Un pa­nel te­ñi­do de ro­jo

Cua­tro de ca­da cin­co va­lo­res del ín­di­ce es­pa­ñol re­gis­tran nú­me­ros ne­ga­ti­vos du­ran­te el 2012

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ser­gio He­re­dia

Las cons­truc­to­ras se des­com­po­nen: su­ce­de así des­de ya ha­ce ca­si un lus­tro. Rep­sol se ve con el agua al cue­llo en Ar­gen­ti­na. Los ban­cos an­dan en­fras­ca­dos en sus pro­ce­sos de ca­pi­ta­li­za­ción, ate­na­za­dos por su des­pro­por­cio­na­da ex­po­si­ción in­mo­bi­lia­ria y des­acre­di­ta­dos a ojos de la opi­nión pú­bli­ca. Endesa, tres cuar­tos de lo mis­mo a cau­sa de las co­rrec­cio­nes en las ta­ri­fas eléc­tri­cas. Te­le­fó­ni­ca su­fre el aco­so de sus com­pe­ti­do­res, muy cre­ci­dos...

El Ibex zo­zo­bra, azo­ta­do por las pe­no­sas vi­ci­si­tu­des que ex­pe­ri­men­tan bue­na par­te de sus va­lo­res. Las estadísticas son in­cier­tas, tan­to que España se en­cuen­tra en el ojo del hu­ra­cán. El ín­di­ce se ha te­ñi­do de ro­jo, y los ana­lis­tas se dan de bru­ces con la reali­dad: 29 de los 36 va­lo­res del Ibex se en­cuen­tran en ne­ga­ti­vo es­te año. Ale­ja­do de los 8.000 pun­tos –y a años luz de los ca­si 16.000 pun­tos de agos­to del 2007–, el ín­di­ce por­fía por man­te­ner­se en los 7.500 (más de la mi­tad que en­ton­ces), al­go que ni si­quie­ra ocu­rría en el fa­tí­di­co sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do los vai­ve­nes de los mer­ca­dos da­ban for­ma a la cri­sis de la eu­ro­zo­na. Si se ana­li­za a par­tir de su prin­ci­pal ín­di­ce bur­sá­til, España se des­cuel­ga. Y ya se sa­be que los mer­ca­dos di­cen mu­chas co­sas...

La es­ta­dís­ti­ca des­ve­la las cui­tas de la cons­truc­to­ra Sacyr Va­lleher­mo­so, el va­lor más de­pri­mi­do en es­te año. A es­tas al­tu­ras del 2012, ha per­di­do el 42,6% de su pe­so ini­cial, un por­cen­ta­je in­quie­tan­te. “Bue­na par­te de lo per­di­do vie­ne del año pa­sa­do –apun­ta Nuria Ál­va­rez, ana­lis­ta de Ren­ta 4–. A fi­na­les del 2011, Sacyr re­ven­día a Rep­sol YPF la mi­tad de sus par­ti­ci­pa­cio­nes en la pe­tro­le­ra, don­de con­ta­ba con el 20%”.

La ma­nio­bra fue rá­pi­da, im­pres­cin­di­ble pa­ra que la cons­truc­to­ra pu­die­ra re­fi­nan­ciar la com­pra de ac­cio­nes que ha­bía rea­li­za­do en el 2006. Fue rá­pi­da y, so­bre to­do, muy con­vul­sa. Al me­nos, a efec­tos es­ta­dís­ti­cos. “Con es­ta ven­ta, Sacyr hi­zo lim­pia de ba­lan­ces, se pre­pa­ró pa­ra par­tir de ce­ro, pe­ro se apun­tó mi­nus­va­lías –con­ti­núa Ál­va­rez–. Y el mer­ca­do no per­do­na”. El mer­ca­do no per­do­na, y ha caí­do so­bre la cons­truc­to­ra con to­do su pe­so. “En reali­dad, creo que la es­tá pe­na­li­zan­do ex- ce­si­va­men­te. Por­que des­de es­ta úl­ti­ma ma­nio­bra, lo cier­to es que su es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra ha me­jo­ra­do. Aho­ra, Sacyr se en­cuen­tra re­la­ti­va­men­te có­mo­da. Con el tiem­po, sus ci­fras de­be­rían co­rre­gir­se”, di­ce Ál­va­rez.

El pro­ble­ma es el con­tex­to. La des­con­fian­za cam­pa a sus an­chas por Eu­ro­pa. España asus­ta. “Hoy por hoy, es el mu­ñe­co de fe­ria a quien todos dis­pa­ran”, di­ce An­to­nio Hor­mi­gos, ana­lis­ta de Mi­ra­baud. En Eu­ro­pa, abun­da la creen­cia de que los pe­ri­fé­ri­cos pue­den ha­cer des­ca­rri­lar al res­to de paí­ses de la eu­ro­zo­na.

