TA­LEN­TO GLO­BAL EN BAR­CE­LO­NA

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

De­cir que Bar­ce­lo­na es una ciu­dad cos­mo­po­li­ta no es apor­tar nin­gu­na no­ve­dad a la ciu­da­da­nía, pe­ro cuan­do di­go a al­guien que en Bar­ce­lo­na con­vi­ven más de 180.000 per­so­nas in­mi­gran­tes oc­ci­den­ta­les, es de­cir, per­so­nas na­ci­das en la UE y en EE.UU., nor­mal­men­te per­ci­bo ca­ras de in­cre­du­li­dad. Si a es­ta ci­fra es­ta­dís­ti­ca le aña­di­mos la de otras na­cio­na­li­da­des, po­de­mos con­cluir que el po­ten­cial de la co­mu­ni­dad ex­tran­je­ra en Bar­ce­lo­na es ex­tra­or­di­na­rio.

En mi opi­nión, es­te da­to es una ex­ce­len­te no­ti­cia pa­ra el fu­tu­ro de la ciu­dad. Por­que es de la in­ter­ac­ción en­tre culturas di-

En Bar­ce­lo­na con­vi­ven ac­tual­men­te más de 170.000 per­so­nas in­mi­gran­tes oc­ci­den­ta­les

ver­sas y en­tre di­fe­ren­tes for­mas de pen­sar que sur­gen ideas in­no­va­do­ras, nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y más fuer­za pa­ra lle­var­las a la prác­ti­ca.

Pre­ci­sa­men­te en Bar­ce­lo­na y Ca­ta­lun­ya te­ne­mos una his­to­ria real de ha­ce ca­si un si­glo y que úl­ti­ma­men­te, por su sig­ni­fi­ca­do, pro­cu­ro di­vul­gar. Se tra­ta de una his­to­ria po­co co­no­ci­da por la ciu­da­da­nía. La in­ter­ac­ción y el im­pul­so con­jun­to en­tre el doc­tor Pear­son (Mas­sa­chu­setts, 1861) y el in­ge­nie­ro ca­ta­lán Car­los Mon­ta­ñés per­mi­tie­ron que Bar­ce­lo­na y Ca­ta­lun­ya die­ran un gran salto en su desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial, ha­ce aho­ra un si­glo.

Por en­ton­ces Bar­ce­lo­na era una ciu­dad in­dus­trial con unos 600.000 ha­bi­tan­tes que que­ma­ba gran­des can­ti­da­des de car­bón pa­ra man­te­ner su rit­mo de cre­ci­mien­to. El tán­dem Pear­son-mon­ta­ñés fue el ar­tí­fi­ce de to­da una se­rie de in­no­va­cio­nes que sen­ta­ron las ba­ses de la nue­va gran Bar­ce­lo­na en la que vi­vi­mos. La más im­por­tan­te por su tras­cen­den­cia fue, sin du­da, la electrificación de la ciu­dad. Pe­ro tam­bién crea­ron la com­pa­ñía Bar­ce­lo­na Trac­tion, más co­no­ci­da co­mo La Ca­na­dien­se, que cons­tru­yó los tú­ne­les de Vall­vi­dre­ra a tra­vés de los cua­les los FF.CC. de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya hoy con­ti­núan unien­do Bar­ce­lo­na con el Va­llès. Tam­bién em­pe­za­ron a ur­ba­ni­zar lo que lle­ga­ría a ser la Flo­res­ta y, fi­nal­men­te, com­pra­ron las com- pa­ñías Tram­vies de Bar­ce­lo­na y Fe­rro­ca­rrils de Sa­rrià.

To­das es­tas in­no­va­cio­nes im­pli­ca­ban un ele­va­do con­su­mo de la no­ve­do­sa nue­va fuen­te de ener­gía, la elec­tri­ci­dad. Pa­ra ase­gu­rar el su­mi­nis­tro de la mis­ma, la Bar­ce­lo­na Trac­tion del doc­tor Pear­son cons­tru­yó cer­ca de Tremp la gran cen­tral hi­dro­eléc­tri­ca de Sant An­to­ni apro­ve­chan­do los des­ni­ve­les y el cau­dal del río No­gue­ra Pa­lla­re­sa.

Quie­ro ren­dir ho­me­na­je a es­te gran pro­fe­sio­nal ex­tran­je­ro, sin el cual Bar­ce­lo­na no se ha­bría desa­rro­lla­do con la pu­jan­za que lo hi­zo en los ini­cios del si­glo XX. Y tam­bién es jus­to re­co­no­cer el pa­pel del in­ge­nie­ro Car­los Mon­ta­ñés, quien con­ven­ció a Pear­son de que Bar­ce­lo­na era una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad don­de in­ver­tir, no só­lo re­cur­sos fi­nan­cie­ros, sino en co­no­ci­mien­tos, ta­len­to y ca­pa­ci­dad em­pren­de­do­ra.

Hoy en día, cuan­do pa­seo por la ca­lle y oi­go gen­te ha­blan­do en idio­mas di­ver­sos, pe­ro en ar­mo­nía con la ciu­da­da­nía lo­cal, sien­to que se han mul­ti­pli­ca­do las opor­tu­ni­da­des de que nue­vos tán­dems Pear­son-mon­ta­ñés im­pul­sen cam­bios es­pec­ta­cu­la­res en nues­tra so­cie­dad y en nues­tra economía que nos ayu­den a sen­tar las ba­ses de nues­tro fu­tu­ro.

Es en es­te sen­ti­do, ini­cia­ti­vas co­mo Bar­ce­lo­na In­ter­na­tio­nal Net­work (Bc­nin.com) pue­den ayu­dar a fa­vo­re­cer la in­ter­ac­ción y el en­ten­di­mien­to en­tre per­so­nas de culturas di­fe­ren­tes, con­vir­tien­do así, lo que a prio­ri es una di­fi­cul­tad en una gran opor­tu­ni­dad de desa­rro­llo y, por tan­to, de

Ha ha­bi­do nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas in­ver­so­ras y de em­pren­de­du­ría lle­va­das a ca­bo por los Pear­son del si­glo XXI

ne­go­cio pa­ra la ciu­dad, pa­ra sus ciu­da­da­nos y pa­ra su te­ji­do em­pre­sa­rial e in­dus­trial.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, gra­cias a es­ta fun­ción de in­ter­me­dia­ción, ha ha­bi­do nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas en el te­rreno de la in­ver­sión y la em­pren­de­du­ría lle­va­das a ca­bo por los Pear­son del si­glo XXI, que mu­chas ve­ces echan en fal­ta al Car­los Mon­ta­ñés que les ayu­de a na­ve­gar en el sis­te­ma ca­ta­lán. Áni­mo pues a pro­fe­sio­na­les e in­ver­so­res lo­ca­les a unir­se a es­ta ini­cia­ti­va apor­tan­do su co­no­ci­mien­to del mer­ca­do lo­cal y ayu­dan­do a ace­le­rar los pro­ce­sos de crea­ción de ri­que­za que tan­ta fal­ta nos ha­cen en es­ta cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.