Dis­fru­tar, el úni­co de­ber

A par­tir de 200.000 eu­ros se pue­de ad­qui­rir una vi­lla de lu­jo en Ba­li en di­ver­sos pun­tos cos­te­ros de la is­la

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - An­na Ca­ba­ni­llas Bond

Ba­ña­da por las aguas del océano Ín­di­co y del mar de Ja­va, ale­ja­da del rui­do mun­dano y las pri­sas que mar­can nues­tro ri­to dia­rio, quien pi­sa por pri­me­ra vez la es­me­ral­da Ba­li per­ma­ne­ce he­chi­za­do an­te sus con­tras­ta­dos en­can­tos na­tu­ra­les, la ex­tre­ma­da hos­pi­ta­li­dad de sus gen­tes y la ar­mo­nía que se res­pi­ra en ca­da uno de sus rin­co­nes. Sus pla­yas per­di­das, los ex­ten­sos cam­pos de arro­za­les que ta­pi­zan to­da la is­la, des­pren­dien­do una fra­gan­cia hú­me­da in­des­crip­ti­ble, y sus más de 50.000 tem­plos ha­cen de Ba­li un pa­raí­so te­rre­nal an­te el que na­die per­ma­ne­ce in­di­fe­ren­te.

No en vano, en la úl­ti­ma dé­ca­da, la de­no­mi­na­da is­la de los dio­ses se ha con­ver­ti­do en la me­ca de pe­re­gri­na­je de cen­te­na­res de per­so­nas de me­dio mun­do que bus­can ini­ciar una nue­va vi­da le­jos de la rui­do­sa ci­vi­li­za­ción. “So­bre to­do aus­tra­lia­nos, nor­te­ame­ri­ca­nos, bri­tá­ni­cos y ho­lan­de­ses que, tras ju­bi­lar­se, de­ci­den ins­ta­lar­se en Ba­li pa­ra dis­fru­tar de una vi­da sin pri­sas, don­de pue­dan ha­llar su paz in­te­rior, go­zan­do de un ni­vel de vi­da que en sus paí­ses de ori­gen ni so­ña­rían”, ex­pli­ca Jau­me Deu, un em­pre­sa­rio ca­ta­lán que, jun­to a otros dos so­cios, aca­ba de lan­zar la agen­cia Ka­ta­la­vi­llas­ba­li.com, de­di­ca­da al al­qui­ler de vi­llas pri­va­das de lu­jo en Sanur, unos de los pue­blos cos­te­ros más afa­ma­dos de Ba­li. “En Ba­li so­lo exis­te una obli­ga­ción dia­ria: dis­fru­tar. La is­la lo tie­ne to­do pa­ra ha­cer­lo: bue­nas pla­yas, una cli­ma­to­lo­gía en­vi­dia­ble du­ran­te to­do el año, una gran ofer­ta de res­tau­ra­ción y ocio, se­gu­ri­dad, así co­mo pre­cios muy ase­qui­bles pa­ra los oc­ci­den­ta­les”, aña­de Jau­me Deu.

La po­pu­la­ri­dad que ha ido ad­qui­rien­do la is­la de es­pí­ri­tu bu­dis­ta, que ha cau­ti­va­do a personajes co­mo Ju­lia Ro­berts o Ja­vier Bar­dem, ha pro­vo­ca­do que el pre­cio de las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias se ha­ya mul­ti­pli­ca­do por cua­tro en la úl­ti­ma dé­ca­da. “Aun­que si­gue sien­do muy ase­qui­ble”, ma­ti­za el em­pre­sa­rio. Tal co­mo se pue­de ob­ser­var en la pá­gi­na web de la agen­cia in­mo­bi­lia­ria Good Pro­perty Ba­li, por me­nos de 200.000 eu­ros se pue­de ad­qui­rir en la ac­tua­li­dad una vi­lla pri­va­da de 150 m2 con pis­ci­na en di­ver­sos pun­tos cos­te­ros de la is­la, co­mo Sanur, Se­min­yak o Jim­ba­ran.

No obs­tan­te, hay que tener en cuenta que Ba­li se ri­ge por las le­yes de la Re­pú­bli­ca de In­do­ne­sia, que im­po­si­bi­li­tan a los ex­tran­je­ros ac­ce­der a sue­lo del país en pro­pie­dad. “Lo úni­co que se pue­de ha­cer es un arren­da­mien­to a lar­go pla­zo, que te ga­ran­ti­za po­der be­ne­fi­ciar­te has­ta du­ran­te 50 años del te­rreno que has ad­qui­ri­do”, acla­ra Deu. Por ello, los ex­per­tos apun­tan el al­qui­ler co­mo la gran al­ter­na­ti­va pa­ra evi­tar pro­ble­mas bu­ro­crá­ti­co-le­ga­les.

En las pro­xi­mi­da­des de Be­du­gul, erigido so­bre el la­go Bra­tan, se en­cuen­tra el tem­plo Ulun Da­nu, uno de los más fa­mo­sos de la is­la, que es­tá de­di­ca­do a De­wi Da­nau, la dio­sa de las aguas

Des­de la te­rra­za de es­te res­tau­ran­te ubi­ca­do en el pue­blo de Am­la­pu­ra, el más gran­de de la cos­ta es­te de Ba­li, se pue­den ob­ser­var las me­jo­res pues­tas de sol de la is­la

En­cla­va­do en una gran ro­ca, en me­dio del océano Ín­di­co, se en­cuen­tra el tem­plo hin­dú Ta­nah Lot, si­tua­do a 20 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de Ba­li, Den­pa­sar, en las in­me­dia­cio­nes de Ke­di­ri

Con­si­de­ra­da co­mo la me­ca mun­dial del surf, Ba­li re­ci­be ca­da año de­ce­nas de sur­fis­tas que desafían a las olas en al­gu­nas de sus pla­yas más po­pu­la­res, co­mo Ku­ta o Sanur

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.