Un nue­vo con­sen­so

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ber­lín es la ca­pi­tal po­lí­ti­ca de Ale­ma­nia, Frankfurt su ca­pi­tal fi­nan­cie­ra, Karls­ruhe es la se­de del Tri­bu­nal Constitucional y en Wies­ba­den se en­cuen­tra to­do lo re­la­cio­na­do con la es­ta­dís­ti­ca... El fe­de­ra­lis­mo ger­mano es pro­fun­do y, vis­to des­de Ca­ta­lun­ya, bas­tan­te más sin­ce­ro que el de otros paí­ses. Y esa dis­per­sión, esa pro­xi­mi­dad con los di­fe­ren­tes rin­co­nes y te­rri­to­rios del país acen­túa el ai­re po­co cos­mo­po­li­ta del ca­pi­ta­lis­mo ale­mán. El Consejo de Ex­per­tos Eco­nó­mi­cos es un or­ga­nis­mo que se en­car­ga de pro­po­ner to­da cla­se de ini­cia­ti­vas al Go­bierno. Tie­ne su se­de en Wies­ba­den, por­que se nu­tre de la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial. “Aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do en un fon­do de res­ca­te al que trans­fe­ri­ría­mos la deu­da de los dis­tin­tos paí­ses por en­ci­ma del 60%”, ex­pli­ca uno de los eco­no­mis­tas del Consejo. “El ob­je­ti­vo se­ría de­vol­ver esa deu­da en un pla­zo de 25 años y al mis­mo tiem­po ha­cer pre­de­ci­bles los pro­ce­sos de in­sol­ven­cia pa­ra los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les”, co­men­ta. El pro­yec­to es­ta­rá so­bre la me­sa de An­ge­la Mer­kel en breve y, de ser apro­ba­do, ini­cia­rá su pe­ri­plo eu­ro­peo. Es la prue­ba de que Ale­ma­nia, a su ma­ne­ra, si­gue ade­lan­te en su di­se­ño pa­ra la eu­ro­zo­na. “Ale­ma­nia es­tá dis­pues­ta a ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra que las co­sas mar­chen en Eu­ro­pa”, afir­man es­tos mis­mos eco­no­mis­tas. Ale­ma­nia ha im­pues­to sus po­lí­ti­cas en la Unión Eu­ro­pea. La con- so­li­da­ción pre­su­pues­ta­ria de los paí­ses del sur; un pac­to fis­cal que exi­ge la re­duc­ción de la deu­da pú­bli­ca por de­ba­jo del 60% a un rit­mo que ga­ran­ti­za años de aus­te­ri­dad en la ma­yor par­te de paí­ses; el des­plie­gue de to­do un pa­que­te de san­cio­nes pa­ra aque­llos paí­ses que in­cum­plan... In­clu­so los re­cor­tes en la sa­ni­dad y en la educación son con­tem­pla­dos por al­gu­nos in­ter­lo­cu­to­res co­mo par­te de las re­ce­tas que de­ben adop­tar los paí­ses con­va­le­cien­tes. Es verdad que mu­chas de es­tas ini­cia­ti­vas –en par­ti­cu­lar la crea­ción y fi­nan­cia­ción de los fon­dos de res­ca­te– han si­do apro­ba­das por los ale­ma­nes a re­ga­ña­dien­tes, y son el re­sul­ta­do de la pre­sión cons­tan­te de Fran­cia, país al que le ha to­ca­do el des­agra­da­ble pa­pel de em­pu­jar a una lo­co­mo­to­ra ale­ma­na re­ti­cen­te sin re­ci­bir a cam­bio el re­co­no­ci­mien­to eu­ro­peo. Pe­ro hay quien ha­bla ya de un “con­sen­so ale­mán” pa­ra re­fe­rir­se al con­jun­to de re­glas in­sal­va­bles que han ema­na­do de es­ta cri­sis y la ci­ru­gía de hie­rro que se ha im­pues­to a los paí­ses deu­do­res. Na­tu­ral­men­te, los eco­no­mis­tas de Wies­ba­den lo ven de otro mo­do. “No tie­ne sen­ti­do que us­te­des ha­blen de más ayu­das y más sub­ven­cio­nes. Ale­ma­nia ya es­tá pa­gan­do. Es­tá pa­gan­do con la in­fla­ción que crea el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo con sus po­lí­ti­cas de ele­va­da li­qui­dez y los in­tere­ses ce­ro que pa­ga­mos a nues­tros aho­rra­do­res. Al BCE no lo eli­ge na­die, pe­ro con su po­lí­ti­ca es­tá efec­tuan­do ele­va­das trans­fe­ren­cias de di­ne­ro en­tre es­ta­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.