Lu­jo de es­pa­cio ba­jo ve­tus­tas bó­ve­das

Los ar­qui­tec­tos Au­quer, Roselló y Prats re­con­vier­ten una ma­sía del XVII, fren­te a la pin­to­res­ca vi­lla de Cruï­lles, en una fun­cio­nal re­si­den­cia con un in­te­rior muy diá­fano

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Palarea

Pa­re­ce co­mo si la na­tu­ra­le­za y el hom­bre hu­bie­ran pac­ta­do du­ran­te si­glos pa­ra crear el bello cua­dro que se con­tem­pla des­de la ma­sía: el ar­mo­nio­so con­jun­to de la vi­lla medieval de Cruï­lles, en la que des­pun­tan la to­rre del ho­me­na­je del an­ti­guo cas­ti­llo y el cam­pa­na­rio de la igle­sia de San­ta Eu­là­lia. Al­re­de­dor, ver­des pra­dos sal­pi­ca­dos por flo­res pri­ma­ve­ra­les y cam­pos de cul­ti­vo de ce- real y fo­rra­je. Vi­sión que, con dis­tin­tos ma­ti­ces, se re­pi­te en otras zo­nas del afor­tu­na­do Em­por­dà.

Una bue­na par­te de las ca­si dos hec­tá­reas de te­rreno de la ma­sía for­ma par­te de es­te dul­ce pai­sa­je. Se tra­ta de un cam­po de fo­rra­je que, con las llu­vias, pre­su­me de un in­ten­so ver­dor y cu­yos ale­da­ños aca­ri­cian la vi­lla de Cruï­lles. Al­re­de­dor de la ma­sía, la na­tu­ra­le­za ha si­do do­mes­ti­ca­da y so­bre un ta­piz de cés­ped se al­ter­nan los ci­pre­ses con dis­tin­tas es­pe­cies de fru­ta­les. En la era, par­te­rres de plan­tas aro­má­ti­cas con­for­man un jar­dín flo­ren­tino.

La ma­sía es una re­cia cons­truc­ción ori­gi­na­ria del si­glo XVII a la que más tar­de se le ad­hi­rió la­te­ral­men­te un cuer­po, en cu­ya ba­se se ubi­có un co­rral y en lo al­to una te­rra­za de se­ca­do con ven­ta­na­les con ar­cos.

El ac­tual pro­pie­ta­rio com­pró la ma­sía cuan­do aún es­ta­ba in­mer­sa en ac­ti­vi­da­des agrí­co­las y ga­na­de­ras y la re­con­vir­tió en una re­si­den­cia. Em­pre­sa­rio del sec­tor ho­te­le­ro y con ex­pe­rien­cia en la re­for­ma de ho­te­les apos­tó por los gran­des es­pa­cios en las zo­nas co­mu­nes y de trán­si­to que ca­rac­te­ri­zan a es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos.

Los ar­qui­tec­tos Au­quer, Roselló y Prats, del es­tu­dio de ARP de To­rroe­lla de Mont­grí, es­pe­cia­li­za­dos en res­tau­ra­ción y cons­truc­ción de ma­sías con cri­te­rios de ar­qui­tec­tu­ra sos­te­ni­ble, pro­ce­die­ron a es­pon­jar el in­te­rior de la ma­sía me­dian­te el de­rri­bo de ta­bi­ques. A las bó­ve­das ca­ta­la­nas de la­dri­llo ori­gi­na­rias, al­gu­nas de cru­ce­ría, se le aña­die­ron otras de nue­va cons­truc­ción. De la de­co­ra­ción in­te­rior se en­car­gó He­di Brau­wer, del es­tu­dio Ant­he­ma de Gi­ro­na.

El go­ce de los am­plios es­pa­cios diá­fa­nos ya lo pre­lu­dia el ves­tí­bu­lo de en­tra­da que con­du­ce, de una for­ma flui­da y abier­ta, al gran sa­lón co­me­dor con for­ma de L. Un con­jun­to de so­fás, uno de ellos de es­ti­lo ches­ter, se en­ca­ran a una chi­me­nea de nue­vo cuño con mar­co de pie­dra. Al otro la­do, la co­ci­na de es­ti­lo rús­ti­co pe­ro equi­pa­da con mo­der­nos electrodomésticos de ace­ro y con una gran me­sa pa­ra las co­mi­das in­for­ma­les. Tie­ne sa­li­da a una pér­go­la de hie­rro, cu­bier­ta por una tre­pa­do­ra que pro­por­cio­na som­bra al co­me­dor de ve­rano.

En el pi­so su­pe­rior, una mag­ní­fi­ca an­te­sa­la, tam­bién con for­ma de L, se con­vier­te en un es­pa­cio ideal pa­ra una bi­blio­te­ca o pa­ra prac­ti­car yo­ga y me­di­ta­ción. Con­du­ce a la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal con ba­ño in­cor­po­ra­do se­pa­ra­do por un mu­re­te, a otra do­ble tam­bién con ba­ño, y dos ju­ve­ni­les que com­par­ten otro cuar­to de ba­ño com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.