Cuan­do la co­mu­ni­ca­ción ha­ce su­bir la in­fla­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción ex­ter­na es una de las mu­chas co­sas que hu­bo que in­ven­tar con la crea­ción del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, una ins­ti­tu­ción mo­ne­ta­ria sin un Es­ta­do de­trás pe­ro con vo­ces que ha­blan por él en mu­chos paí­ses. El en­ten­di­mien­to en­tre su pri­mer pre­si­den­te, Wim Dui­sen­berg, y los mer­ca­dos no fue fá­cil. La si­tua­ción me­jo­ró con la lle­ga­da de Jean-clau­de Tri­chet y pa­re­ce que tam­bién con Ma­rio Drag­hi.

Di­ver­sos es­tu­dios ava­lan que la co­mu­ni­ca­ción del BCE (bá­si­ca­men­te a tra­vés de la de­cla­ra­ción del pre­si­den­te des­pués de ca­da reunión de go­ber­na­do­res y com­pa­re­cen­cias ofi­cia­les de sus miem­bros) es con­sis­ten­te. Otra co­sa es có­mo se ex­pli­can las de­ci­sio­nes del emi­sor cen­tral en las dis­tin­tas ca­pi­ta­les. Por ejem­plo, cuan­do uno de los 17 ban­cos cen­tra­les aso­cia­do al euro de­cla­ra que es­pe­ra que la in­fla- ción au­men­te y otro país di­ce que lo con­tra­rio, que es­tá ba­jo con­trol y no su­birá.

El efec­to de es­tas di­ver­gen­cias co­mu­ni­ca­ti­vas ha si­do ob­je­to de va­rios es­tu­dios aca­dé­mi­cos. Jakob de Haan, je­fe del ser­vi­cio de es­tu­dios del Ban­co Na­cio­nal de Ho­lan­da (De Ne­der­lands­che Bank) es coau­tor de uno de ellos. “Lo que ana­li­za­mos fue has­ta qué pun­to la co­mu­ni­ca­ción era con­sis­ten­te y lle­ga­mos a la con­clu­sión de que en mu­chos ca­sos no lo era”, ex­pli­ca des­de La Ha­ya,

“Pue­de que sea lo que se es­pe­ra de una nue­va ins­ti­tu­ción co­mo el BCE. Pe­ro vi­mos có­mo a lo lar­go del tiem­po esa di­ver­gen­cia de opi­nio­nes no ha des­apa­re­ci­do, al con­tra­rio, en al­gu­nos as­pec­tos in­clu­so ha au­men­ta­do”. Su con­clu­sión es que las di­ver­gen­cias en co­mu­ni­ca­ción ha­bían lle­va­do, has­ta el 2002, a ti­pos de in­te­rés más al­tos. “No es de ex­tra­ñar –ex­pli­ca De Haan–, por­que es al­go que crea in­cer­ti­dum­bre. Si no sa­bes qué es­tá co­mu­ni­can­do exac­ta­men­te el Ban­co Cen­tral, es­to tie­ne im­pli­ca­cio­nes so­bre las ex­pec­ta­ti­vas de los ti­pos de in­te­rés. La in­cer­ti­dum­bre tien­de a ha­cer­los au­men­tar”. Den­tro del BCE lle­va­ron a ca­bo un es­tu­dio si­mi­lar y las con­clu­sio­nes fue­ron pa­re­ci­das, aña­de.

En de­fi­ni­ti­va, “hay con­sen­so en que si se ha­bla con dis­tin­tas vo­ces se crea in­cer­ti­dum­bre y no es po­si­ti­vo pa­ra in­fluir en las ex­pec­ta­ti­vas de los mer­ca­dos y man­te­ner los ti­pos de in­te­rés lo más ba­jos po­si­ble”, con­clu­ye. Aho­ra, De Haan quie­re ac­tua­li­zar esa in­ves­ti­ga­ción y de­ter­mi­nar có­mo ha afec­ta­do a los mer­ca­dos la co­mu­ni­ca­ción so­bre las me­di­das mo­ne­ta­rias no con­ven­cio­na­les (com­pra de deu­da) pues­tas en mar­cha por el BCE. La pu­bli­ci­dad que el Bun­des­bank dio a su re­cha­zo a la me­di­da –pa­ra en­fa­do de Tri­chet– tendrán un lu­gar pro­mi­nen­te en el es­tu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.