PAC­TO FIS­CAL Y ES­TA­BI­LI­DAD PRE­SU­PUES­TA­RIA

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

El re­cien­te pac­to fis­cal eu­ro­peo quie­re re­for­zar la dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria en la zo­na euro. Re­quie­re un dé­fi­cit es­truc­tu­ral, es de­cir, co­rre­gi­do por el ci­clo eco­nó­mi­co, co­mo má­xi­mo del 0,5% del PIB, a me­nos que la ra­tio de deu­da so­bre el PIB sea sus­tan­cial­men­te in­fe­rior al 60%. El lí­mi­te de dé­fi­cit po­drá re­la­jar­se en cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les o re­ce­sio­nes se­ve­ras.

Las re­glas fis­ca­les tendrán que ser ley, y pre­fe­ri­ble­men­te tener ran­go constitucional. Si el dé­fi­cit se con­si­de­ra ex­ce­si­vo, y una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da de paí­ses no se opo­ne, en­ton­ces el país tie­ne que se­guir las re­co­men­da­cio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y se­guir un pro­gra­ma de re­for­mas. Si no lo cum­ple, la Cor­te Eu­ro­pea de Jus­ti­cia pue­de im­po­ner una san­ción de has­ta el 0,1% del PIB.

An­te el mar­co de dis­ci­pli­na fis­cal de­fi­ni­do por Eu­ro­pa ca­be pre­gun­tar­se si tie­ne sen­ti­do li­mi­tar el dé­fi­cit es­truc­tu­ral y, en cual­quier ca­so, si se­rá efec­ti­vo.

Las de­mo­cra­cias mo­der­nas tie­nen ten­den­cia al dé­fi­cit ex­ce­si­vo de­bi­do al ci­clo po­lí­ti­co-eco­nó­mi­co: que fo­men­ta la ex­pan­sión antes de las elec­cio­nes, la ten­den­cia del par­ti­do en el Go­bierno a in­cu­rrir en dé­fi­cit pa­ra de­jar las ma­nos ata­das al pró­xi­mo go­bierno si hay al­ter­nan­cia, la pre­sión de lob­bies en go­bier­nos de coa­li­ción, o bien la in­con­sis­ten­cia tem­po­ral en la po­lí­ti­ca fis­cal.

No obs­tan­te, el dé­fi­cit es­truc­tu­ral se pue­de jus­ti­fi­car por in­ver­sio­nes que dan un ren­di­mien­to a lo lar­go de mu­chos años que co­rres­pon­de a su cos­te fi­nan­cie­ro. En­ton­ces, por ra­zo­nes de equi­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal, y/o sua­vi­za­ción de la sen­da de la car­ga im­po­si­ti­va, pue­de con­ve­nir en­deu­dar­se pa­ra in­ver­tir. En es­te sen­ti­do, pue­de cues­tio­nar­se la uni­for­mi­dad del lí­mi­te de dé­fi­cit es­truc­tu­ral en el 0,5% pa­ra todos los paí­ses cuan­do de he­cho tie­nen es­ta­dios de desa­rro­llo di­fe­ren­tes.

Por otro la­do, me­dir el dé­fi­cit es­truc­tu­ral no es una ta­rea fá­cil, pues hay que des­com­po­ner ten­den­cia y ci­clo en los cam­bios en el PIB. Ade­más, la con­si­de­ra­ción de que el lí­mi­te de dé­fi­cit se pue­de so­bre­pa­sar en ca­so de re­ce­sión es con­tra­dic­to­rio con la pro­pia de­fi­ni­ción de dé­fi­cit es­truc­tu­ral y abre la puer­ta a que el pre­su­pues­to lí­mi­te sea fic­ti­cio.

Es­tá por ver si el pac­to fis­cal trae­rá la es­ta­bi­li­dad a la zo­na euro, ya que la dis­ci­pli­na fis­cal no ha fun­cio­na­do en el pa­sa­do. El fa­lli­do pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to fue vio­la­do 68 ve­ces (por Fran­cia y Ale­ma­nia en par­ti­cu­lar) sin que nin­gún país fue­ra san­cio­na­do por ello. Tam­bién ha fa­lla­do la cláu­su­la de no res­ca­te de paí­ses fis­cal­men­te irres­pon­sa­bles. De ma­ne­ra re­dun­dan­te, tan­to el pac­to de es­ta­bi­li­dad co­mo la cláu­su­la de no res­ca­te se en­ca­mi­na­ban a pre­ve­nir la mo­ne­ti­za­ción del dé­fi­cit por par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo.

La cues­tión es que la es­ta­bi­li­dad fis­cal es só­lo un pi­lar de la ne­ce­sa­ria re­for­ma de la zo­na euro, pe­ro no es el úni­co. Li­mi­tar la deu­da pú­bli­ca pue­de ser inú­til cuan­do es po­si­ble acu­mu­lar una gran deu­da pri­va­da que se aca­ba trans­for­man­do en pú­bli­ca, co­mo en España. Los otros dos son un me­ca­nis­mo efec­ti­vo de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra –que in­clu­ya tan­to ayu­das de li­qui­dez en paí­ses sol­ven­tes que lo ne­ce­si­ten co­mo un con­trol de má­xi­ma

An­te el mar­co de dis­ci­pli­na fis­cal de­fi­ni­do por Eu­ro­pa, ca­be pre­gun­tar­se si tie­ne sen­ti­do li­mi­tar el dé­fi­cit La es­ta­bi­li­dad fis­cal es só­lo un pi­lar de la ne­ce­sa­ria re­for­ma de la zo­na euro, pe­ro no el úni­co

pru­den­cia de los sis­te­mas fi­nan­cie­ros na­cio­na­les que evi­te la for­ma­ción de bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas– y re­for­mas que ha­gan que las di­fe­ren­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre paí­ses no sean de­ma­sia­do gran­des.

