In­ver­sión co­lec­ti­va, an­te el dra­gón

Los fon­dos de in­ver­sión cre­cie­ron en 1.000 mi­llo­nes en fe­bre­ro, se­gún un in­for­me de AC

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

En no­viem­bre del año pa­sa­do, el in­ver­sor pro­ta­go­nis­ta de es­ta cró­ni­ca an­du­vo ru­mián­do­se­lo. Su es­truc­tu­ra de fon­dos de in­ver­sión su­ma­ba tres me­ses en caí­da li­bre, y ni así los ana­lis­tas veían el sue­lo del po­zo. El hom­bre con­ser­va­ba ca­pi­tal en la bol­sa ale­ma­na, ac­cio­nes en los emer­gen­tes, otro pe­da­zo en Lon­dres y un pun­ti­llo en China. Y en ca­da uno de esos es­ce­na­rios, la co­sa iba mal. De mo­do que se lo es­ta­ba pen­san­do. “Me doy un par de se­ma­nas de tiem­po, y si es­to se man­tie­ne igual, me lar­go –se di­jo–. Asu­mo las pér­di­das, sa­co el di­ne­ro de los fon­dos y me re­fu­gio en los de­pó­si­tos a ren­ta fi­ja, que esos no se caen así co­mo así”.

Al aguan­tar la po­si­ción dos se­ma­nas, hi­zo bien. En di­ciem­bre, tras la cé­le­bre eu­ro­cum­bre del día 9, em­pe­za­ron a re­pun­tar los mer­ca­dos, que se au­pa­ron a va­lo­res más co­rrec­tos y es­ta- bles. Hoy, tres me­ses más tar­de, el pro­ta­go­nis­ta ca­bal­ga a pa­so len­to, aun­que pre­sun­ta­men­te más se­gu­ro, a hor­ca­ja­das so­bre sus fon­dos de in­ver­sión.

Co­mo él, lo ha­cen mu­chos otros: un in­for­me de Aho­rro Cor­po­ra­ción (AC) ha des­ve­la­do que el pa­tri­mo­nio de los fon­dos de in­ver­sión es­pa­ño­les ha cre­ci­do en mil mi­llo­nes en fe­bre­ro, pa­ra al­can­zar los 135.180 mi­llo­nes en vo­lu­men ges­tio­na­do, ben­de­ci­do por la re­la­ti­va bo­nan­za de los mer­ca­dos. “Se apro­xi­man cam­bios es­truc­tu­ra­les en las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de las en­ti­da­des y en las de­ci­sio­nes de los clien­tes que de­be­rían be­ne­fi­ciar a me­dio y lar­go pla­zo a la in­dus­tria de fon­dos de in­ver­sión”, va­ti­ci­na Car­los Ma­gán, sub­di­rec­tor de mar­ke­ting de AC Ges­tión.

La si­tua­ción abre las puer­tas a un nue­vo pa­ra­dig­ma in­ver­sor. Más allá de los de­pó­si­tos ga­ran­ti­za­dos, hay par­ti­do. “Hay que asu­mir la fi­lo­so­fía del lar­go pla­zo. A cin­co años vis­ta, las po­si­bi­li­da­des de los fon­dos son muy al­tas”, con- si­de­ra Iván Mar­tín, ges­tor de Avi­va Es­pa­bol­sa, el me­jor fon­do es­pa­ñol del 2011, se­gún estadísticas de OCU in­ver­so­res. “Aun­que el mo­men­to ma­cro­eco­nó­mi­co de España sea muy ma­lo, la pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo es que el mer­ca­do no es­tá ca­ro”, di­ce An­to­nio Hor­mi­gos, pre­si­den­te de Mi­ra­baud Ges­tión, que ad­mi­nis­tra Mi-

Los ex­per­tos va­ti­ci­nan cam­bios es­truc­tu­ra­les que be­ne­fi­cia­rán a es­tos pro­duc­tos a lar­go pla­zo

ra­baud Fund Equi­ties Spain, el se­gun­do en la lis­ta.

