Em­pren­der en la cin­cuen­te­na

Por ne­ce­si­dad o vo­ca­ción, fun­dar un ne­go­cio pro­pio es una op­ción no só­lo pa­ra los jó­ve­nes

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez Xa­vier Ri­ve­ro, em­pren­de­dor a los 51 años

Des­de el inicio de la cri­sis se ani­ma a los jó­ve­nes a em­pren­der pa­ra crear su pro­pio pues­to de tra­ba­jo. Pe­ro ¿y los no tan jó­ve­nes, con una in­ser­ción la­bo­ral ca­da vez más com­pli­ca­da? Por ne­ce­si­dad o por vo­ca­ción, ha­cer­se em­pren­de­dor pa­sa­da la cin­cuen­te­na no es ya una si­tua­ción tan iné­di­ta. Se­gún el Ser­vi­cio de Crea­ción de Em­pre­sas de la Cam­bra de Te­rras­sa, en torno al 15% de los em­pren­de­do­res tie­nen más de 50 años y el por­cen­ta­je se du­pli­ca si se ba­ja la edad has­ta los 45.

Se dis­tin­guen dos ti­pos de per­fi­les. “Por un la­do, per­so­nas que han si­do ex­pul­sa­das del mer­ca­do la­bo­ral y que, an­te las di­fi­cul­ta­des pa­ra re­co­lo­car­se, se plan­tean la idea de crear su pro­pio pues­to de tra­ba­jo”, ex­pli­ca Noè­lia Hur­ta­do, coor­di­na­do­ra de es­te ser­vi­cio de la Cam­bra de Te­rras­sa. El se­gun­do per­fil ti­po son di­rec­ti­vos que, lle­ga­dos a cier­ta edad, ven que por su re­co­rri­do pro­fe­sio­nal y su red de con­tac­tos pue­den crear su pro­pia em­pre­sa. Dos gran­des mo­ti­vos les em­pu­jan a ello, se­gún Hur­ta­do: “Al­gu­nos de­ci­den em­bar­car­se por­que tie­nen un pro­yec­to que les apa­sio­na, a me­nu­do re­la­cio­na­do con al­gu­na afi­ción”. Es­ta op­ción es ma­yo­ri­ta­ria en­tre los hom­bres. El se­gun­do mo­ti­vo, más común en­tre las mu­je­res, es que “el es­trés pro­pio del car­go di­rec­ti­vo les lle­va a plan­tear­se mon­tar su pro­pio ne­go­cio pa­ra vi­vir su vi­da pro­fe­sio­nal de for­ma más tran­qui­la y tener una me­jor con­ci­lia­ción, por ejem­plo, pa­ra cui­dar a sus pa­dres”, apun­ta Hur­ta­do.

Pe­ro los mo­ti­vos que lle­va a un pro­fe­sio­nal ma­du­ro a em­pren­der pue­den ser muy va­rio­pin­tos. “Al­gu­nos em­pren­die­ron de jó­ve­nes, no les fue bien y, años des­pués, de­ci­den que o lo in­ten­tan de nue­vo aho­ra o nun­ca –ex­pli­can Ele­na García Pont y Car­les Po­lo, con­sul­to­res de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal en Evo­lu­cio­na_t–. Otros tie­nen un mo­de­lo de ca­rre­ra que no en­ca­ja en una or­ga­ni­za­ción tra­di­cio­nal y só­lo se sien­ten có­mo­dos fun­dan­do su pro­pio ne­go­cio”.

Es­tos em­pren­de­do­res tie­nen una ven­ta­ja: en mu­chos ca­sos, ya no tie­nen que man­te­ner a sus hi­jos. Pe­ro tam­bién de­ben su­pe­rar obs­tácu­los. El pri­me­ro, in­terno: mu­chos du­dan si se­rán ca­pa­ces de triun­far a es­ta edad. La pre­sión del en­torno pue­de ser aún más du­ra: “Si em­pren­den tras un des­pi­do, la fa­mi­lia es­ta­ba acos­tum­bra­da a un sa­la­rio fi­jo y le cues­ta asu­mir que van a pa­sar qui­zá dos años sin in­gre­sos, con el con­se­cuen­te re­cor­te de gas­tos –ad­vier­ten Ele­na García Pont y Car­les Po­lo, de Evo­lu­cio­na_t–. Ade­más, a me­nu­do du­dan de la pro­pia ca­pa­ci­dad de su pa­re­ja o pa­dre co­mo fu­tu­ro em­pren­de­dor”. Eso pue­de mi­nar aún más la au­to­es­ti­ma del pro­ta­go­nis­ta, que de­be tra­ba­jar­se a fon­do antes de arran­car el pro­yec­to. ¿Y los amigos? “Mu­chos apo­yan al em­pren­de­dor –des­ta­ca Po­lo–, pe­ro por egoís­mo: pien­san que si le va bien al ami­go, lue­go po­drán su­bir­se ellos al ca­rro”.

BRU­CE LAU­REN­CE / GETTY IMAGES

En­tre las mu­je­res de cier­ta edad, una mo­ti­va­ción pa­ra em­pren­der es la bús­que­da de ho­ra­rios más fle­xi­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.