La economía ver­de tam­bién lo pa­sa mal

En só­lo tres años, la fac­tu­ra­ción se du­pli­có, im­pul­sa­da por las exi­gen­cias am­bien­ta­les y las di­rec­ti­vas eu­ro­peas, pe­ro la ca­si to­tal de­pen­den­cia de las con­tra­tas pú­bli­cas las­tra su desa­rro­llo fu­tu­ro

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - An­to­nio Cerrillo

El sec­tor eco­nó­mi­co del me­dio am­bien­te es­ta­ba com­pues­to en España por 7.780 so­cie­da­des en el año 2009. Son las em­pre­sas que se de­di­can a la pre­ven­ción, mi­ti­ga­ción o co­rrec­ción de los im­pac­tos que crean las ac­ti­vi­da­des en los sis­te­mas na­tu­ra­les. Es­tas ac­ti­vi­da­des han lle­ga­do a re­pre­sen­tar ca­si el 3,8% del PIB en el 2008; pe­ro su­fren aho­ra la cri­sis con la mis­ma in­ten­si­dad que el res­to de la economía. La fuer­te de­pen­den­cia de la con­tra­ta­ción pú­bli­ca, la fal­ta de un te­ji­do in­dus­trial de py­mes sin­cro­ni­za­do con los gran­des gru­pos es­pa­ño­les in­ter­na­cio­na­les o la su­pre­sión de las pri­mas a las fuen­tes re­no­va­bles son al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les las­tres. Así lo di­ce un es­tu­dio de la Fun­da­ció Fò­rum Am­bien­tal.

La economía ver­de re­gis­tró en España una fuer­te ex­pan­sión en los úl­ti­mos años, pro­pul­sa­da por las exi­gen­cias le­ga­les y la apli­ca­ción de di­rec­ti­vas co­mu­ni­ta­rias des­ti­na­das a pro­te­ger el agua, los sue­los, el ai­re, los eco­sis­te­mas.

Só­lo en tres años, su fac­tu­ra­ción se du­pli­có y pa­só de los 19.942 mi­llo­nes de eu­ros, en el 2005, a los 46.606 mi­llo­nes, en el año 2008. Son da­tos que ilus­tran los prós­pe­ros ne­go­cios en los cam­pos de la ges­tión del agua y de los re­si­duos, la ener­gía, la con­sul­to­ría y la in­ge­nie­ría am­bien­tal, y la sen­si­bi­li­za­ción e in­ves­ti­ga­ción am­bien­tal.

Sin em­bar­go, el círcu­lo vir­tuo­so se trun­có en el año 2009, jus­to al­go des­pués del fre­na­zo ge­ne­ral que vi­vió la economía. Y en el año 2010, es­tos sec­to­res só­lo pu­die­ron re­sis­tir a du­ras pe­nas una co­yun­tu­ra muy ad­ver­sa. La fac­tu­ra­ción pa­só de los 40.405 mi­llo­nes, en el 2009, a los 40.355 mi­llo­nes de eu­ros en el 2010.

El es­tan­ca­mien­to tie­ne que ver so­bre to­do con la ca­si to­tal de­pen­den­cia de es­tas em­pre­sas de la con­tra­ta­ción de la obra pú­bli­ca. “El sub­sec­tor que ha su­fri­do una caí­da más drás­ti­ca ha si­do el de la sen­si­bi­li­za­ción, la educación am­bien­tal y la in­ves­ti­ga­ción, que han ba­ja­do en torno al 40% en­tre el 2008 y el 2010”, ex­pli­ca Lean­dro Barquín, di­rec­tor de la Fun­da­ció Fò­rum Am­bien­tal. Es­pe­cial­men­te acu­sa­do ha si­do el fre-

Fal­tan las py­mes con ba­se tec­no­ló­gi­ca que acom­pa­ñen a las gran­des em­pre­sas en los mer­ca­dos glo­ba­les

na­zo en los sec­to­res pú­bli­cos, las ac­ti­vi­da­des de­pen­dien­tes de los pre­su­pues­tos de las ad­mi­nis­tra­cio­nes so­cial y au­to­nó­mi­ca. “El des­cen­so en las ac­ti­vi­da­des de educación am­bien­tal es dra­má­ti­co y nos pa­sa­rá fac­tu­ra en el fu­tu­ro. De he­cho, es di­fí­cil pre­ver las con­se­cuen­cias que ten­drá”, des­ta­ca Lean­dro Barquín.

El 90% de las ven­tas de es­tas em­pre­sas se lle­van a ca­bo en España. Só­lo el 10% del ne­go­cio se desa­rro­lla fue­ra. Co­rres­pon­de a un pe­que­ño nú­me­ro de gran­des em­pre­sas que es­tán fuer­te­men­te in­ter­na­cio­na­li­za­das.

La em­pre­sa ti­po tie­ne una fac- tu­ra­ción de 5,1 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, y da tra­ba­jo a 43 em­plea­dos, de me­dia. Otro ele­men­to ca­rac­te­rís­ti­co es la ato­mi­za­ción, lo cual tie­ne efec­tos es­pe­cial­men­te per­ju­di­cia­les pa­ra todos.

Las ven­tas en el año 2010 se re­du­je­ron un 13,5% res­pec­to al año 2008, y la con­tra­ta­ción pú­bli­ca de las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al me­dio am­bien­te des­cen­dió un 20% en el pri­mer se­mes­tre del año 2010 res­pec­to al 2009.

La con­se­cuen­cia de to­do es­to es que al­gu­nas em­pre­sas han des­apa­re­ci­do, y otras han de­bi­do ten­der ha­cia una rá­pi­da in­ter­na­cio­na­li­za­ción, es­pe­cial­men­te en los mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, cu­yo desa­rro­llo es­tá te­nien­do un rit­mo ex­tra­or­di­na­rio gra­cias a las in­ver­sio­nes en su­mi­nis­tro de aguas, tra­ta­mien­to de re­si­duos y aho­ra fuen­tes re­no­va­bles (en Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Chi­le o Pe­rú). To­do es­to ha in­ten­si­fi­ca­do la vo­ca­ción de in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas es­pa­ño­las. Un ter­cer gru­po de em­pre­sas han en­ca­mi­na­do sus pa­sos ha­cia la par­ti­ci­pa­ción en pro­gra­mas de or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les y con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les en la UE. Ac­cio­na, Aben­goa, Ros Ro­ca, Se­ner y otras gran­des em­pre­sas han re­afir­ma­do su mi­ra­da ex­te­rior pa­ra com­pen­sar su es­tan­ca­mien­to en España en un mer­ca­do glo­bal.

El in­for­me sub­ra­ya las ca­ren­cias en los sis­te­mas de I+D. “Se ha­ce mu­cha in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca; te­ne­mos bue­nos equi­pos de tra­ba­jo y ex­ce­len­tes cen­tros tec­no­ló­gi­cos; pe­ro los in­ven­tos que se ha­cen no en­tran en el mer­ca­do. Hay in­ves­ti­ga­ción pa­ra la pu­bli­ca­ción, pe­ro no en­ca­ja con las ne­ce­si­da­des del sec­tor pri­va­do em­pre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.