LA AL­TA TEN­SIÓN Y LA COHE­REN­CIA

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Ha­ce po­cos días un edi­to­rial de es­te dia­rio re­mar­ca­ba el he­cho de que el pri­mer mi­nis­tro del Go­bierno de Ita­lia, Ma­rio Mon­ti, re­nun­cia­ba a la can­di­da­tu­ra pa­ra al­ber­gar los Jue­gos Olím­pi­cos en Ro­ma en el 2020 a cau­sa de la si­tua­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca y el vo­lu­men de in­ver­sio­nes que ha­cer. El mis­mo edi­to­rial re­co­men­da­ba a las au­to­ri­da­des de Ma­drid y de Bar­ce­lo­na que re­fle­xio­na­ran so­bre sus pro­pues­tas olím­pi­cas pa­ra unos Jue­gos Olím­pi­cos y unos Jue­gos de In­vierno, res­pec­ti­va­men­te, en fe­chas pró­xi­mas a las anun­cia­das por los Jue­gos de Ro­ma.

Es­ta vi­sión jui­cio­sa del pri­mer mi­nis­tro Mon­ti nos ha he­cho re­cor­dar la des­afor­tu­na­da re­co­men­da­ción que hi­zo a los go­bier­nos del Es­ta­do es­pa­ñol y del Es­ta­do fran­cés en re­la­ción con el ten­di­do eléc­tri­co de in­ter­co­ne­xión en­tre am­bos es­ta­dos, la cons­truc­ción de una lí­nea so­te­rra­da.

Es su­fi­cien­te­men­te evi­den­te la ne­ce­si­dad de au­men­tar los puen­tes de in­ter­co­ne­xión en­tre España y Fran­cia, de lo con­tra­rio la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca que­da­ría co­mo una is­la ener­gé­ti­ca en re­la­ción con el res­to de Eu­ro­pa. De he­cho, la UE re­co­mien­da la exis­ten­cia de una ca­pa­ci­dad de in­ter­cam­bio que sea el 10% de la po­ten­cia eléc­tri­ca ins­ta­la­da. Ac­tual­men­te, en el ca­so de España con Fran­cia, es­ta ca­pa­ci­dad só­lo es del 3%.

Es­ta ne­ce­si­dad de in­ter­cam­bio se ex­pli­ca hoy por la exis­ten­cia en el Es­ta­do es­pa­ñol de una po­ten­cia ins­ta­la­da muy im­por­tan­te en ener­gías re­no­va­bles: eó­li­ca, ter­mo­so­lar y fo­to­vol­tai­ca, del or­den de dos ve­ces la po­ten­cia má­xi­ma de­man­da­da, y en el Es­ta­do fran­cés por el pe­so im­por­tan­te de la pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad de ori­gen nu­clear.

En la lo­ca­li­za­ción de los puen­tes de in­ter­co­ne­xión hay que tener en cuenta aque­llos te­rri­to­rios, con­su­mi­do­res de ener­gía eléc­tri­ca y con ba­ja ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va, co­mo son las co­mar­cas de la de­mar­ca­ción de Gi­ro­na. En es­te ca­so, la lí­nea per­mi­ti­rá tam­bién re­for­zar el su­mi­nis­tro en el te­rri­to­rio y ase­gu­rar la efi­cien­cia. Tam­bién ga­ran­ti­za­rá la ali­men­ta­ción del tren de gran ve­lo­ci­dad, Bar­ce­lo­na-per­pi­ñán.

Es­tas lí­neas de in­ter­co­ne­xión se cons­tru­yen en 400 kv (ki­lo­vol­tios) de ten­sión y en es­te ca­so su ca­pa­ci­dad de trans­por­te se­rá de unos 2800 Mw(me­ga­va­tios). No son di­fe­ren­tes de las gran­des lí­neas de trans­por­te de ener­gía que lle­van la elec­tri­ci­dad des­de los cen­tros de pro­duc­ción a las áreas de con­su­mo. En Ca­ta­lun­ya las po­de­mos ver, en­tre mu­chos otros lu­ga­res, en la Con­ca de Barberà, cer­ca del Mo­nes­tir de Po­blet; son las lí­neas que unen las cen­tra­les de As­có y Me­qui­nen­za con el área de Bar­ce­lo­na

La lí­nea de in­ter­co­ne­xión, con­cre­ta­men­te en­tre el mu­ni­ci­pio de San­ta Llo­gaia d’àl­gue­ma, en el Em­por­dà, y el pue­blo de Bai­xàs, en el Ros­se­lló, se ha de­ci­di­do que sea una lí­nea so­te­rra­da. Es­ta lí­nea que se em­pie­za a cons­truir, vis­ta su lon­gi­tud, unos 65 ki­ló­me­tros, exi­ge la con­ver­sión a co­rrien­te con­ti­nua en vez de la co­rrien­te al­ter­na­ti­va ha­bi­tual. La ins­ta­la­ción con­ta­rá, por tan­to, con dos cen­tros de con­ver­sión, de co­rrien­te al­ter­na­ti­va a con­ti­nua al inicio, y uno de co­rrien­te con­ti­nua a al­ter­na­ti­va al fi­nal del tra­mo so­te­rra­do. No tie­ne nin-

El cos­te de la lí­nea so­te­rra­da es de unos 700 mi­llo­nes de eu­ros, por los 70 mi­llo­nes de una lí­nea aé­rea

gún sen­ti­do des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co. Es sen­ci­lla­men­te un dis­pa­ra­te.

Es­tas ins­ta­la­cio­nes pue­den ser ade­cua­das por el su­mi­nis­tro a una is­la que ten­ga un dé­fi­cit per­ma­nen­te de pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad, un su­mi­nis­tro siem­pre en un so­lo sen­ti­do. Es un ejem­plo his­tó­ri­co el de la is­la de Gotland, en Sue­cia, rea­li­za­do en 1954. Tam­bién lo pue­den ser en el ca­so de ali­men­ta­ción en nú­cleos ur­ba­nos muy den­sos.

En el ca­so de la in­ter­co­ne­xión con Fran­cia, que ten­drá que po­der ir en am­bos sen­ti­dos se­gún la de­man­da de ener­gía, que sea so­te­rra­da y con una cos­to­sa con­ver­sión a co­rrien­te con­ti­nua, no es la so­lu­ción ade­cua­da téc­ni­ca­men­te. Ca­ta­lun­ya y España se­rán más is­la eléc­tri­ca y ha­bre­mos da­do pa­sos atrás en la cons­truc­ción del mer­ca­do eléc­tri­co eu­ro­peo.

Es bien cier­to que una lí­nea aé­rea tie­ne un im­pac­to am­bien­tal, ¿es que no lo tie­nen las au­to­pis­tas, el TGV y las mis­mas lí­neas, que con la mis­ma ten­sión, ac­tual­men­te pa­san cer­ca del Mo­nes­tir de Po­blet? ¿Se tendrán que so­te­rrar un día to­das las lí­neas?

Nos pre­gun­ta­mos tam­bién si han te­ni­do pre­sen­te los go­bier­nos de am­bos es­ta­dos que el cos­te de la lí­nea so­te­rra­da re­fe­ri­da es de unos 700 mi­llo­nes de eu­ros por los 70 mi­llo­nes de una lí­nea aé­rea. ¿Te­ne­mos tan­to di­ne­ro pa­ra gas­tar en un pro­yec­to que téc­ni­ca­men­te no es el más ade­cua­do? Son pre­gun­tas que nos ha­ce­mos los in­ge­nie­ros in­dus­tria­les de Ca­ta­lun­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.