Aus­te­ri­dad ‘ma­de in Ger­many’

Más de dos mi­llo­nes de fun­cio­na­rios pú­bli­cos con­si­guen un au­men­to del 6,5% en dos años

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Manuel Es­ta­pé Tous / Rafael Poch

Por si al­guien cre­yó las pré­di­cas de An­ge­la Mer­kel so­bre la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de mo­de­rar los sa­la­rios, de li­gar su evo­lu­ción a la pro­duc­ti­vi­dad y no a la in­fla­ción, Ale­ma­nia ha vuel­to a re­cor­dar­nos que, co­mo cu­na de la economía so­cial de mer­ca­do, cuenta con sin­di­ca­tos po­de­ro­sos y una lar­ga his­to­ria de lu­chas en pos de una me­jor ca­li­dad de vi­da. La su­pues­ta aus­te­ri­dad pru­sia­na, el lu­te­ra­nis­mo mi­li­tan­te de An­ge­la Mer­kel han sal­ta­do por los ai­res des­de los go­bier­nos lo­ca­les que go­bier­nan ma­yo­ri­ta­ria­men­te.

Por­que, no hay que ol­vi­dar­lo, Mer­kel nos ha im­pues­to unas ta­blas de la ley en for­ma de pac­to del Euro –des­vin­cu­lar los sa­la­rios de la in­fla­ción, li­gar­los a la pro­duc­ti­vi­dad– y, en el ám­bi­to pre­su­pues­ta­rio, una ce­sión de so­be­ra­nía en for­ma de aus­te­ri­dad per­pe­tua ha­cia el nue­vo tó­tem: el equi­li­brio fis­cal. Mer­kel cree en la pre­des­ti­na­ción y tam­bién en la jus­ti­fi­ca­ción por la fe co­mo vía ha­cia la sal­va­ción. Y los enanos le han sa­li­do res­pon­do­nes pre­ci­sa­men­te en la fun­ción pú­bli­ca.

Se tra­ta de un acuer­do sa­la­rial a dos años, pa­ra más de dos mi­llo­nes de fun­cio­na­rios y tra­ba­ja­do­res de ser­vi­cios pú­bli­cos, que in­clu­ye un in­cre­men­to sa­la­rial del 6,3%. Des­pués de una ca­de­na de huel­gas con mu­cho apo­yo, las ne­go­cia­cio­nes en­tre el Es­ta­do fe­de­ral y las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les con los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les han de­ci­di­do un pri­mer au­men­to del 3,5% con efec­tos des­de el pri­me­ro de mar­zo, una ac­tua­li­za­ción del 1,5% a par­tir del pri­me­ro de enero del 2013 y un au­men­to gra­dual has­ta agos­to has­ta al­can­zar el ci­ta­do 6,3%. En mar­zo, la in­fla­ción ale­ma­na ron­da­ba el 2,1%. La reivin­di­ca­ción es mo­de­ra­da si se res­ta in­fla­ción y la ma­yor pro­duc­ti­vi­dad: se que­da en un 2,3%. El 3,3% ofre­ci­do ini­cial­men­te en dos años (1,7% anual) que­da­ba por de­ba­jo de la in­fla­ción y sig­ni­fi­ca­ba man­te­ner el re­tro­ce­so.

Des­pués de cua­tro se­sio­nes ne­go­cia­do­ras y una úl­ti­ma de cua­ren­ta ho­ras, el acuer­do ha si­do ca­li­fi­ca­do de “his­tó­ri­co” y de “éxi­to ro­tun­do” por los ob­ser­va­do­res, que re­cuer­dan que los sin­di­ca­tos em­pe­za­ron reivin­di­can­do un au­men­to del 6,5%, des­pués de que su po­der ad­qui­si­ti- vo ba­ja­se un 0,3% en el 2011 al tiem­po que los tra­ba­ja­do­res de la pu­jan­te in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca ob­te­nían in­cre­men­tos sa­la­ria­les del 6%, que es­te año se han re­pe­ti­do en un cli­ma de eu­fo­ria por los be­ne­fi­cios ré­cord de la in­dus­tria con en­tre­gas a cuenta de can­ti­da-

El fuer­te se­gui­mien­to de las huel­gas de ad­ver­ten­cia con­di­cio­nó las ne­go­cia­cio­nes en el sec­tor pú­bli­co

des li­nea­les pa­ra re­com­pen­sar a los tra­ba­ja­do­res antes de ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes sa­la­ria­les.

