De la car­ta de Tri­chet a los bo­nos y las subas­tas

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Fue una de las úl­ti­mas ac­cio­nes des­ta­ca­das de Jean-clau­de Tri­chet, el pre­de­ce­sor de Ma­rio Drag­hi al fren­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). El pa­sa­do ve­rano, cuan­do Eu­ro­pa com­pro­ba­ba, una vez más, có­mo la enési­ma cum­bre de la eu­ro­zo­na re­sul­ta­ba in­fruc­tuo­sa pa­ra cal­mar a los mer­ca­dos –his­té­ri­cos tam­bién por las dis­cu­sio­nes en­tre los re­pu­bli­ca­nos y los de­mó­cra­tas pa­ra ele­var el te­cho de la deu­da en Es­ta­dos Uni­dos–, el en­ton­ces guar­dián del euro en­vió sen­das car­tas a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y Sil­vio Ber­lus­co­ni, je­fes de Go­bierno en España e Ita­lia, con­mi­nán­do­les a adop­tar re­for­mas de ca­la­do si que­rían re­ci­bir la ayu­da del BCE en el mer­ca­do de la deu­da. Za­pa­te­ro, a pun­to de con­vo­car elec­cio­nes, re­ci­bió el en­car­go de re­for­mar la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, crear un nue­vo con­tra­to de cri­sis con des­pi­do ba­ra­to y po­ner fin al en­ca­de­na­mien­to de con­tra­tos tem­po­ra­les. Sin em­bar­go, lo que apro­bó, tras un pac­to rá­pi­do con Ma­riano Ra­joy, en­ton­ces líder de la opo­si­ción, fue in­cor­po­rar el dé­fi­cit ce­ro a la Cons­ti­tu­ción. El BCE, don­de Tri­chet ya te­nía las ma­le­tas lis­tas –se iría a prin­ci­pios de oc­tu­bre–, cum­plió su pa­la­bra. Du­ran­te agos­to y sep­tiem­bre, la ins­ti­tu­ción des­ti­nó mi­les de mi­llo­nes a com­prar bo­nos so­be­ra­nos y en no­viem­bre lle­gó la ma­cro­su­bas­ta de li­qui­dez pa­ra la ban­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.