España pi­de a Drag­hi un men­sa­je más con­tun­den­te

La es­ta­bi­li­dad en los pre­cios pa­sa a un se­gun­do plano pa­ra España, que pre­ci­sa ahu­yen­tar a los es­pe­cu­la­do­res

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - La­lo Agus­ti­na

No im­por­ta si es ban­que­ro, po­lí­ti­co, ana­lis­ta o aca­dé­mi­co. Los ex­per­tos es­pa­ño­les coin­ci­den en pe­dir una ma­yor im­pli­ca­ción del BCE pa­ra re­sol­ver la cri­sis de la deu­da so­be­ra­na y los pro­ble­mas de Eu­ro­pa en ge­ne­ral y de los paí­ses más cas­ti­ga­dos de la zo­na euro en par­ti­cu­lar. Ade­más de es­ta una­ni­mi­dad en pe­dir a la ins­ti­tu­ción mu­ni­que­sa un pa­pel más ac­ti­vo, no son po­cos los que avi­san de que, en to­das aque­llas de­ci­sio­nes que afec­tan al com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos, tan im­por­tan­te es la ac­ción en sí mis­ma co­mo la me­ra po­si­bi­li­dad de que se pro­duz­ca. Es de­cir, que si no ac­túa, al me­nos ha­ble.

Y es que el BCE, ade­más de con su ar­ti­lle­ría pe­sa­da (com­pra de bo­nos), su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria (al­te­ra­ción de los ti­pos de in­te­rés ofi­cia­les) o sus ba­lo­nes de oxí­geno a la ban­ca (subas­tas de li­qui­dez), mue­ve el mer­ca­do con ca­da de­cla­ra­ción de los miem­bros de su consejo de go­bierno o del co­mi­té eje­cu­ti­vo.

Los co­men­ta­rios pú­bli­cos, unas ve­ces ayu­dan y otras, ha­cen da­ño. Por es­ta ra­zón, Al­fre­do Sáenz, con­se­je­ro de­le­ga­do del San­tan­der, sa­lió es­ta se­ma­na al pa­so de los úl­ti­mos pro­nun­cia­mien­tos del BCE. “Se­ría bueno que no di­je­ra tan ta­jan­te­men­te que las subas­tas de li­qui­dez a tres años pa­ra la ban­ca ya se han aca­ba­do y que la de fe­bre­ro fue la úl­ti­ma”, di­jo el ban­que­ro. “Oja­lá no fue­ra tan ro­tun­do y ad­mi­tie­ra que, en de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes del mer­ca­do, po­dría con­si­de­rar la aper­tu­ra de nue­vas ven­ta­nas de li­qui­dez”, aña­dió.

Los efec­tos a la ci­ta­da ro­tun­di­dad son im­por­tan­tes. Al­gu­nos ban­cos han lle­na­do la des­pen­sa con mi­les de mi­llo­nes en prés­ta­mos del ban­co cen­tral an­te la te­si­tu­ra de que los mer­ca­dos no se abran en mu­cho tiem­po. En otras oca­sio­nes, los co­men­ta­rios so­bre la au­sen­cia de pla­nes pa­ra com­prar bo­nos han dis­pa­ra­do la pri­ma de ries­go. Se exi­ge pru­den­cia y de­ter­mi­na­ción.

Joa­quín Tri­go, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (IEE), cree que el BCE es fun-

Al­fre­do Sáenz, del San­tan­der, re­cla­ma pru­den­cia al BCE pa­ra no des­car­tar me­di­das que ya fue­ron úti­les

da­men­tal pa­ra la re­so­lu­ción de la cri­sis. “Nos tie­ne que ayu­dar a ba­jar la pri­ma de ries­go, so­bre to­do trans­mi­tien­do el men­sa­je de que los es­pe­cu­la­do­res no sal­drán vic­to­rio­sos de sus apues­tas con­tra el euro y al­gu­nos paí­ses”.