Si per­mi­ten un pe­que­ño pa­rén­te­sis ma­cro­eco­nó­mi­co, es­tos in­cre­men­tos sa­la­ria­les son la evo­lu­ción ne­ce­sa­ria pa­ra re­du­cir los des­equi­li­brios ex­ter­nos den­tro de la zo­na euro y más pro­sai­ca­men­te pa­ra que au­men­ten las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las a Ale­ma­nia (o el tu­ris­mo ale­mán a España). Por su re­per­cu­sión en el des­equi­li­brio ge­ne­ral de la eu­ro­zo­na, la mo­de­ra­ción sa­la­rial ale­ma­na ha si­do mu­cho más que un te­ma ale­mán. En­tre el 2000 y el 2009 los sa­la­rios ca­ye­ron un 4,5% en Ale­ma­nia, mien­tras subían en el res­to del con­ti­nen­te: un 15% en Fran­cia y en­tre el 25% y el 35% en España, Por­tu­gal, Gre­cia, e Ita­lia. El re­sul­ta­do fue un im­por­tan­te au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad de los pro­duc­tos ale­ma­nes, que ga­na­ron una ma­yor cuo­ta de mer­ca­do en Eu­ro­pa a cos­ta de sus so­cios eu­ro­peos. El re­tro­ce­so sa­la­rial ha con­ti­nua­do en los úl­ti­mos años de cre­ci­mien­to. De ahí, la com­ba­ti­vi­dad de las ba­ses sin­di­ca­les por­que todos los ob­ser­va­do­res coin­ci­den en que el re­sul­ta­do só­lo se ex­pli­ca por el éxi­to de las huel­gas de ad­ver­ten­cia de las dos úl­ti­mas se­ma­nas de mar­zo.

El 26 de mar­zo, todos los gran­des ae­ro­puer­tos re­gis­tra­ron per­tur­ba­cio­nes por huel­ga. Frankfurt, el prin­ci­pal de ellos, anu­ló unos 400 de sus 1.300 vue­los dia­rios. La pro­tes­ta for­ma­ba par­te de la ola de “huel­gas de ad­ver­ten­cia” lan­za­da es­ca­lo­na­da­men­te por el sin­di­ca­to de la fun­ción pú­bli­ca Ver­di.

El (te­mi­do) mi­nis­tro de Ha­cien­da, Wolf­gang Schäu­ble, ha de­cla­ra­do que “es un re­sul­ta­do que va has­ta el lí­mi­te ex­tre­mo de lo que pue­den ofre­cer el Go­bierno fe­de­ral y las en­ti­da­des lo­ca­les, pe­ro a fin de cuen­tas se tra­ta de un re­sul­ta­do ra­zo­na­ble”.

Pa­ra en­ten­der el mer­ca­do la­bo­ral ale­mán, hay que sa­ber que su po­bla­ción ac­ti­va de­cre­ció un 2,9% en­tre 1998 y el 2008, lo que ex­pli­ca en par­te el des­cen­so del pa­ro y una si­tua­ción de pleno empleo en mu­chos sec­to­res y re­gio­nes. Por eso el sin­di­ca­to del me­tal, el ma­yor de Eu­ro­pa con 3,5

El Bun­des­bank ha mos­tra­do su in­quie­tud y pi­de que el acuer­do no sir­va de pa­trón en otros sec­to­res

mi­llo­nes de afi­lia­dos, bus­ca un au­men­to del 6,5%. To­do es­to preo­cu­pa al pre­si­den­te del Bun­des­bank, Jens Weid­mann, que no ha tar­da­do en de­cir que el acuer­do de la fun­ción pú­bli­ca no de­be “ser­vir de pa­trón pa­ra otros sec­to­res, de­be va­lo­rar­se apar­te”.

MIE BRINK­MANN / AP

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Wolf­gang Schäu­ble, la se­ma­na pa­sa­da en la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.