Sa­lud, ni­ños, mas­co­tas y dis­po­si­ti­vos de con­trol

El Mo­bi­le World Con­gress de­di­ca un es­pa­cio es­pe­cial a las úl­ti­mas so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del sec­tor re­la­cio­na­das con la vi­vien­da

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Ca­da día es­ta­mos más en­gan­cha­dos al te­lé­fono mó­vil, aun­que al­gu­nos más que otros. El 34% de los es­pa­ño­les es lo pri­me­ro que es­cu­cha ca­da ma­ña­na, pues lo usa co­mo des­per­ta­dor, y el 28% re­co­no­ce que in­clu­so se lo lle­va al ba­ño, se­gún da­tos del in­for­me Di­gi­tal Li­fe 2011. Es­te pe­que­ño apa­ra­to se ha con­ver­ti­do en un ob­je­to im­pres­cin­di­ble pa­ra mu­chos y ca­da vez más nues­tras vi­das gi­ren en torno su­yo. El ho­gar no po­día que­dar­se ajeno a es­ta reali­dad y ya em­pie­zan a pro­li­fe­rar las apli­ca­cio­nes y so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que co­nec­tan nues­tra ca­sa con el te­lé­fono mó­vil.

En el mar­co del Mo­bi­le World Con­gress, que ha te­ni­do lu­gar es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na, se han po­di­do ver las úl­ti­mas no­ve­da­des de es­te sub­sec­tor. De he­cho, la fe­ria les ha de­di­ca­do un es­pa­cio es­pe­cial, lla­ma­do Con­nec­ted Hou­se (ca­sa co­nec­ta­da en in­glés), que ha si­do im­pul­sa­do de for­ma con­jun­ta por las fir­mas AT&T, Ko­rea Te­le­com (KT) y Vo­da­fo­ne.

Al­gu­nas de las no­ve­da­des más lla­ma­ti­vas lle­ga­ron de la mano de la fir­ma ame­ri­ca­na AT&T. En­tre sus pro­pues­tas, des­ta­can las re­la­cio­na­das con la sa­lud. Una de ellas es un fras­co que sir­ve pa­ra con­te­ner me­di­ca­men­tos y cu­ya pe­cu­lia­ri­dad re­si­de en que avi­sa cuan­do es ho­ra de to­már­se­los. Ly­net­te Clay­ton, de AT&T, ex­pli­ca que “el fras­co emi­te una pe­que­ña alar­ma so­no­ra y lu­mi­no­sa. Si a pe­sar de ello –aña­de Clay­ton–, na­die abre el fras­co en un pe­rio­do que pue­de ser de me­dia ho­ra, au­to­má­ti­ca­men­te se en­vía un co­rreo elec­tró­ni­co o bien un men­sa­je de tex­to (SMS) al te­lé­fono mó­vil de la per­so­na ele­gi­da, nor­mal­men­te un fa­mi­liar”. Aun­que siem­pre se pue­de ha­cer tram­pas pa­ra evi­tar to­mar­se la me­di­ca­ción, una vez sal­ga a la ven­ta el sis­te­ma, pue­de ser de gran uti­li­dad pa­ra aque­llas fa­mi­lias con per­so­nas ma­yo­res o aque­ja­das de Alz­hei­mer. Sin em­bar­go, ini­cial­men­te, el sis­te­ma só­lo se co­mer­cia­li­za­rá en Es­ta­dos Uni­dos.

Otra so­lu­ción pre­sen­ta­da en la Con­nec­ted Hou­se, tam­bién de la fir­ma AT&T, es un pe­que­ño man­do con un úni­co bo­tón que sir­ve tan­to de alar­ma co­mo de te­lé­fono. Se­gún ex­pli­ca Clay­ton, es­tá pen­sa­do pa­ra que “en ca­so de emer­gen­cia, por ejem­plo por una caí­da, una per­so­na ma­yor o quien lo ne­ce­si­te pue­da usar­lo pa­ra avi­sar a un fa­mi­liar me­dian­te una lla­ma­da al te­lé­fono mó­vil de es­te. Así, la per­so­na en aprie­tos pue­de co­mu­ni­car­se pa­ra pe­dir ayu­da con tan só­lo pul­sar un bo­tón”.

Ko­rea Te­le­kom tam­bién apor­tó in­tere­san­tes no­ve­da­des. Una de ellas, el DIY M2M, que con­sis­te en un sis­te­ma do­mó­ti­co que co­nec­ta el ho­gar con el te­lé­fono mó­vil. En­tre otras co­sas, el sis­te­ma per­mi­te “re­gu­lar des­de el mó­vil la cli­ma-

JA­MES WHI­TA­KER / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.