‘Tormenta’ de pre­mios No­bel en Bar­ce­lo­na

El Consejo Cien­tí­fi­co de la Bar­ce­lo­na Gra­dua­te School of Eco­no­mics se reúne en la ca­pi­tal ca­ta­la­na pa­ra di­bu­jar las gran­des lí­neas de fu­tu­ro de la ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­na Ca­ba­ni­llas

Die­ci­nue­ve de los me­jo­res eco­no­mis­tas del mun­do, en­tre los cua­les se ha­lla­ban cin­co pre­mios No­bel, se han reuni­do es­te fin de se­ma­na en Bar­ce­lo­na. En efec­to, du­ran­te los úl­ti­mos tres días, fi­gu­ras de la economía de la ta­lla del nor­te­ame­ri­cano Ken­net Arrow –No­bel de Economía en el 1972 y con­si­de­ra­do uno de los eco­no­mis­tas más in­flu­yen­tes del si­glo XX– , el profesor de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge y No­bel en 1996, Ja­mes Mirrlees, o Ed­ward C. Pres­cott, que se lle­vó el No­bel en el 2004 por sus con­tri­bu­cio­nes a la ma­croe­co­no­mía di­ná­mi­ca, en­tre otros, se han pa­sea­do por las ca­lles de la ca­pi­tal ca­ta­la­na.

Pe­ro, ¿cuál ha si­do el mo­ti­vo de tal cóc­tel de ge­nios eco­nó­mi­cos? “Ase­so­rar y di­bu­jar la ho­ja de ru­ta que de­be se­guir la Bar­ce­lo­na Gra­dua­te School of Eco­no­mics (GSE) pa­ra con­ver­tir­se en una ins­ti­tu­ción de pri­me­ra lí­nea mun­dial en el pos­gra­do de ex­ce­len­cia y en la in­ves­ti­ga­ción de fron­te­ra en economía”, di­ce su pre­si­den­te, Ra­mon Ma­ri­mon. Es­tos gu­rús de la cien­cia eco­nó­mi­ca for­man par­te de la ins­ti­tu­ción, que ca­da dos años se reúnen pa­ra su­per­vi­sar su ca­li­dad cien­tí­fi­ca y mar­car el ca­mino que de­be se­guir. “La fuer­te im­pli­ca­ción de es­te ór­gano ase­sor, que se reúne por ter­ce­ra vez des­de la crea­ción de la Bar­ce­lo­na GSE en el año 2006, de­mues­tra, por un la­do, la con­fian­za que di­chos ex­per­tos tie­nen en la es­cue­la, mien­tras que por otro nos obli­ga a exi­gir­nos ca­da vez más y a tra­ba­jar día a día pa- ra po­der com­pe­tir con ins­ti­tu­cio­nes de la ta­lla de la Lon­don School of Eco­no­mics, o la Co­lum­bia Uni­ver­sity de Nue­va York”, aña­de Ma­ri­mon.

Lo cier­to es que los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por la pres­ti­gio­sa es­cue­la de economía bar­ce­lo­ne­sa en sus pri­me­ros cin­co años de an­da­du­ra son alen­ta­do­res. Con­si­de­ra­da ya co­mo el no­veno cen­tro del mun­do en pro­duc­ción cien­tí­fi­ca eco­nó­mi­ca, se­gún el ran­king bi­blio­mé­tri­co REPEC, la Bar­ce­lo­na GSE po­see un alum­na­do in­ter­na­cio­nal de pri­mer ni­vel. Lo ava­lan los 758 alum­nos de 75 na­cio­na­li­da­des que han pa­sa­do por sus au­las des­de su crea­ción.

“A pe­sar de la con­fu­sión que exis­te en España, no so­mos una bu­si­ness school, sino una es­cue­la que ofre­ce más­ters y pos­gra­dos es­pe­cia­li­za­dos en economía. No for­ma­mos a ges­to­res, sino a ana­lis­tas eco­nó­mi­cos al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos que se pue­dan in­cor­po­rar a ins­ti­tu­cio­nes co­mo, por ejem­plo, el Ban­co Mun­dial o la ONU”, apun­ta Eduard Va­llory, di­rec­tor de la Bar­ce­lo­na GSE. “Los re­qui­si­tos de ad­mi­sión en una es­cue­la de nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas

Des­de su crea­ción en el 2006, han pa­sa­do por sus au­las 758 alum­nos de 75 na­cio­na­li­da­des

son muy du­ros. El alum­na­do de­be acre­di­tar un co­no­ci­mien­to pro­fun­do y real de la economía y do­mi­nar el in­glés a la per­fec­ción, pues nues­tro gran ob­je­ti­vo es con­cen­trar el má­xi­mo ta­len­to en las au­las”, con­fir­ma el di­rec­tor.

X. CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.