Drag­hi y el sím­bo­lo pru­siano

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ale­ma­nia si­gue acos­tum­brán­do­se a que sea un ita­liano el en­car­ga­do de ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad del po­der ad­qui­si­ti­vo del euro. Ma­rio Drag­hi, por su par­te, tra­ba­ja en Frankfurt y Ale­ma­nia ha cre­ci­do un 3% en el 2011. Y pa­ra ven­der su ima­gen re­cu­rrió al sen­sa­cio­na­lis­ta Bild el pa­sa­do 22 de mar­zo pa­ra, ni más ni me­nos, que atri­buir a “Pru­sia co­mo buen sím­bo­lo pa­ra la más im­por­tan­te mi­sión del BCE: de­fen­der la es­ta­bi­li­dad de pre­cios y pro­te­ger el aho­rro eu­ro­peo”. (Quien di­ce Pru­sia, di­ce Bis­marck y se asus­ta). De nue­vo, un go­ber­na­dor de ban­co cen­tral per­dien­do una oca­sión de ce­rrar la bo­ca por­que la cre­di­bi­li­dad y es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria son fru­to del mar­co, di­vi­sa de una economía so­cial de mer­ca­do y de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca: na­da que ver con el ab­so­lu­tis­mo de Bis­marck, la abo­li­ción del par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta de 1878 a 1890 y otros desas­tres que no de­ben acom­ple­jar a quie­nes por aquel en­ton­ces se con­for­ma­ban con tur­nar en­tre Cá­no­vas y Sagasta. Hoy, el com­ba­te en las elec­cio­nes fran­ce­sas se des­pla­za con­tra la “aus­te­ri­cra­cia”, el po­der om­ní­mo­do de la aus­te­ri­dad. Por ello, mu­chos creen que unos in­cre­men­tos sa­la­ria­les sus­tan­cio­sos en Ale­ma­nia se­rían la me­jor apor­ta­ción de Ber­lín a la re­ce­sión eu­ro­pea. Bas­ta­ría, di­cen, con que los au­men­tos se acer­ca­ran a ese 9%, que se han asig­na­do en el 2011 los di­rec­ti­vos de las prin­ci­pa­les em­pre­sas ale­ma­nas del ín­di­ce bur­sá­til DAX de la éli­te em­pre­sa­rial ger­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.