EL IBEX SU­FRE POR LA FAL­TA DE CON­FIAN­ZA

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 - Jau­me Puig Ri­be­ra

Di­rec­tor ge­ne­ral de GVC Gaes­co Ges­tión Eco­no­mis­ta, ac­tua­rio y CEFA. Miem­bro de la jun­ta de In­ver­co­ca­ta­lun­ya

En los úl­ti­mos seis me­ses, las bol­sas han subido fuer­te­men­te. Des­de los mí­ni­mos del 12 de sep­tiem­bre, el Eu­ros­toxx 50 ha subido un 27%; el S&P 500, un 20%; el Nas­daq, un 23%, y el Nik­kei 225, un 17%. In­clu­so el re­za­ga­do Ibex 35 ha subido un 9%. Es­ta­mos pues en pleno rally al­cis­ta.

Pre­ci­san­do un po­co más, y to­man­do co­mo re­fe­ren­cia a Eu­ro­pa, es fá­cil ver que exis­te una gran di­fe­ren­cia de com­por­ta­mien­to en­tre los sec­to­res con­si­de­ra­dos cí­cli­cos –co­mo los in­dus­tria­les, au­to­mo­vi­lís­ti­cos, quí­mi­cos, ban­cos o se­gu­ros, que han te­ni­do subidas muy pro­nun­cia­das de en­tre un 27% y un 40%– y los sec­to­res con­si­de­ra­dos de­fen­si­vos –co­mo eléc­tri­cas, te­le­fo­nía, sa­lud o ali­men­ta­ción, que han te­ni­do subidas de en­tre un 10% y un 20%–.

Se tra­ta pues, emi­nen­te­men­te, de un rally cí­cli­co, ba­sa­do en las em­pre­sas cu­ya ac­ti­vi­dad de­pen­de bá­si­ca­men­te del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial. Tie­ne sen­ti­do, da­do que el mun­do no pa­ra de cre­cer: un 5,2%, en el 2010; un 3,8%, en el 2011, y un 3,3%, es­te año 2012, se­gún pre­vi­sio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Una for­ma sen­ci­lla de ejem­pla­ri­zar es­te fuer­te cre­ci­mien­to glo­bal es la pro­duc­ción mun­dial de co­ches. En el 2007, antes de la cri­sis de Leh­man Brot­hers, se fa­bri­ca­ron 53 mi­llo­nes de co­ches en el mun­do y, el año pa­sa­do, 60 mi­llo­nes, el má­xi­mo his­tó­ri­co. Es­te cre­ci­mien­to ha po­si­bi­li­ta­do, de for­ma ge­né­ri­ca, que las em­pre­sas ha­yan re­cu­pe­ra­do y su­pe­ra­do en mu­chos ca­sos las ci­fras de ven­tas, már­ge­nes y be­ne­fi­cios que te­nían en el 2007.

El rit­mo de re­cu­pe­ra­ción de las co­ti­za­cio­nes es­tá sien­do más len­to. Vis­tos los ba­jos múl­ti­plos de va­lo­ra­ción ac­tua­les con que co­ti­zan las em­pre­sas y los cre­ci­mien­tos que es­tas re­gis­tran, la ac­tual subida bur­sá­til de­be­ría ser úni­ca­men­te el co­mien­zo de una fase de nor­ma­li­za­ción de co­ti­za­cio­nes que de­be­ría tener con­ti­nui­dad a lo lar­go de los pró­xi­mos tres años. Es­ta­mos in­mer­sos en ple­na ope­ra­ción de re­cu­pe­ra­ción.

