re­lo­jes Vacheron Constantin (fun­da­da en 1755). “Lle­ga­ron, eli­gie­ron unos re­lo­jes y en­ton­ces les pre­gun­ta­mos cuán­tos que­rían, si 100 o 200”, re­la­tó ha­ce unos días el con­se­je­ro de­le­ga­do de la em­pre­sa, el sui­zoes­pa­ñol Juan Car­los To­rres. “¡Nos pi­die­ron 10.000 pie­zas!”. Y cla­ro, la res­pues­ta só­lo po­día ser una tra­tán­do­se de una fá­bri­ca de ex­clu­si­va ma­nu­fac­tu­ra: “Eso no po­de­mos fa­bri­car­lo”, zan­jó To­rres a su pe­sar. Se­gún el eje­cu­ti­vo, la su­ma de las de­man­das de China, In­dia y Bra­sil en el mer­ca­do de re­lo­jes de lu­jo pue­de crear un ni­cho de 1.500 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res po­ten­cia­les en los pró­xi­mos cin­co años. De nue­vo, al po­de­río eco­nó­mi­co se une la ten­den­cia a la os­ten­ta­ción de los nue­vos ri­cos emer­gen­te. Pe­ro tam­bién la tra­di­ción. Los Vacheron Constantin, en con­cre­to, em­pe­za­ron a po­ner­se de mo­da en China y Ru­sia cuan­do, a par­tir de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca en am­bos paí­ses, mu­chas fa­mi­lias em­pe­za­ron a sa­car re­lo­jes cen­te­na­rios de la mar­ca de los es­con­di­tes don­de los ha­bían ocul­ta­do por te­mor a que se los con­fis­ca­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.