Vi­vir con me­nos de un dó­lar

Ba­ner­jee y Du­flo ana­li­zan so­bre el te­rreno la ig­no­ran­cia, la ideo­lo­gía y la iner­cia que cau­san la po­bre­za

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - RE­PEN­SAR LA PO­BRE­ZA Jus­to Ba­rran­co

Aun­que, da­da la si­tua­ción de cri­sis que vi­ve España, cual­quier preo­cu­pa­ción por los paí­ses po­bres pa­re­ce ha­ber que­da­do apar­ca­da a ni­vel po­lí­ti­co, pre­su­pues­ta­rio y ciu­da­dano, la sen­sa­ción de enor­me in­cer­ti­dum­bre en la que hoy vi­ve in­mer­so el sur de Eu­ro­pa po­dría acer­car a sus ha­bi­tan­tes a lo que ex­pe­ri­men­ta día tras día, en con­di­cio­nes mu­cho más di­fí­ci­les, la po­bla­ción de los paí­ses po­bres. Co­mo apun­tan los au­to­res de Re­pen­sar la po­bre­za, los pro­fe­so­res de Economía del Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy Ab­hi­jit V. Ba­ner­jee y Est­her Du­flo, los po­bres son co­mo ges­to­res de hed­ge funds, ya que vi­ven con can­ti­da­des enor­mes de ries­go, só­lo que no tie­nen el mis­mo ni­vel de ren­ta que esos ges­to­res y son res­pon­sa­bles de to­das sus pér­di­das.

Des­pués de to­do, ca­da año en esos paí­ses mue­ren nue­ve mi­llo­nes de ni­ños antes de cum­plir cin­co años. Un da­to abru­ma­dor que pa­re­ce in­di­car que la lu­cha con­tra la po­bre­za es en vano. Des­de lue­go, di­cen los au­to­res, abor­da­da co­mo un to­do y só­lo a ba­se de gran­des pre­gun­tas –cuál es la cau­sa prin­ci­pal de la po­bre­za, has­ta qué pun­to la pue- de so­lu­cio­nar el mer­ca­do li­bre o si la de­mo­cra­cia es bue­na pa­ra los po­bres– no lle­ga­re­mos le­jos.

Ba­ner­jee y Du­flo han ele­gi­do de­jar las teo­rías en ca­sa y mo­jar­se. Ver có­mo se com­por­ta en su vi­da dia­ria la gen­te de los paí­ses po­bres. Por ejem­plo, en­ten­der por qué aun con va­cu­nas gra­tis los ni­ños se va­cu­nan po­co: la gen­te no en­tien­de bien la uti­li­dad de la va­cu­na­ción, a lo que se le su­ma la ten­den­cia hu­ma­na a pos­po­ner pe­que­ñas mo­les­tias co­mo ha­cer co­la pa­ra la in­yec­ción. O com­pren­der por qué los mi­cro­cré­di- tos han si­do bue­nos, pe­ro no sa­ca­rán a esos paí­ses de la po­bre­za: no es­tán pen­sa­dos pa­ra to­mar ries­gos, co­mo ne­ce­si­tan mu­chas em­pre­sas, ni la ma­yo­ría de los em­pren­de­do­res quie­re ser­lo, no les que­da otra op­ción y no tie­nen el ta­len­to ni la pre­pa­ra­ción pa­ra crear un ne­go­cio que va­ya más allá de la su­per­vi­ven­cia. O des­cu­brir por qué en In­dia se con­su­men hoy me­nos ca­lo­rías per cá­pi­ta que ha­ce años pe­se a la ma­yor ri­que­za: mu­chas pre­sio­nes y de­seos compiten con la ali­men­ta­ción, so­bre to­do las co­sas que ha- cen la vi­da me­nos abu­rri­da, sean la televisión, el mó­vil o un pos­tre. O ave­ri­guar por qué no fun­cio­nan las es­cue­las de es­tos paí­ses: con­ser­van el es­pí­ri­tu del pa­sa­do co­lo­nial, cuan­do la es­cue­la se en­ten­día co­mo el lu­gar que pre­pa­ra­ba a la éli­te lo­cal, así que los pro­fe­so­res tra­ba­jan pa­ra pre­pa­rar a los me­jo­res alum­nos pa­ra unos exá­me­nes di­fí­ci­les, en lu­gar de dar un ni­vel bá­si­co a todos y re­co­no­cer el ta­len­to. O mos­trar có­mo una red de se­gu­ri­dad so­cial evi­ta­ría que se tu­vie­ran tan­tos hi­jos pa­ra man­te­ner a los pa­dres en la ve­jez. O ex­po­ner có­mo no hay ins­tru­men­tos de aho­rro reales.

Fren­te a la ideo­lo­gía, la ig­no­ran­cia y la iner­cia, los au­to­res re­cuer­dan que los po­bres es­tán atra­pa­dos en los mis­mos pro­ble­mas que nos afec­tan a los de­más: la fal­ta de in­for­ma­ción, el pen­sa­mien­to dé­bil y la ten­den­cia a de­jar las co­sas pa­ra más tar­de. La ven­ta­ja real de los ciu­da­da­nos de paí­ses ri­cos pro­ce­de de mu­chas co­sas que da­mos por he­chas: te­ne­mos agua co­rrien­te lim­pia y no ne­ce­si­ta­mos aña­dir clo­ro ca­da día al agua; las aguas re­si­dua­les des­apa­re­cen por su cuenta; po­de­mos con­fiar en el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud pa­ra de­ci­dir qué ha­cer; y po­de­mos des­preo­cu­par­nos por nues­tra pró­xi­ma co­mi­da. La gen­te del pri­mer mun­do se be­ne­fi­cia de un pa­ter­na­lis­mo tan in­cor­po­ra­do al sis­te­ma que ape­nas lo no­ta. Cuan­to más ri­co eres, más de­ci­sio­nes acer­ta­das to­man so­bre ti. Así que aun­que al­gu­nas de las so­lu­cio­nes que pro­po­nen los au­to­res pue­dan so­nar pa­ter­na­lis­tas, se tra­ta de fa­ci­li­tar al má­xi­mo a la po­bla­ción de los paí­ses po­bres que pue­dan ha­cer lo más ade­cua­do, sea re­com­pen­sán­do­les por va­cu­nar a sus hi­jos o dán­do­les el má­xi­mo de in­for­ma­ción rea­lis­ta y fia­ble. Pe­ro tam­bién crean­do o apo­yan­do los go­bier­nos nue­vos mer­ca­dos pa­ra que exis­tan se­gu­ros y cuen­tas de aho­rro reales y úti­les pa­ra los po­bres. Un li­bro in­tere­san­te, a ve­ces de­ma­sia­do pro­li­jo en sus ra­zo­na­mien­tos. Y en el que se echa de me­nos in­for­ma­ción so­bre el efec­to de las trans­for­ma­cio­nes que im­pul­sa China en mu­chos de esos paí­ses.

Ab­hi­jit V. Ba­ner­jee y Est­her Du­flo Tra­duc­ción de Fran­cis­co Ja­vier Ma­to Díaz Tau­rus. Ma­drid, 2012 372 pá­gi­nas Pre­cio:

Una mu­jer me­ce a su hi­jo en una al­dea de Tan­za­nia mien­tras su ma­dre to­ma una ja­rra de agua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.