En lo que lle­va­mos de año, to­das las prin­ci­pa­les bol­sas mun­dia­les es­tán en ge­ne­ro­sos nú­me­ros ver­des. ¿To­das? No, el Ibex 35 ba­ja. Uno de los mo­ti­vos por los cua­les el Ibex es una ex­cep­ción en el mun­do es que la economía es­pa­ño­la tam­bién lo es, es­tá de he­cho de­cre­cien­do. En otros tér­mi­nos, en España se ma­tri­cu­la­ron el año pa­sa- do 0,81 mi­llo­nes de co­ches, la mi­tad de los 1,63 mi­llo­nes del 2007. Eso sí es con­tras­te. Es­te ar­gu­men­to se­ría vá­li­do pa­ra aque­llas em­pre­sas cu­yas ven­tas ra­di­ca­ran ín­te­gra­men­te en España, pe­ro las em­pre­sas que con­fi­gu­ran el ín­di­ce Ibex son al­ta­men­te ex­por­ta­do­ras. Lue­go, ¿por qué si­guen tan pre­sio­na­das por los in­ver­so­res? Por la mis­ma ra­zón que el di­fe­ren­cial del bono es­pa­ñol res­pec­to al ale­mán es su­pe­rior al del bono ita­liano pe­se a tener un ni­vel de deu­da so­bre el PIB mu­cho más ba­jo: por la fal­ta de con­fian­za de los in­ver­so­res en España.

La pro­ble­má­ti­ca in­mo­bi­lia­ria del sis­te­ma ban­ca­rio es­pa­ñol per­ma­ne­ce aún hoy se­miocul­ta y mien­tras no se ac­túe con trans­pa­ren­cia y no se ca­pi­ta­li­ce ade­cua­da­men­te el sis­te­ma ban­ca­rio se­gui­rán ha­bien­do res­tric­cio­nes de cré­di­to y per­pe­tuán­do­se una cri­sis muy par­ti­cu­lar, la de una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria mal vi­sio­na­da y peor re­suel­ta. La pro­ble­má­ti­ca ban­ca­ria aca­ba­rá tras­la­dán­do­se al sec­tor pú­bli­co. ¿Pue­de un in­ver­sor sen­tir­se tran­qui­lo cuan­do pa­ra que un ban­co se que­de otro el Es­ta­do de­be ga­ran­ti­zar que se ha­rá car­go de las pér­di­das que se con­ta­bi­li­cen en los pró­xi­mos diez años? ¿Tan­to tar­da­rán en

Las prin­ci­pa­les bol­sas mun­dia­les es­tán en ge­ne­ro­sos nú­me­ros ver­des en el 2012, pe­ro no el Ibex

aflo­rar las pér­di­das in­mo­bi­lia­rias en las cuen­tas de los ban­cos?

No es ca­sua­li­dad que mien­tras el sec­tor ban­ca­rio eu­ro­peo acu­mu­la fuer­tes al­zas en el año, del or­den del 16,4%, los ban­cos es­pa­ño­les es­tén en fuer­tes pér­di­das y que seis de los diez peo­res ban­cos del año sean es­pa­ño­les. La re­for­ma del sis­te­ma ban­ca­rio se ha di­se­ña­do de­ma­sia­do len­ta.

Si en agos­to del 2011 quien su­fría era quien te­nía ac­cio­nes, aho­ra quien su­fre es quien no las tie­ne, has­ta el pun­to de es­pe­rar una caí­da en la que com­prar; que no su­ce­de, por cier­to. Tras el pro­ce­so de su­ges­tión y gre­ga­ris­mo de ma­sas del pa­sa­do agos­to, que lle­vó a las co­ti­za­cio­nes a ni­ve­les fue­ra de to­da ra­cio­na­li­dad, los in­ver­so­res es­tán re­to­man­do el con­trol, cen­tran­do de nue­vo su aten­ción en el aná­li­sis de las em­pre­sas. Es­to im­pli­ca un es­ce­na­rio fu­tu­ro de fuer­tes subidas de las bol­sas. ¿Y los in­ver­so­res que man­tie­nen car­te­ras muy de­fen­si­vas? Que no de­ses­pe­ren, sus em­pre­sas su­birán en una fase pos­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.