SÓ­LO QUE­DAN LAS MI­GA­JAS...

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

El aná­li­sis del pre­su­pues­to del 2012 que la Ge­ne­ra­li­tat des­ti­na a in­fra­es­truc­tu­ras y los pre­vis­tos por el Es­ta­do cen­tral nos ha­ce pen­sar que las em­pre­sas de in­ge­nie­ría ca­ta­la­nas es­ta­mos des­ti­na­das, co­mo mu­cho, a vi­vir de pe­que­ñas mi­ga­jas y que nues­tro fu­tu­ro, a cor­to pla­zo, pa­sa inexo­ra­ble­men­te por abrir­nos ca­mino en el ex­te­rior. En un con­tex­to don­de las in­ge­nie­rías nos ve­mos abo­ca­das a eje­cu­tar ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de empleo y a adel­ga­zar nues­tras em­pre­sas, las ad­mi­nis­tra­cio­nes con­ti­núan re­frac­ta­rias a abrir el gri­fo de la pla­ni­fi­ca­ción.

So­mos un sec­tor que, en épo­ca de cri­sis eco­nó­mi­ca, no te­ne­mos que que­dar en el ol­vi­do, ya que es aho­ra cuan­do los go­bier­nos tie­nen que pla­ni­fi­car ac­cio­nes pa­ra eje­cu­tar­las en el mo­men­to que las fi­nan­zas pú­bli­cas re­cu­pe­ren una mí­ni­ma ale­gría. Pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción, el cos­te de la in­ver­sión en in­ge­nie­ría es ca­si anec­dó­ti­ca –en torno al 5%– con re­la­ción al pre­cio to­tal de cual­quier in­fra­es­truc­tu­ra. An­te un mo­men­to crí­ti­co co­mo el ac­tual, ha­ce fal­ta que la ad­mi­nis­tra­ción nos apo­ye cuan­do des­de Asin­ca pe­di­mos lo que po­dría­mos lla­mar una ope­ra­ción de res­ca­te, co­sa que el Go­vern, den­tro de sus po­si­bi­li­da­des, pro­me­tió que ha­ría.

Si ha­bla­mos bá­si­ca­men­te de la Ge­ne­ra­li­tat es por­que em­pre­sas pú­bli­cas co­mo GI­SA, ACA, ATLL, Reg­sa, In­ca­sòl, Ci­mal­sa o FGC han si­do du­ran­te años el al­ma de nues­tras in­ge­nie­rías y aho­ra com­pro­ba­mos que, en el úl­ti­mo ejer­ci­cio, las li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas ca­ye­ron más de un 70% en re­la­ción con el 2010, un año en el que la cri­sis ya se ma­ni­fes­ta­ba con du­re­za. Las em­pre­sas pú­bli­cas han ne­ce­si­ta­do mu­cha in­ge­nie­ría y no­so­tros siem­pre he­mos res­pon­di­do. Aho­ra no nos pue­den de­jar so­los y ni ob­ser­var des­de le­jos el hun­di­mien­to del sec­tor. Las estadísticas no de­jan de ser re­ve­la­do­ras so­bre las di­fi­cul­ta­des con que nos to­ca con­vi­vir. Por to­das par­tes se ha­bla de los re­cor­tes de suel­do de los fun­cio­na­rios, de la sa­ni­dad y de la educación, pe­ro se ha­bla po­co de nues­tras em­pre­sas, to­das, sin ex­cep­cio­nes, obli­ga­das a re­du­cir su plan­ti­lla en un mí­ni­mo de un 15% e, in­clu­so, en un 30% de su sa­la­rio. La si­tua­ción que vi­vi­mos es dra­má­ti­ca y es fá­cil de en­ten­der que ha­ya in­ge­nie­ros que ha­gan la ma­le­ta y se va­yan al ex­tran­je­ro en bus­ca de nue­vas opor­tu­ni­da­des.

