IN­NO­VA­CIÓN Y SOS­TE­NI­BI­LI­DAD

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

La si­tua­ción eco­nó­mi­ca no arro­ja bue­nas no­ti­cias, pe­ro las em­pre­sas ca­ta­la­nas es­tán reac­cio­nan­do: re­con­vir­tien­do su mo­de­lo, in­ten­si­fi­can­do nue­vos mer­ca­dos al ex­por­tar con éxi­to, abor­dan­do opor­tu­ni­da­des úni­cas y, ade­más, hay sec­to­res in­no­va­do­res que re­sis­ten el arras­tre de la cri­sis. Los que nos mo­ve­mos en el mun­do de las com­pa­ñías al­ta­men­te in­no­va­do­ras, per­ci­bi­mos es­ta trans­for­ma­ción po­si­ti­va al ver mo­de­los re­con­ver­ti­dos ab initio, pro­yec­tos glo­ba­les o en ni­chos de al­to va­lor y cons­trui­dos a con­tra­co­rrien­te.

Pa­ra ins­pi­rar a los va­lien­tes que arran­can es ne­ce­sa­rio tener re­fe­ren­tes as­pi­ra­cio­na­les ( ro­le mo­dels). El sec­tor de las cien­cias de la vi­da ofre­ce re­fe­ren­tes (al­gu­nos cam­peo­nes ocul­tos) de ni­cho, glo­ba­les, al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos, en for­ma de em­pre­sas des­ta­ca­das o in­clu­so en for­ma de cen­tros pú­bli­cos de in­ves­ti­ga­ción de pres­ti­gio (IRB, ICFO, CRG, et­cé­te­ra). En am­bos ca­sos, lla­ma la aten­ción có­mo, tan­to el sec­tor pri­va­do co­mo el de la cien­cia bá­si­ca fi­nan­cia­do pú­bli­ca­men­te, se han trans­for­ma­do pa­ra lle­gar a ser com­pe­ti­ti­vos in­ter­na­cio­nal­men­te y fi­gu­rar en los top ten de sus res­pec­ti­vos ran­kings.

Hoy la bio­me­di­ci­na re­pre­sen­ta la sol­ven­cia de unos ci­mien­tos só­li­dos y con pro­yec­tos de fu­tu­ro, a pe­sar de la cri­sis de li­qui­dez de­ri­va­da de su re­la­ción con el sec­tor pú­bli­co. La con­tri­bu­ción ge­ne­ral del sec­tor pri­va­do al PIB cre­ce y la ca­li­dad cien­tí­fi­ca me­di­da en el im­pac­to de sus pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas es ya re­le­van­te. Ade­más, ca­da año arran­can start-ups bio­mé­di­cas. Y to­do ello fru­to del im­pul­so trans­for­ma­dor ya ini­cia­do.

Sin em­bar­go, esa trans­for­ma­ción es mu­cho más len­ta en el sec­tor pú­bli­co sa­ni­ta­rio, el del sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio, por su com­ple­ji­dad ju­rí­di­co-or­ga­ni­za­ti­va, ope­ra­ti­va y cul­tu­ral. En la pre­sen­ta­ción de los pre­su­pues­tos pa­ra el 2012 de Sa­lut de la Ge­ne­ra­li­tat –ca­si un 25% del to­tal de pre­su­pues­to pú­bli­co– se ha­ce re­fe­ren­cia a la sos­te­ni­bi­li­dad y a la in­no­va­ción. Pa­ra lle­var am­bos con­cep­tos a la prác­ti­ca, se­rá ne­ce­sa­rio con­ti­nuar con los prin­ci­pios que el sec­tor ya ha ve­ni­do apli­can­do en los úl­ti­mos años en su pro­ce­so trans­for­ma­dor: ex­ce­len­cia com­pe­ti­ti­va, prio­ri­za­ción pre­su­pues­ta­ria, aper­tu­ra co­la­bo­ra­ti­va, et­cé­te­ra.

