¿Y si al­gún día caen los ipho­ne?

Ap­ple aca­pa­ra el 17% del ca­pi­tal de Nas­daq 100, por­cen­ta­je que los ana­lis­tas con­si­de­ran ex­ce­si­vo

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Es cier­to: el Nas­daq 100 chu­ta. Flir­tea con los 3.000 pun­tos y lo ha­ce con muy buen pie y buen fon­do. Y si lo ha­ce, bá­si­ca­men­te, es por­que Ap­ple le cu­bre las es­pal­das. El sen­ti­mien­to es uná­ni­me: bo­rra­do de la me­mo­ria el pin­cha­zo de prin­ci­pios de es­te si­glo, las tec­no­ló­gi­cas es­ta­dou­ni­den­ses ya se pos­tu­lan co­mo va­lor re­fu­gio. Quien bus­que se­gu­ri­dad, que in­vier­ta en Mi­cro­soft, en Goo­gle, en las in­mi­nen­tes ac­cio­nes de Facebook o en Ap­ple. Los ana­lis­tas es­pa­ño­les lo tie­nen cla­ro. “Es­ta es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra com­prar tec­no­ló­gi­cas”, di­ce Ni­co­lás Bar­que­ro, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Deuts­che Bank Pri­va­te Wealth Ma­na­ge­ment. “To­do el Nas­daq es re­co­men­da­ble”, le co­rro­bo­ra Jo­sé Man­za­na­res, profesor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Bur­sá­ti­les (IEB) y di­rec­tor de Skipper Ca­pi­tal Eafi.

Aun­que todos ellos es­tán de acuer­do en ese as­pec­to, eso no sig­ni­fi­ca que las co­sas va­yan a sa­lir siem­pre tan ro­da­das. Se per­fi­la al­gún in­con­ve­nien­te en el uni­ver­so de las tec­no­ló­gi­cas. A sa­ber: es ex­ce­si­vo el pe­so de Ap­ple en el Nas­daq 100. La fir­ma de la man­za­na ya ocu­pa un 17% del vo­lu­men del ín­di­ce, cir­cuns­tan­cia que con­tra­di­ce la más ele­men­tal de las nor­mas in­ver­so­ras: la se­gu­ri­dad es­tá en la di­ver­si­fi­ca­ción.

¿Qué va a pa­sar si las ven­tas del ipho­ne o del ipad se des­plo­man de un día pa­ra el otro?, se pre­gun­tan los ana­lis­tas. ¿Aguan­ta­rá el ín­di­ce en­ton­ces?

“Ap­ple le da mu­cho bri­llo al ín­di­ce”, re­co­no­ce Ale­jan­dro Vidal, del de­par­ta­men­to de Es­tra­te­gias de Mer­ca­do de Ban­ca March. “Por tan­to, es una opor­tu­ni­dad de in­ver­sión. Aho­ra bien, tam­bién es un ries­go, por­que su pe­so re­la­ti­vo es ex­ce­si­vo”. “El pro­ble­ma de Ap­ple, y en es­pe­cial de su smartp­ho­ne, es que su­ma cin­co años co­pan­do una gran cuo­ta de mer­ca­do –aña­de Cel­so Ote- ro, ges­tor de fon­dos de Ren­ta 4–. Pe­ro es­to ya ha ocu­rri­do antes. En su mo­men­to, Mo­to­ro­la fue nú­me­ro uno. Y tam­bién lo fue No­kia. E in­clu­so Blac­kberry, por mu­cho que su li­de­raz­go hu­bie­ra si­do más breve. Ahí es don­de sur­gen los mie­dos. ¿Po­drá el ipho­ne li­de­rar el fu­tu­ro tan bien co­mo es­tá li­de­ran­do el pre­sen­te?”.

Lo cier­to es que el pe­so de los ipho­ne y los ipad en Ap­ple es tan in­ten­so co­mo el pe­so de Ap­ple en el Nas­daq 100. El re­par­to es des­pro­por­cio­na­do. ipho­ne apor­ta el 43,5% de los in­gre­sos de Ap­ple. Las ta­ble­tas ipad, el 20% Los or­de­na­do­res, otro 20%. Los dis­po­si­ti­vos ipod han per­di­do fuer­za: aho­ra su­po­nen el 7% de sus in­gre­sos. “En­tre los tres pri­me­ros, su- man el 83,5% de los in­gre­sos de Ap­ple –di­ce Ote­ro–. Si fa­lla una de es­tas tres pa­tas, y so­bre to­do si fa­lla ipho­ne, el pro­yec­to po­dría tam­ba­lear­se...”.

