Los des­equi­li­brios del BCE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Si el BCE de­ja in­tran­qui­lo al Bun­des­bank, lo que de verdad le qui­ta el sue­ño al ban­co ale­mán es el ba­lan­ce del ban­co cen­tral eu­ro­peo, o más en con­cre­to, una par­ti­da que re­fle­ja el sal­do del me­ca­nis­mo de pa­gos en­tre los ban­cos cen­tra­les de la eu­ro­zo­na, tam­bién co­no­ci­do co­mo Tar­get 2. Has­ta el año 2007, en los me­ses pre­vios a la cri­sis de las hi­po­te­cas ‘sub­pri­me’, es­te epí­gra­fe del ba­lan­ce era ab­so­lu­ta­men­te des­co­no­ci­do pa­ra los me­dios. Y re­fle­ja­ba ci­fras in­sig­ni­fi­can­tes. En la me­di­da en que las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras en­tre paí­ses eran in­ter­me­dia­das por ban­cos co­mer­cia­les y el mer­ca­do in­ter­ban­ca­rio fun­cio­na­ba, el re­cur­so al BCE era mí­ni­mo. Con el es­ta­lli­do de la cri­sis, es­ta par­te del ba­lan­ce em­pe­zó a en­gor­dar. “No hay en eso nin­gu­na in­cohe­ren­cia. No hay na­da que dis­cu­tir”, ex­pli­ca Paul Mer­cier fren­te a una pi­za­rra en la que di­bu­ja el fun­cio­na­mien­to del eu­ro­sis­te­ma. Pe­ro el Bun­des­bank em­pe­zó a in­quie­tar­se a fi­na­les de fe­bre­ro, cuan­do esa par­ti­da ron­da­ba ya el me­dio bi­llón de eu­ros, el equi­va­len­te a un 20% del PIB de Ale­ma­nia. En el apar­ta­do de los deu­do­res se en­con­tra­ban –se en­cuen­tran– la ma­yor par­te de ban­cos cen­tra­les de paí­ses pe­ri­fé­ri­cos, allí don­de el ac­ce­so al cré­di­to es más di­fí­cil (en es­pe­cial Ita­lia, España e Ir­lan­da, por es­te or­den). Co­mo gran acree­dor, el Bun­des­bank y, en me­nor gra­do, los ban­cos cen­tra­les de los paí­ses “vir­tuo- sos”(ho­lan­da, Luxemburgo y Fin­lan­dia).

La irri­ta­ción por esa par­ti­da tie­ne un do­ble ori­gen. De una par­te “re­ve­la” a ojos ale­ma­nes que la im­pli­ca­ción del BCE en la con­ce­sión de cré­di­tos a los ban­cos más cas­ti­ga­dos de la zo­na euro es muy su­pe­rior a lo que quie­ren ad­mi­tir. Una prue­ba de car­go que aña­dir, pues, a la po­lí­ti­ca de Drag­hi al fren­te del BCE. Por eso Jens Weid­mann re­cla­mó, en uno de los con­se­jos del BCE, que se en­du­re­cie­ran las ga­ran­tías exi­gi­das a los ban­cos pa­ra la con­ce­sión de prés­ta­mos. Vis­to así, el pro­ble­ma del Tar­get 2 es otro sín­to­ma más de la dis­tan­cia en­tre la or­to­do­xia que ema­na del Bun­des­bank y la “crea­ti­vi­dad” del BCE.

Pe­ro el me­dio bi­llón de eu­ros del Tar­get 2 no es “un re­fle­jo de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria sui ge­ne­ris, sino de un res­ca­te en to­da re­gla”, es­cri­bían Hans Wer­ner Sinn, el pre­si­den­te del CE­SI­FO y Ti­mo Woll­mers­häu­ser en un ce­le­bra­do ar­tícu­lo, pa­ra quie­nes el BCE es­ta­ba re­sol­vien­do los pro­ble­mas de dé­fi­cit por cuenta co­rrien­te de de­ter­mi­na­dos paí­ses de la eu­ro­zo­na. En la me­di­da en que la po­si­ción deu­do­ra y acree­do­ra que­dan com­pen­sa­das en ba­lan­ce del ban­co re­gio­nal de la zo­na, ar­gu­men­tan, el pro­ble­ma pa­re­ce inexis­ten­te. Pe­ro, ¿qué ocu­rri­ría si uno de los paí­ses en po­si­ción deu­do­ra de­ci­die­ra aban­do­nar el euro? La hi­pó­te­sis, inexis­ten­te ha­ce tan só­lo dos años, ha desata­do el de­ba­te en los me­dios eco­nó­mi­cos ale­ma­nes. Y es asu­mi­da, de for­ma im­plí­ci­ta, por la ma­yor par­te de los eco­no­mis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.