Pon­ga­mos un ejem­plo en el que se aú­nan sos­te­ni­bi­li­dad, in- no­va­ción y trans­for­ma­ción: un pro­fe­sio­nal del sec­tor pú­bli­co hos­pi­ta­la­rio se plan­tea apro­ve­char el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do y acu­mu­la­do pa­ra arran­car con un equi­po hu­mano una com­pa­ñía ( spin-off) y así dar res­pues­ta a una ne­ce­si­dad mé­di­ca no cu­bier­ta. Es­te ejer­ci­cio de po­ner en va­lor el ca­pi­tal hu­mano e in­te­lec­tual per­si­gue un ob­je­ti­vo in­me­dia­to (in­no­va­ción): tras­la­dar al pa­cien­te co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos y asis­ten­cia­les ori­gi­na­dos en el sec­tor pú­bli­co. Y un ob­je­ti­vo ul­te­rior (sos­te­ni­bi­li­dad): com­pen­sar, vía ren­ta­bi­li­dad fu­tu­ra, a los con­tri­bu­yen­tes –por sus im­pues­tos– y a los in­ver­so­res que fi­nan­cien la aven­tu­ra –por su apues­ta de al­to ries­go–.

Es­te ejem­plo fá­cil de asi­mi­lar, hoy es di­fí­cil de lle­var a la prác­ti­ca des­de el sec­tor sa­ni­ta­rio. Pa­ra con­se­guir es­te salto es im­pres­cin-

El sec­tor sa­ni­ta­rio de­be trans­for­mar­se y se­guir la mis­ma vía que ha se­gui­do la bio­me­di­ci­na

di­ble que ha­ga­mos via­ble des­de la sa­ni­dad pú­bli­ca es­te ti­po de pro­yec­to, de tal for­ma que co­bre vi­da pro­pia en for­ma de or­ga­ni­za­ción em­pre­sa­rial in­de­pen­dien­te, con la mí­ni­ma bu­ro­cra­cia, con la má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad y es­ta­ble­cien­do un mar­co cla­ro.

Tam­bién re­que­ri­rá un cam­bio cul­tu­ral del pro­pio en­torno, acep­tan­do el ries­go y fe­li­ci­tan­do/fa­ci­li­tan­do al em­pren­de­dor que opta por un ca­mino dis­tin­to, li­be­ran­do re­cur­sos pú­bli­cos al di­luir el ries­go de fi­nan­cia­ción del pro­yec­to con el apo­yo de in­ver­so­res pri­va­dos. Y, fi­nal­men­te, se­gui­rá un ajus­te ju­rí­di­co-or­ga­ni­za­ti­vo. No es fá­cil, es un re­to, pe­ro eso es trans­for­ma­ción. Una spin-off es un cla­ro ejem­plo de vía co­la­bo­ra­ti­va pú­bli­co-pri­va­da. Múl­ti­ples ejem­plos han fun­cio­na­do a es­ca­la in­ter­na­cio­nal en uni­ver­si­da­des pú­bli­cas ame­ri­ca­nas o eu­ro­peas. En Bar­ce­lo­na, ya te­ne­mos ejem­plos in­ci­pien­tes. Pro­fun­di­ce­mos en el cam­bio.

En al­gu­nos cam­pos, Ca­ta­lun­ya pue­de ofre­cer un ho­ri­zon­te lleno de ven­ta­jas por el po­ten­cial acu­mu­la­do en los úl­ti­mos años de in­no­va­ción, in­ter­na­cio­na­li­za­ción y trans­for­ma­ción en mar­cha. Es­tos cam­bios no son fá­ci­les y re­quie­ren de com­pro­mi­sos y de con­ce­sio­nes pa­ra que la mem­bra­na de lo pú­bli­co sea más permea­ble al sec­tor pri­va­do en aras a la in­no­va­ción y la sos­te­ni­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.