Un de­cre­to in­su­fi­cien­te

La qui­ta de­be­ría es­tar en fun­ción de lo que fal­ta pa­gar

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - An­na Ci­re­ra

El pa­sa­do 10 de mar­zo se pu­bli­có en el BOE el real de­cre­to ley 6/2012, de 9 de mar­zo, de me­di­das ur­gen­tes de pro­tec­ción de deu­do­res hi­po­te­ca­rios sin re­cur­sos. An­te to­do, en­tien­do que es­ta nor­ma na­ce con la in­ten­ción de ga­ran­ti- zar un de­re­cho fun­da­men­tal co­mo es el pre­vis­to en el ar­tícu­lo 47 de nues­tra Cons­ti­tu­ción y me­re­ce ser con­si­de­ra­da co­mo un gran avan­ce en el en­torno de cri­sis en el que nos en­con­tra­mos, pe­ro, creo, que po­dría ser me­jo­ra­da en los pun­tos que a con­ti­nua­ción se plan­tean:

1. La su­je­ción al có­di­go de bue­nas prác­ti­cas po­dría ser obli­ga­to- ria pa­ra las en­ti­da­des, con el fin an­te­rior­men­te ex­pues­to que per­si­gue la nor­ma, es­to es, ga­ran­ti­zar un de­re­cho fun­da­men­tal.

2. La exi­gen­cia de que se tra­te de un cré­di­to o prés­ta­mo que ca­rez­ca de otras ga­ran­tías, reales o per­so­na­les, es un re­qui­si­to po­co efec­ti­vo por cuan­to la ma­yo­ría de las per­so­nas que hoy es­tán en di­fi­cul­ta­des, re­qui­rie­ron de ava­les pa­ra con­se­guir ac­ce­der al cré­di­to hi­po­te­ca­rio. Ava­les que, por otra par­te, se exi­gían pa­ra ga­ran­ti­zar la con­ce­sión de un cré­di­to por el 100% o 120% del va­lor de ta­sa­ción, en oca­sio­nes, fue­ra de mer­ca­do y con cri­te­rios de ve­ri­fi­ca­ción de sol­ven­cia hoy su­pe­ra­dos.

3. Una de las me­di­das pre­vis­tas en el real de­cre­to con­sis­te en la po­tes­tad de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de ofre­cer a los deu­do­res una qui­ta so­bre el con­jun­to de su deu­da, lo cual me­re­ce ser con­si­de­ra­do de dis­tin­ta for­ma en fun­ción del pla­zo que que­da­re por cum­plir del cré­di­to hi­po­te­ca­rio.

Acor­de con ello, aque­llas hi­po­te­cas que tu­vie­ran un pla­zo de fi­na­li­za­ción cor­to a la fe­cha de so­li- ci­tud de es­tas me­di­das, de­be­rían ser ob­je­to de un tra­ta­mien­to dis­tin­to, in­ten­tan­do que el deu­dor, que es quien ha pa­ga­do la ma­yor par­te de la deu­da, fue­re el pro­pie­ta­rio del in­mue­ble.

4. Se es­ta­ble­ce, co­mo lí­mi­te pa­ra aco­ger­se a los be­ne­fi­cios de la nor­ma, un má­xi­mo de 200.000 eu­ros del pre­cio de ad­qui­si­ción, cuan­do de­be­ría de­cir del va­lor de la vi­vien­da.

5. Fi­nal­men­te, exi­gir in­tere­ses de mo­ra a es­te co­lec­ti­vo, tan per­ju­di­ca­do, no pa­re­ce una me­di­da muy ali­nea­da con los ob­je­ti­vos fi­na­les de la nor­ma, por cuan­to lo úni­co que se con­si­gue es au­men­tar la deu­da hi­po­te­ca­ria cu­yo pa­go es­tá in­ten­ta­do ser re­suel­to por fal­ta de me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.