Las em­pre­sas, apar­te de re­ajus­tar las es­truc­tu­ras, tam­bién nos es­ta­mos in­ter­na­cio­na­li­zan­do a un rit­mo mu­cho más in­ten­so de lo que nun­ca hu­bié­ra­mos ima­gi­na­do. En las úl­ti­mas dé­ca­das, he­mos de­mos­tra­do en el mun­do que nues­tras em­pre­sas he­mos si­do ca­pa­ces de pro­yec­tar y di­ri­gir gran­des in­fra­es­truc­tu­ras via­rias y fe­rro­via­rias, así co­mo edi­fi­ca­cio­nes sin­gu­la­res. Se ha acu­mu­la­do mu­cho co­no­ci­mien­to en obra ci­vil, en me­dio am­bien­te, en edi­fi­ca­ción... Y no lo po­de­mos de­jar per­der por una si­tua­ción que es­pe­ra­mos que sea co­yun­tu­ral y re­ver­si­ble.

La ac­ti­tud de la Ge­ne­ra­li­tat, a pe­sar de no sa­tis­fa­cer nues­tros plan­tea­mien­tos, la po­de­mos en­ten­der, pe­ro nos cues­ta bas­tan­te más de asu­mir los in­cum­pli­mien­tos que se han he­cho des­de el Go­bierno cen­tral en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ras. Los 5.748 mi­llo­nes de eu­ros que pro­me­tió Ma­drid po­drían con­ver­tir­se en una au­tén­ti­ca bom­bo­na de oxí­geno pa­ra to­das aque­llas em­pre­sas de in­ge­nie­ría y cons­truc­to­ras que cen­tran su ac­ti­vi­dad en la obra pú­bli­ca y que aho­ra tra­ba­jan al ra­len­tí o han te­ni­do que to­mar me­di­das in­de­sea­das. De es­ta deu­da, en torno a los 280 mi­llo­nes de eu­ros se­rían pa­ra la in­ge­nie­ría y per­mi­ti­rían que no se per­die­ra más ta­len­to, que día a día se va más allá de nues­tras fron­te­ras.

Ya sa­be­mos que son tiem­pos de aus­te­ri­dad y que cual­quier ini­cia­ti­va de obra pú­bli­ca tie­ne que ser más que jus­ti­fi­ca­da, pe­ro es evi­den-

El pre­su­pues­to del 2012 del Go­vern y el pre­vis­to por el Es­ta­do só­lo de­jan mi­ga­jas pa­ra la in­ge­nie­ría ca­ta­la­na

te que que­dan múl­ti­ples re­tos pen­dien­tes, una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los cua­les es­tán re­la­cio­na­dos con las me­jo­ras fe­rro­via­rias. No te­ne­mos que de­jar que la cri­sis nos ha­ga ol­vi­dar que nues­tro país es am­bi­cio­so, bien si­tua­do es­tra­té­gi­ca­men­te, con un gran po­ten­cial y con unas in­fra­es­truc­tu­ras más que me­jo­ra­bles. Ha­bla­mos de red fe­rro­via­ria, pe­ro tam­bién po­dría­mos po­ner so­bre la me­sa ac­tua­cio­nes ineludibles en nues­tros puer­tos, ae­ro­puer­tos o ca­rre­te­ras.

A la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co, la cri­sis fi­nan­cie­ra y todos los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que se vi­ven es bueno que le ha­ga­mos fren­te de una ma­ne­ra de­ci­di­da y con la co­rres­pon­sa­bi­li­dad ne­ce­sa­ria. Sin em­bar­go, es evi­den­te que nues­tro país no se pue­de de­te­ner y que la in­ver­sión en una obra pú­bli­ca rea­lis­ta, ale­ja­da de los pro­yec­tos fa­raó­ni­cos, es cla­ve pa­ra reactivar la economía y no per­der la com­pe­ti­ti­vi­dad pro­pia de un país ade­lan­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.