Amor por los de­ta­lles

El cui­da­do de la ilu­mi­na­ción, los ma­te­ria­les y los de­ta­lles mar­can la re­for­ma de es­ta vi­vien­da

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

Un pi­so cons­trui­do en el año 1992, en la Vi­lla Olím­pi­ca de Bar­ce­lo­na, de 150 m2 y una dis­tri­bu­ción clásica de cua­tro ha­bi­ta­cio­nes, que sus pro­pie­ta­rios desea­ban re­for­mar con el pro­pó­si­to de in­tro­du­cir un pe­que­ño des­pa­cho con ac­ce­so in­de­pen­dien­te que, a su vez y en un mo­men­to da­do, pu­die­ra in­te­grar­se a la vi­vien­da.

Es­te fue el en­car­go que re­ci­bió el ar­qui­tec­to Gian­ni Rug­gie­ro. “Es­ta, y otras pre­mi­sas de los usua­rios, mar­ca­ron la ló­gi­ca del pro­gra­ma y la nue­va dis­tri­bu­ción –di­ce–. Se pro­yec­tó una do­ble en­tra­da en el re­ci­bi­dor con ac­ce­so a la vi­vien­da por un la­do y al es­tu­dio por otro, es­te es­tu­dio se co­nec­ta a la sa­la de es­tar me­dian­te una puer­ta co­rre­de­ra y una ven­ta­na in­te­rior que, al abrir­se, per­mi­te una re­la­ción vi­sual en­tre am­bos es­pa­cios”.

El sa­lón co­me­dor ocu­pa la par­te cen­tral de la ca­sa y las puer­tas co­rre­de­ras, cons­trui­das en de­plo­yé la­ca­do al horno con vi­drio de­trás, de­fi­nen el nú­cleo a tra­vés del cual se ar­ti­cu­lan to­das las co­mu­ni­ca­cio­nes, a la vez que ac­túan co­mo un fil­tro a la vis­ta, al rui­do y a la luz.

Por exi­gen­cias del pro­gra­ma, la vi­vien­da de­bía aco­ger 27 me­tros li­nea­les de CD que se co­lo­ca­ron en el dis­tri­bui­dor que da pa­so a la zo­na de los dor­mi­to­rios, un dis­tri­bui­dor am­plio que pa­sa a ser al­go así co­mo una sa­la de mú­si­ca.

“En mis pro­yec­tos me gus­ta tra­ba­jar los es­pa­cios, pro­cu­ran­do que todos ten­gan sen­ti­do y que las fun­cio­nes se pue­dan so­la­par –di­ce Rug­gie­ro–. Tam­bién me gus­ta po­ner ven­ta­nas in­te­rio­res, que per­mi­ten la en­tra­da de la luz y ha­cen que los es­pa­cios se re­la­cio­nen de una for­ma di­fe­ren­te, co­mo es el ca­so de la ven­ta­na in­te­rior que co­mu­ni­ca el dor­mi­to­rio prin­ci­pal de es­ta vi­vien­da con el ba­ño”.

El amor por los de­ta­lles y la sen­si­bi­li­dad por la éti­ca de los ma­te­ria­les son tam­bién ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de los tra­ba­jos de Gian­ni Rug­gie­ro pre­sen­tes en es­ta re­for­ma, don­de una ma­de­ra sos­te­ni­ble, el bam­bú, se con­vier­te en la es­tre­lla de la ca­sa, re­sol­vien­do las puer­tas, las ven­ta­nas, los zó­ca­los, los can­tos, los per­fi­les, las li­bre­rías y el mo­bi­lia­rio, dan­do a su vez una cohe­ren­cia a to­do el con­jun­to. Pa­ra el pa­vi­men­to de la zo­na no-

GIAN­NI RUG­GIE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.