In­terio­ris­mo en tiem­pos de cri­sis

El es­tu­dio Blan­co Ro­to re­com­pu­so es­te pi­so sin ha­cer gran­des obras y con un ajus­ta­do pre­su­pues­to

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

En es­tos tiem­pos de di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, con­tra­tar los ser­vi­cios de un in­terio­ris­ta si­gue sien­do la me­jor op­ción ya que su ex­pe­rien­cia, su per­cep­ción del es­pa­cio, del co­lor, de la luz y su co­no­ci­mien­to de los ma­te­ria­les y tex­tu­ras, evi­ta­rá erro­res y me­jo­ra­rá los re­sul­ta­dos con­tro­lan­do el gas­to de la obra. Es­ta es la opi­nión de Gi­se­la Gran­des y Ra­quel Cabrera, dos pro­fe­sio­na­les cu­yo es­tu­dio de in­terio­ris­mo, Blan­co Ro­to, na­ció ha­ce dos años, en ple­na cri­sis, por lo que han sa­bi­do aco­mo­dar­se a los nue­vos tiem­pos ofre­cien­do sus ser­vi­cios adap­ta­dos siem­pre al pre­su­pues­to que mar­ca el clien­te.

En es­te ca­so se tra­ta­ba de re­for­mar un an­ti­guo prin­ci­pal ubi­ca­do en el ba­rrio de Gra­cia. El pre­su­pues­to que que­rían in­ver­tir los pro­pie­ta­rios, una pa­re­ja jo­ven, era li­mi­ta­do y de­bía in­cluir tam­bién los mue­bles y la de­co­ra­ción, por lo que se op­tó por res­pe­tar la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de la vi­vien­da, sin ti­rar los ta­bi­ques ni li­be­rar el es­pa­cio.

El pi­so dis­po­nía, eso sí, de una acep­ta­ble dis­tri­bu­ción, tres ha­bi­ta­cio­nes, dos ba­ños, sa­lón co­me­dor, una pe­que­ña co­ci­na y gran­des aber­tu­ras a un pa­tio que de­ja­ban pa­sar una lu­mi­no­si­dad en­vi­dia­ble.

La in­ter­ven­ción se cen­tró en la zo­na del sa­lón co­me­dor, co­ci­na, dor­mi­to­rio prin­ci­pal y ba­ños, de­jan­do pa­ra una se­gun­da eta­pa las otras dos ha­bi­ta­cio­nes. “De­ci­di­mos con­ser­var el ca­rác­ter pro­pio del pi­so y po­ten­ciar su es­ti­lo vin­ta­ge in­dustry muy afín a las vi­vien­das tí­pi­cas de Gra­cia, dan­do to­do el pro­ta­go­nis­mo a las cris­ta­le­ras y la car- pin­te­ría ori­gi­nal de ma­de­ra”, di­cen Ra­quel y Gi­se­la.

A fin de al­can­zar es­te pro­pó­si­to pin­ta­ron to­das las puer­tas y por­ti­co­nes de la ca­sa en una to­na­li­dad más fuer­te que la pa­red, atre­vién­do­se in­clu­so a pin­tar en co­lor gra­na­te la car­pin­te­ría y el te­cho de la co­ci­na. Co­lo­ca­ron un par­quet sin­té­ti­co en to­da la vi­vien­da y di­se­ña­ron una li­bre­ría en DM pin­ta­da en co­lor gris que com­po­ne un fon­do de­co­ra­ti­vo en la zo­na del co­me­dor.

La te­rra­za, un en­tra­ña­ble pa­tio so­lea­do con vis­tas a la ca­ra ocul­ta de las ca­sas del ba­rrio, fue uno de los pun­tos fuer­tes de la in­ter­ven­ción de las in­terio­ris­tas. “Pa­ra pro­te­ger­lo de las mi­ra­das de los ve­ci­nos, di­se­ña­mos una pér­go­la en ca­ñi­zo, sú­per eco­nó­mi­ca, que pro­por­cio­na ade­más un efec­to de lu­ces y som­bras muy agra­da­ble, ba­jo la que se co­lo­có una zo­na chill out con tum­bo­nas y el co­me­dor ex­te­rior al fren­te”, es­pe­ci­fi­can am­bas in­terio­ris­tas.

El mo­bi­lia­rio, es­ca­so y muy se­lec­cio­na­do, com­bi­na pie­zas de mar­cas que im­po­nen ca­rác­ter, co­mo la lám­pa­ra de Lzf-lamps so­bre la me­sa del co­me­dor, con otros elementos más eco­nó­mi­cos y mue­bles au­xi­lia­res cons­trui­dos con sim­ples cha­pas de hie­rro, di­se­ña­dos por Blan­co Ro­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.