Lo que cues­ta ele­gir

En el 2012, se gas­ta­rán en EE.UU. unos 4.600 mi­llo­nes de eu­ros en con­cep­to de elec­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Ha­ce tiem­po que da la im­pre­sión de que la po­lí­ti­ca ha de­ve­ni­do po­co más que una in­ter­mi­na­ble, cos­to­sa y ago­ta­do­ra cam­pa­ña elec­to­ral. Las elec­cio­nes mar­can la agen­da de tal for­ma que, el que las ga­na, se lan­za, na­da más ha­cer­se con el po­der, a po­ner en mar­cha to­do cuan­to pu­die­ra re­sul­tar do­lo­ro­so o im­po­pu­lar.

Si lo des­agra­da­ble no se im­ple­men­ta con ra­pi­dez, cuan­do me­nos pen­sa­do, el pre­si­den­te y su go­bierno se dan cuenta de que ya han al­can­za­do el ecua­dor de su man­da­to, mo­men­to en el que se ven obli­ga­dos a eje­cu­tar un vi­ra­je que cau­sa­rá, ya con los pró­xi­mos co­mi­cios ob­se­si­va­men­te a la vis­ta, una im­pre­sión que sea fa­vo­ra­ble, atrac­ti­va, irre­sis­ti­ble… y, so­bre to­do, ga­na­do­ra.

Pa­ra ha­cer­se con el po­der, el can­di­da­to no tie­ne más re­me­dio que ro­dear­se de un ejér­ci­to de bien re­mu­ne­ra­dos ase­so­res. ¿Ase­so­res de qué? De to­do… de ima­gen, de fi­nan­zas, ju­rí­di­cos, es­pi­ri­tua­les… ¿Y es­tos de dón­de sa­can sus co­no­ci­mien­tos? Em­pe­zan­do por España, a es­tas al­tu­ras cual­quier ase­sor que se pre­cie se ha for­ma­do en Es­ta­dos Uni­dos, don­de, co­mo aho­ra con las pri­ma­rias del par­ti­do re­pu­bli­cano, el sol me­diá­ti­co nun­ca se po­ne.

Lo mis­mo po­dría de­cir­se de la cua­si to­ta­li­dad de los mi­nis­tros de economía eu­ro­peos: todos han es­tu­dia­do en las mis­mas es­cue­las de ne­go­cios nor­te­ame­ri­ca­nas, o al me­nos en al­gu­na de sus su­cur­sa­les.

El po­der po­lí­ti­co en de­mo­cra­cia es un bien es­can­da­lo­sa­men­te ca­ro, de mo­do que só­lo le es per­mi­ti­do a un muy re­du­ci­do gru­po de su­per­ri­cos y po­de­ro­sos dis­po­ner de los me­dios que le per­mi­ten fi­nan­ciar y, de al­gu­na ma­ne­ra, con­tro­lar las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de los can­di­da­tos, por no ha­blar de la elec­ción de los vo­tan­tes a la ho­ra de de­po­si­tar en la ur­na su pa­pe­le­ta.

Se ha cal­cu­la­do que a lo lar­go de es­te 2012 se gas­ta­rá en Es­ta­dos Uni­dos –en­tre las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, es­ta­ta­les y del Con­gre­so– la frio­le­ra de 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 4.600 mi­llo­nes de eu­ros). To­do un ré­cord. Pe­ro oja­lá só­lo fue­ra una cues­tión de di­ne­ro. Los le­gis­la­do­res de­di­can gran par­te de su tiem­po a re­cau­dar fon­dos, ac­ti­vi­dad que sue­le obli­gar­les a aten­der a las exi­gen­cias de los lob­bies o los su­per-pac ( po­li­ti­cal ac­tion com­mit­tees en in­glés), que son quie­nes real­men­te cor­tan el ba­ca­lao.

Los po­lí­ti­cos siem­pre an­dan fal­tos de di­ne­ro por­que sa­ben

Los le­gis­la­do­res de­di­can gran par­te de su tiem­po a re­cau­dar fon­dos y a aten­der a los lob­bies

que si su cam­pa­ña no in­clu­ye un au­tén­ti­co bom­bar­deo de anun­cios por la televisión, la ma­yo­ría de­di­ca­da a vi­li­pen­diar co­mo sea al con­trin­can­te, sen­ci­lla­men­te no hay na­da que ha­cer. Y pues­to que un ata­que con­du­ce a un in­me­dia­to y más ira­cun­do con­traa­ta­que, nun­ca hay fon­dos su­fi­cien­tes pa­ra cos­tear es­ta gue­rra sin tre- gua de des­agra­da­bles anun­cios.

Gra­cias al sis­te­ma elec­to­ral vi­gen­te, las ca­de­nas de televisión nor­te­ame­ri­ca­nas ha­cen su agos­to con tan­ta pu­bli­ci­dad. De mo­do que a nin­guno de los que os­ten­tan el po­der real se les ocu­rri­ría cam­biar­lo. Cla­ro que po­drían emu­lar el mé­to­do em­plea­do en mu­chos paí­ses eu­ro­peos, pe­ro los con­tri­bu­yen­tes no quie­ren que se gas­te di­ne­ro pú­bli­co con ese fin. De he­cho, al pa­gar ca­da año sus im­pues­tos, dis­po­nen de una ca­si­lla pa­ra des­ti­nar, si así lo desean, tres dó­la­res ha­cia la fi­nan­cia­ción de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. El 90% no la re­lle­na.

