EL PRIN­CI­PIO DE PAS­CAL

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Doc­tor en Economía (UB). Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros (IEAF) en Ca­ta­lun­ya

Cuan­do ob­ser­vo los mer­ca­dos de va­lo­res me vie­ne a la men­te las cla­ses de fí­si­ca de mi in­fan­cia. Re­cuer­do có­mo el profesor nos mos­tra­ba el prin­ci­pio de Pas­cal, for­mu­la­do en el si­glo XVII por el fí­si­co al que de­be su nom­bre, me­dian­te el cual la pre­sión ejer­ci­da en un lí­qui­do se trans­mi­te con la mis­ma fuer­za en to­das di­rec­cio­nes. Pa­ra de­mos­trar­lo uti­li­za­ba una es­pe­cie de ba­lón rí­gi­do con pe­que­ños agu­je­ros. Por la par­te su­pe­rior in­tro­du­cía agua y ejer­cía pre­sión pa­ra de­mos­trar que el agua sa­lía por todos los agu­je­ros con la mis­ma in­ten­si­dad.

Al­go si­mi­lar ocu­rre con el mer­ca­do de va­lo­res es­pa­ñol, que no ha­ce más que des­cen­der de­bi­do a los pro­ble­mas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, el al­to en­deu­da­mien­to (pú­bli­co y pri­va­do), el des­em­pleo y las ta­sas de cre­ci­mien­to ne­ga­ti­vas, en­tre otras pre­sio­nes. En lo que lle­va­mos de año, la bol­sa es­pa­ño­la es la que más pier­de de en­tre los gran­des mer­ca­dos de los paí­ses desa­rro­lla­dos, con caí­das su­pe­rio­res al 15%. De he­cho, es prác­ti­ca­men­te el úni­co mer­ca­do que es­tá en ne­ga­ti­vo.

Por el con­tra­rio, otros mer­ca­dos ob­tie­nen ren­ta­bi­li­da­des po­si­ti­vas de una cuan­tía pró­xi­ma a las caí­das de España: Ale­ma­nia mues­tra una re­va­lo­ri­za­ción de su bol­sa del 12%, EE.UU. del 10%, Ja­pón del 14% y Bra­sil del 11%. Es co­mo si la pre­sión so­bre la economía es­pa­ño­la ac­tua­se de for­ma si­mi­lar a lo enun­cia­do por el prin­ci­pio de Pas­cal so­bre el agua: la pre­sión ejer­ci­da so­bre España ha­ce caer nues­tra bol­sa en una mag­ni­tud si­mi­lar a la que suben otros mer­ca­dos.

Sin du­da, es­te pro­ce­so re­ver­ti­rá, pe­ro no lo ha­rá ni a cor­to ni a me­dio pla­zo. Más bien al con­tra­rio, pues es más pro­ba­ble que pue­da acen­tuar­se la caí­da a la vis­ta de la ac­tual si­tua­ción y de las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro.

Los pro­ble­mas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro si­guen sin re­sol­ver­se. Va­rias de las in­te­gra­cio­nes efec­tua­das han de­ve­ni­do en fa­lli­das, por lo que es­ta­mos en un nue­vo pro­ce­so de in­te­gra­ción que pre­ten­de sub­sa­nar los erro­res co­me­ti­dos. Mien­tras tan­to, la mo­ro­si­dad si­gue cas­ti­gan­do con fuer­za los ba­lan­ces de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y re­qui­rien­do im­por­tan­tes do­ta­cio­nes, ha­cien­do caer los re­sul­ta­dos has­ta ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos.

Creo que las fu­sio­nes pue­den so­lu­cio­nar al­gún ca­so, pe­ro no todos. No hay por qué pen­sar que lo que no so­lu­cio­nó un pro­ce­so de in­te­gra­ción antes, pue- da so­lu­cio­nar­lo aho­ra. Por ello, me preo­cu­pa es­pe­cial­men­te la so­lu­ción que pue­da im­pul­sar­se des­de los or­ga­nis­mos com­pe­ten­tes, es­pe­cial­men­te si es­ta lle­va­se apa­re­ja­do nue­vos car­gos con­tra las cuen­tas pú­bli­cas. A es­tas al­tu­ras, el ba­lan­ce pú­bli­co no pue­de en­ca­jar nue­vos gas­tos y, sin du­da, antes que ello se­ría me­jor asu­mir el cie­rre de las en­ti­da­des no via­bles. En es­to, apren­der de lo ocu­rri­do en Ir­lan­da pue­de ser de gran va­lor.

Con un sec­tor fi­nan­cie­ro dé­bil, el cré­di­to si­gue sin fluir ha­cia em­pre­sas y fa­mi­lias. Y la verdad no es só­lo que no lle­gue nue­vo cré­di­to, sino que de­sa­pa­re­ce el exis­ten­te. Só­lo en los dos pri­me­ros me­ses del pre­sen­te año, el cré­di­to dis­po­ni­ble pa­ra el sec­tor pri­va­do se re­cor­tó na­da me­nos que en 12.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Por lo que res­pec­ta al en­deu­da­mien­to pú­bli­co, pa­re­ce que por fin em­pie­zan a adop­tar­se me­di­das co­rrec­to­ras de ca­la­do. Só­lo es­pe­ro que el Go­bierno en­tien­da y re­cuer­de que la si­tua­ción es crí­ti­ca, y que an­te­po­ner otros in­tere­ses ter­mi­na pa­gán­do­se. Buen ejem­plo de ello es la len­ti­tud en la apro­ba­ción del pre­su­pues­to.

Sin em­bar­go, uno de los as­pec­tos más preo­cu­pan­tes es el cre­ci­mien­to. Aun­que to­da­vía no dis­po­ne­mos de da­tos de­fi­ni­ti­vos, nues­tras es­ti­ma­cio­nes in­di­ca­rían que, du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de es­te año, el PIB es­pa­ñol ha­bría pre­sen­ta­do una caí­da que, pro­yec­ta­da en tér­mi­nos anua­les, es­ta­ría por en­ci­ma del 1,75%. Es­to se­ría real­men­te una ma­la no­ti­cia, pues afec­ta­ría a nues­tro ob­je­ti­vo de dé­fi­cit co­mo con­se­cuen­cia de una me­nor re­cau­da­ción, de­bi­li­ta­ría aun más la si­tua­ción de nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro de­bi­do a un au­men­to de la mo­ra, con­so­li­da­ría el des­em­pleo, et­cé­te­ra.

Así las co­sas, la pre­sión so­bre nues­tra economía y, por tan­to, tam­bién so­bre nues­tro mer­ca­do

La pre­sión so­bre la economía con­ti­nua­rá a me­dio pla­zo por lo que no ca­be es­pe­rar bue­nos re­sul­ta­dos en bol­sa

de va­lo­res, con­ti­nua­rá en los pró­xi­mos me­ses, por lo que no ca­be es­pe­rar gran com­por­ta­mien­to de la bol­sa en el me­dio pla­zo.

Pe­ro per­mí­tan­me re­cor­dar­les que, “si la pre­sión no ha­ce que el ba­lón ex­plo­te” (y con­fío en que así sea), de­be­rá ce­der en su in­ten­si­dad. En ese mo­men­to, de­be­ría­mos re­cu­pe­rar, al me­nos, par­te del ca­mino per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.