Rep­sol, con pér­di­das del 22%, se pe­lea en Ar­gen­ti­na, un por­cen­ta­je muy pe­que­ño de su ne­go­cio (ape­nas del 3%), pe­ro muy rui­do-

Aun­que su es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra me­jo­ra, la cons­truc­to­ra Sacyr arras­tra mi­nus­va­lías del pa­sa­do

so me­diá­ti­ca­men­te. “Ar­gen­ti­na tie­ne pro­ble­mas de ba­lan­za co­mer­cial. Su­fre di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros –di­ce Na­ta­lia Agui­rre, ana­lis­ta de Ren­ta 4–. De mo­do que al­gu­nas com­pa­ñías ins­ta­la­das allí re­ci­ben pre­sio­nes des­de el Go­bierno y las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les”.

Ar­gen­ti­na di­ce que Rep­sol no in­vier­te lo su­fi­cien­te en el país. La con­se­cuen­cia de to­do ello es la re­ti­ra­da de li­cen­cias y la ame­na­za de na­cio­na­li­za­cio­nes, in­ter- ven­ción re­cu­rren­te en La­ti­noa­mé­ri­ca. “Y la can­ce­la­ción de li­cen­cias de po­zos ya ha em­pe­za­do”, re­cuer­da Agui­rre.

El in­ten­so rui­do me­diá­ti­co man­tie­ne a Rep­sol aco­go­ta­da. La pe­tro­le­ra ne­ce­si­ta so­cios en el país. Se­ría la me­jor ma­ne­ra de com­par­tir ries­gos y de es­cu­dar­se de las pre­sio­nes del Go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez. “El va­lor de las ac­cio­nes de Rep­sol ya es­tá ba­jo –di­ce Agui­rre–. Pe­ro mien­tras no ce­da la pre­sión ar­gen­ti­na, es di­fí­cil que se re­cu­pe­re. En to­do ca­so, es via­ble que es­to ocu­rra a me­dio pla­zo”.

En es­te es­ce­na­rio, la po­si­ción de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras (hay ocho en el ín­di­ce) ayu­da en po­co, o en na­da. La ma­yo­ría de ellas re-

Sal­vo el San­tan­der, más ti­bio, to­das las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras su­fren pér­di­das pró­xi­mas a dos dí­gi­tos

gis­tra pér­di­das de dos dí­gi­tos, con la ex­cep­ción del San­tan­der, más ti­bio. “Pe­se a que en fe­bre­ro se apro­bó el real de­cre­to de sa­nea­mien­to del sec­tor, los mer­ca­dos no se lo han creí­do –di­ce Ál­va­rez–. El sec­tor in­mo­bi­lia­rio opi­na que las exi­gen­cias de sa­nea­mien­to son in­su­fi­cien­tes y los mer­ca­dos opi­nan que el ries­go exis­te”. El sec­tor es­tá muy de­bi­li­ta­do, se atis­ban po­cas ale­grías en el ho­ri­zon­te, la ta­sa de mo­ro­si­dad se­gui­rá cre­cien­do. “Con tan­to ajus­te pen­dien­te, el cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co en España es pa­ra echar­se a tem­blar, por mu­cho que los ban­cos se es­fuer­cen por ha­cer to­do aque­llo que se les pi­de, des­de re­ca­pi­ta­li­zar­se has­ta apro­vi­sio­nar­se”.

Las es­ca­sas no­ti­cias po­si­ti­vas pro­ce­den de Gri­fols y de AIG, con ga­nan­cias su­pe­rio­res al 20%. Aun­que los ana­lis­tas lle­van una se­ma­na ad­vir­tien­do de que Gri­fols em­pie­za a ago­tar su re­co­rri­do (ha ga­na­do un 25% es­te año y un 55% des­de no­viem­bre pa­sa­do), la com­pa­ñía de he­mo­de­ri­va­dos se ha man­te­ni­do ra­zo­na­ble­men­te es­ta­ble en los úl­ti­mos días, con­se­cuen­cia de ha­ber he­cho bien las co­sas: a prin­ci­pios de año, la fir­ma lo­gra­ba una re­duc­ción en los ti­pos de in­te­rés de su deu­da tras amor­ti­zar­la vo­lun­ta­ria­men­te por 240 mi­llo­nes de eu­ros. No­mu­ra, la pri­me­ra co­rre­du­ría ja­po­ne­sa, man­tie­ne a Gri­fols en­tre los diez gran­des va­lo­res pa­ra com­prar.

MARC ARIAS

Víc­tor Grí­fols, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Gri­fols, el me­jor va­lor del Ibex en lo que lle­va­mos del 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.