Todos los can­di­da­tos com­par­ten la mis­ma des­ven­ta­ja: son hu­ma­nos. Nin­guno comienza la ca­rre­ra li­bre de pe­ca­do. Un equi­po con tiem­po y me­dios su­fi­cien­tes pa­ra bus­car y re­bus­car en el pa­sa­do de cual­quie­ra de ellos aca­ba­rá des­cu­brien­do al­gún da­to que po­drá ser uti­li­za­do en su con­tra. Acuér­de­se de ese po­rro que Clin­ton fu­mó sin tra­gar el hu­mo.

Newt Gin­grich es un blan­co fá­cil pa­ra sus enemi­gos: ha es­ta­do me­ti­do en líos ma­tri­mo­nia­les y, di­cen, da la im­pre­sión de ser un hom­bre egoís­ta e ines­ta­ble. Ade­más, en opi­nión de mu­chos re­pu­bli­ca­nos, es cul­pa­ble de un im­per­do­na­ble des­liz: co­bró de Fred­die Mac na­da me­nos que 1,6 mi­llo­nes de dó­la­res (1,2 mi­llo­nes de eu­ros) por un tra­ba­jo de ase­so­ría, en ca­li­dad de his­to­ria­dor. Por otro la­do, pu­bli­có el año pa­sa­do un li­bro en el que ha­bla de la ne­ce­si­dad de po­ner fin a la má­qui­na lai­ca so­cia­lis­ta de Oba­ma o, en el 2009, Re­des­cu­brir Dios en Amé­ri­ca, obras que con­tie­nen men­sa­jes que de­ben de ha­llar bas­tan­te acep­ta­ción en­tre sus co­rre­li­gio­na­rios. El Gin­grich in­te­lec­tual con­fie­sa lo mu­cho que de­be a Ar­nold Toyn­bee e Isaac Asi­mov.

A me­di­da que avan­za la ca­rre­ra de obs­tácu­los de es­tas pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas, au­men­ta el nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes eli­mi­na­dos. ¿Quién se acuer­da aho­ra de Mi­che­le Bach­mann? ¿Sa­be al­guien el pa­ra­de­ro de Rick Perry o de Her­man Cain? En uno de los de­ba­tes, Ron Paul tuvo la te­me­ri­dad de afir­mar que si al­gu­nos mu­sul­ma­nes aten­tan con­tra Es­ta­dos Uni­dos es por­que Es­ta­dos Uni­dos es­tá bom­bar­dean­do sus paí­ses. Es más, es par­ti­da­rio del pa­trón oro. Es­tas ideas di­fí­cil­men­te le per­mi­ti­rán lle­gar a la me­ta. Mitt Rom­ney es mor­món, y sus ac­ti­vi­da­des en la em­pre­sa Bain Ca­pi­tal han sus­ci­ta­do to­da cla­se de sos­pe­chas. San­to­rum es un ca­tó­li­co que nie­ga la exis­ten­cia de los pa­les­ti­nos.

A es­tas al­tu­ras de la ca­rre­ra y en vis­ta de los pe­ca­dos –des­cu­bier­tos, ai­rea­dos, con­fe­sa­dos o ne­ga­dos, pe­ro no siem­pre per­do­na­dos– co­me­ti­dos por ca­da uno de los can­di­da­tos, se po­dría afir­mar que si los que que­dan aún son ca­pa­ces de man­te­ner­se en pie es gra­cias a los su­per-pac, que ope­ran des­de el 2010 sin nin­gún ti­po de lí­mi­te en cuan­to a apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas.

Apa­ren­te­men­te, no pue­den co­la­bo­rar con los can­di­da­tos, pe­ro, co­mo se ve a dia­rio, ha­cen ca­so omi­so de es­te re­qui­si­to. El pe­li­gro que en­tra­ñan es evi­den­te, má­xi­me en un país en el que el 11% de los ciu­da­da­nos –unas 21 mi­llo­nes de per­so­nas– ca­re­ce de un do­cu­men­to de iden­ti­fi­ca­ción que les per­mi­ta vo­tar.

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en fe­bre­ro en el New York Re­view of Books, la co­men­ta­ris­ta po­lí­ti­ca Eli­za­beth Drew afir­ma que los su­per-pac han mo­di­fi­ca­do el sis­te­ma elec­to­ral has­ta el pun­to de ha­cer pe­li­grar el pro­pio sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les pro­me­ten ser de aú­pa. Y no só­lo los co­mi­cios nor­te­ame­ri­ca­nos.

El ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Her­bert Hoo­ver rea­li­zan­do un dis­cur­so elec­to­ral en 1928, un año antes de as­cen­der a la pre­si­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.