Las po­si­bi­li­da­des de am­bos fon­dos –las po­si­bi­li­da­des de cual­quier fon­do, en reali­dad– son am­plias, vis­to lo vis­to. Todos vie­nen de muy aba­jo, todos se han vis­to no­ta­ble­men­te cas­ti­ga­dos en los úl­ti­mos cua­tro años (la ma­yo­ría ha per­di­do más de un 15% en el úl­ti­mo lus­tro) y todos en­ca­ran un pe­rio­do de ra­zo­na­ble pros­pe­ri­dad en el ho­ri­zon­te le­jano, a cua­tro o cin­co años vis­ta.

“Si se pien­sa al me­dio o lar­go pla­zo, lo me­jor es es­tar en los fon­dos de ren­ta va­ria­ble –di­ce Mar­tín–, don­de pue­de ha­ber ren­ta­bi­li­da­des a do­ble dí­gi­to anual, muy por en­ci­ma de de­pó­si­tos, le­tras o bo­nos”. “Opino que las gran­des caí­das del 2008 y prin­ci­pios del 2009 no vol­ve­rán a pro­du­cir­se”, di­ce Hor­mi­gos.

En to­do ca­so, con­si­de­ran todos los ex­per­tos, el fu­tu­ro es del in­ver­sor pa­cien­te. Si hay pri­sas y un es­pí­ri­tu con­ser­va­dor, es­te es aún el tiem­po de los de­pó­si­tos, pro­duc­tos que to­da­vía es­tán ofre­cien­do ren­ta­bi­li­da­des in­tere­san­tes a cor­to pla­zo (al­re­de­dor de un 3% a un mes) y con unas ga­ran­tías in­cues­tio­na­bles.

Es cier­to: pa­ra man­te­ner­se en pie en los fon­dos de in­ver­sión, hay que apli­car la gim­na­sia men­tal. Jus­to lo que en no­viem­bre ha­cía el pro­ta­go­nis­ta de la cró­ni­ca. A lo lar­go de es­ta cri­sis, la in­dus- tria es­pa­ño­la de fon­dos de in­ver­sión ha vis­to re­du­ci­da su ca­pa­ci­dad a ni­ve­les de 1997, con­se­cuen­cia de las ne­ce­si­da­des de co­mer­cia­li­za­ción de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que acu­mu­lan 1,3 bi­llo­nes de eu­ros en pro­duc­tos de ba­lan­ce, co­mo de­pó­si­tos o pa­ga­rés. “Sin em­bar­go, es­pe­ra­mos que la re­la­ja­ción de las ne­ce­si­da­des de li­qui­dez de las en­ti­da­des ha­gan que par­te de es­te pa­tri­mo­nio vuel­va a los fon­dos de in­ver­sión”, di­ce Ma­gán.

“¿La cla­ve de nues­tro éxi­to?”, se pre­gun­tan los ges­to­res de Avi­va y Mi­ra­baud. La se­lec­ción de los va­lo­res –le­jos de mo­das, co­mo re­no­va­bles y eléc­tri­cas–, la ha­bi­li­dad pa­ra vin­cu­lar­se a em­pre­sas de es­ca­sa pre­sen­cia me­diá­ti­ca, la in­tui­ción pa­ra an­ti­ci­par­se a los mo­vi­mien­tos bur­sá­ti­les –“cuan­do na­die quie­re es­tar tal vez sea el mo­men­to de ha­cer­lo”, di­ce Mar­tín– y el es­pí­ri­tu com­pe­ti­ti­vo pa­ra su­pe­rar al ri­val y a los ín­di­ces de re­fe­ren­cia.

JOCK FIS­TICK / BLOOM­BERG

A cin­co años vis­ta, las po­si­bi­li­da­des de los fon­dos son muy al­tas, se­gún al­gu­nos ex­per­tos

Los me­jo­res fon­dos de ac­cio­nes es­pa­ño­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.