Ade­más, el for­ma­lis­mo de las nor­mas no es su­fi­cien­te si no se tie­nen en cuenta los in­cen­ti­vos del Go­bierno y de los agen­tes eco­nó­mi­cos y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Sue­cia, en el 2009, tuvo el dé­fi­cit fis­cal más ba­jo de todos los paí­ses de la UE (0,9% del PIB) y en el 2011 tuvo su­pe­rá­vit. La lec­ción del ca­so sue­co es que hay que tener ob­je­ti­vos fis­ca­les cla­ros y trans­pa­ren­tes jun­to con me­di­das que po­ten­cien el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Sue­cia tie­ne un en­fo­que top-down en dos eta­pas pa­ra adop­tar el pre­su­pues­to en el Par­la­men­to, exis­te un ob­je­ti­vo de su­pe­rá­vit es­truc­tu­ral, y un sis­te­ma de su­per­vi­sión del pro­ce­so pre­su­pues­ta­rio pa­ra ins­tan­cias in­de­pen­dien­tes. En­tre ellas, el Consejo de Po­lí­ti­ca Fis­cal, for­ma­do por ex­per­tos, que con­tro­la los ob­je­ti­vos fis­ca­les a lar­go pla­zo y en re­la­ción al ci­clo.

Sue­cia no fue un ejem­plo de una con­so­li­da­ción fis­cal ex­pan­si­va, ya que al prin­ci­pio de los 90 im­pul­só el cre­ci­mien­to de­va­luan­do la mo­ne­da y ha­cien­do re­for­mas a la vez (in­tro­du­cien­do com­pe­ten­cia en sec­to­res re­gu­la­dos, re­for­man­do la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, po­ten­cian­do la in­ver­sión en I+D y re­for­man­do el sis­te­ma im­po­si­ti­vo).

Las pro­pues­tas de ley en España y Ca­ta­lun­ya de­ri­van de la exi­gen­cia eu­ro­pea. España ha re­for­ma­do la Cons­ti­tu­ción se­gún los re­qui­si­tos eu­ro­peos y ya exis­te un pro­yec­to de ley de es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria que fi­ja, en re­la­ción con el PIB, el 0,4% co­mo dé­fi­cit es­truc­tu­ral má­xi­mo pa­ra el con­jun­to de ad­mi­nis­tra­cio­nes (que se pue­de per- mi­tir pa­ra ha­cer re­for­mas es­truc­tu­ra­les con efec­tos a lar­go pla­zo) y el 13% co­mo lí­mi­te de deu­da má­xi­ma pa­ra las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pa­ra el 2020. El an­te­pro­yec­to es­ta­ble­ce me­ca­nis­mos de con­trol y san­cio­nes pa­ra las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, pe­ro no hay me­ca­nis­mos de dis­ci­pli­na si­mi­la­res pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral.

El pro­yec­to de ley en Ca­ta­lun­ya si­túa el má­xi­mo de dé­fi­cit es­truc­tu­ral en el 0,14% del PIB. Aun así, co­mo la ra­tio deu­da/pib se acer­ca al 20% en el 2011, en Ca­ta­lun­ya ha­brá que ha­cer un es­fuer­zo su­ple­men­ta­rio muy fuer­te pa­ra re­ba­jar deu­da en el ho­ri­zon­te del 2020. Pa­ra Ca­ta­lun­ya la con­so­li­da­ción fis­cal es re­qui­si­to pa­ra pre­ser­var la au­to­no­mía fi­nan­cie­ra y po­der ac­ce­der a los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les.

Se­gún la pro­pues­ta de ley, el com­po­nen­te cí­cli­co y es­truc­tu­ral del sal­do pre­su­pues­ta­rio de la Ge- ne­ra­li­tat se­rán de­ter­mi­na­dos por el De­par­ta­men­to de Economía y Fi­nan­zas y el Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­ca de Ca­ta­lun­ya. Las cir­cuns­tan­cias ca­tas­tró­fi­cas o de re­ce­sión eco­nó­mi­ca que pue­den ha­cer re­vi­sar los lí­mi­tes de dé­fi­cit y deu­da se­rán apre­cia­das por el Par­la­ment.

Se­ría me­jor que, si­guien­do el ejem­plo de Sue­cia y otros paí­ses eu­ro­peos, un Consejo de Po­lí­ti­ca Fis­cal in­de­pen­dien­te es­ta­ble­cie­ra los com­po­nen­tes cí­cli­co y ten­den­cial del PIB y del dé­fi­cit, y los ni­ve­les de deu­da, y apre­cia­ra, en in­for­me pú­bli­co, di­chas cir­cuns­tan­cias. Es­te Consejo de­be­ría es­tar for­ma­do por pro­fe­sio­na­les re­co­no­ci­dos e in­de­pen­dien­tes y de­be­ría ser trans­pa­ren­te en re­la­ción a su fun­cio­na­mien­to y me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo. Es­ta pue­de ser una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra do­tar a Ca­ta­lun­ya de ins­ti­tu­cio­nes de su­per­vi­sión fis­cal mo­der­nas.

DA­NI DUCH

El con­se­ller Andreu Mas-co­lell y el mi­nis­tro Cris­tó­bal Mon­to­ro el pa­sa­do miér­co­les en el Consejo de Po­lí­ti­ca Fis­cal y Fi­nan­cie­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.