En tér­mi­nos me­diá­ti­cos y eco­nó­mi­cos, el efec­to ipho­ne ha si­do abru­ma­dor. En el 2007, un año des­pués de su apa­ri­ción, la fir­ma de la man­za­na in­gre­sa­ba 630 mi- llo­nes de dó­la­res anua­les a tra­vés de las ven­tas de ipho­ne. Aho­ra, la ci­fra ron­da los 47.060 mi­llo­nes...

A tra­vés de esa ca­ta­ra­ta de da­tos, el dis­cur­so desem­bo­ca en el efec­to do­mi­nó. Si se des­plo­man las ven­tas de ipho­ne y ipad (no nos en­ga­ñe­mos, pa­re­ce im­pen­sa­ble en un fu­tu­ro pró­xi­mo), se des­plo­man las ven­tas de Ap­ple. Y si se des­plo­ma Ap­ple, con su 17% en el vo­lu­men del Nas­daq 100 (va­lía 72.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2007, cuan­do pe­sa­ba el 2%; su­ma cer­ca de 500.000 mi­llo­nes en la ac­tua­li­dad), po­dría des­plo­mar­se el ín­di­ce, por mu­cho que las si­guien­tes en la lis­ta sean fir­mas tan de­fi­ni­ti­vas co­mo Mi­cro­soft, Ora­cle, In­tel o Qual­comm.

“Es cier­to: pu­die­ra ser que al- gún día el ipho­ne se ca­ye­ra. Y si eso ocu­rrie­ra, se­ría por­que ha apa­re­ci­do un smartp­ho­ne me­jor –di­ce Ote­ro–, un pro­duc­to que se lo lle­va­ra por ade­lan­te. Tam­bién es cier­to que la irrup­ción de esa nue­va fir­ma po­dría re­vi­ta­li­zar el ín­di­ce: un nue­vo smartp­ho­ne ha­bría sus­ti­tui­do al vie­jo. Lo que pa­sa es que esa re­vi­ta­li­za­ción ne­ce­si­ta un tiem­po. No ocu­rre de un día pa­ra otro. Y en ese pro­ce­so, el ín­di­ce se hu­bie­ra ido des­hin­chan­do”. “El Nas­daq co­mo tal me des­pier­ta du­das por cul­pa de es­ta al­ta pon­de­ra­ción de Ap­ple”, in­sis­te Vidal.

“Aún así, es­ta no es una bur­bu­ja. No tie­ne na­da que ver con el pin­cha­zo del año 2000”, in­ter­vie­ne Man­za­na­res. Se re­fie­re a las so­bre­va­lo­ra­cio­nes de aque­lla épo­ca, a prin­ci­pios de es­te si­glo: en aquel en­ton­ces, Ap­ple co­ti­za­ba 60 ve­ces su va­lor real. “Era una es­pe­cu­la­ción to­tal”, apun­ta Ote­ro. Hoy, su co­ti­za­ción si­gue sien­do ele­va­da, aun­que mu­cho más pró­xi­ma a su va­lor real: al­re­de­dor de un 12,5%.

A gran­des ras­gos, y al mar­gen de vai­ve­nes de mo­das, el fu­tu­ro del ín­di­ce es ha­la­güe­ño. “Se tra­ta de uno de los sec­to­res me­nos evo­lu­cio­na­dos –di­ce Bar­que­ro–. Es glo­bal por na­tu­ra­le­za, tie­ne pre­sen­cia en los paí­ses desa­rro­lla­dos y es­tá muy bien ex­pues­to en los paí­ses emer­gen­tes. Se tra­ta de uno de los sec­to­res con ma­yor cre­ci­mien­to de be­ne­fi­cios”.

“To­do el Nas­daq es re­co­men­da­ble”, in­sis­te Man­za­na­res. En­tre otros mo­ti­vos, por­que la cri­sis no ha gol­pea­do a la te­le­fo­nía mó­vil: sus ven­tas han se­gui­do cre­cien­do, y ese es un fe­nó­meno glo­bal. Hay ipho­ne en Es­ta­dos Uni­dos, los hay en Nue­va Del­hi y los hay en Da­kar.

KAREN BLEIER / AFP

Las ven­tas de ipho­ne su­po­nen unos in­gre­sos anua­les de 47.060 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra Ap­ple

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.