Han si­do años du­ros en los mer­ca­dos. Y los ata­ques con­ti­núan. Por eso, Ma­ri­sa Ma­zo, di­rec­to­ra de es­tra­te­gia de Aho­rro Cor­po­ra­ción, re­quie­re tres me­di- das por par­te del BCE. La pri­me­ra es la de ahon­dar en la com­pra de bo­nos so­be­ra­nos de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos del euro. El ban­co cen­tral lle­va tres me­ses sin ape­nas com­prar na­da pe­se a po­der ha­cer­lo. En se­gun­do tér­mino, Ma­zo in­ci­de en el men­sa­je de que el BCE de­be re­pe­tir por ac­ti­va y por pa­si­va que Eu­ro­pa tie­ne a su dis­po­si­ción los cor­ta­fue­gos ne­ce­sa­rios pa­ra de­te­ner el avan­ce de la cri­sis. Por úl­ti­mo, es­ta ex­per­ta de­man­da un pro­nun­cia­mien­to del ban­co cen­tral a fa­vor del pac­to por el cre­ci­mien­to. “Que que­da­ra cla­ro su apo­yo a un pro­ce­so de con­so­li­da­ción fis­cal más acom­pa­sa­da a una reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca se­ría muy po­si­ti­vo”, re­ma­cha Ma­zo.

En es­te sen­ti­do, Ja­co­bo Gon­zá­lez-ro­bat­to, di­rec­tor ge­ne­ral del Ban­co Po­pu­lar, con­si­de­ra que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas de­ben ha­cer al­go pa­ra in­yec­tar con­fian­za en el mer­ca­do y el BCE tie­ne gran ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia”. Su ayu­da pue­de abar­car di­ver­sos cam­pos, pe­ro el di­rec­ti­vo del ci­ta­do ban­co apun­tó el pa­sa­do vier­nes a la crea­ción de los lla­ma­dos eu­ro­bo­nos, es de­cir, la con­ver­sión de la deu­da so­be­ra­na de los paí­ses eu­ro­peos en bo­nos pa­ra ven­der en el mer­ca­do, una mu­tua­li­za­ción de la deu­da con la que al­gu­nos so­cios fuer­tes de la Unión Eu­ro­pea, co­mo Ale­ma­nia, no es­tán de acuer­do.

A jui­cio de Gon­zá­lez-ro­bat­to, los eu­ro­bo­nos no tie­nen que sus­ti­tuir ne­ce­sa­ria­men­te el 100% de

En el Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa con­si­de­ran que Drag­hi de­be sa­ber que hoy ha­cen fal­ta me­di­das ex­cep­cio­na­les

las deu­das na­cio­na­les de los so­cios eu­ro­peos, sino, por ejem­plo, la mi­tad, pa­ra que ten­gan ali­cien­tes pa­ra re­du­cir­la. Y el BCE tam­bién pue­de ha­cer lobby pa­ra que se com­pre deu­da eu­ro­pea, di­jo.

La ins­ti­tu­ción con se­de en Frankfurt no pa­re­ce hoy por la la­bor de ad­qui­rir más bo­nos. “Es con­tra­dic­to­rio con el men­sa­je que se ha da­do has­ta aho­ra”, apun­ta Juan Car­los Mar­tí­nez Lá­za­ro, profesor de economía del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa (IE). El BCE con­di­cio­na­ba la com­pra de deu­da a las re­for­mas. “Al­gu­nos go­bier­nos es­tán ha­cien­do ver­da­de­ros es­fuer­zos y ven có­mo Drag­hi les da la es­pal­da en el peor mo­men­to”, aña­de Mar­tí­nez Lá­za­ro. En el IE creen tam­bién que ha­bría que ven­cer pre­jui­cios y sor­tear las li­mi­ta­cio­nes le­ga­les, ya que el mo­men­to ac­tual es es­pe­cial y las res­pues­tas tam­bién de­ben ser­lo. Y re­cuer­dan que, gra­cias al Ban­co de In­gla­te­rra, el Reino Uni­do se es­tá fi­nan­cian­do muy ba­ra­to a pe­sar de com­par­tir va­rios de los pro­ble­mas por los que pa­san los paí­ses del euro.

BO­RIS ROESSLER / EFE

Se­de del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo en Frankfurt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.