TRANS­PA­REN­CIA, RES­PON­SA­BI­LI­DAD Y EFI­CIEN­CIA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

El nue­vo Go­bierno del pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy es­tá po­nien­do en mar­cha una se­rie de me­di­das le­ga­les de gran ca­la­do. La ma­yo­ría de ellas se cen­tra en el cam­po de la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria, pe­ro hay al­gu­nas en­ca­mi­na­das a la mo­der­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal del país. En­tre es­tas úl­ti­mas, ca­be des­ta­car el pro­yec­to de ley de Trans­pa­ren­cia, Ac­ce­so a la In­for­ma­ción Pú­bli­ca y Buen Go­bierno. Es­ta nor­ma, que es­tá to­da­vía en su re­co­rri­do par­la­men­ta­rio antes de la apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va, ha pa­sa­do bas­tan­te des­aper­ci­bi­da, pe­ro creo que, pre­ci­sa­men­te por ello, me­re­ce al­gu­nos co­men­ta­rios que des­gra­na­ré en es­te ar­tícu­lo.

Co­mo re­za la ex­po­si­ción de mo­ti­vos del an­te­pro­yec­to, es­ta ley en­mar­ca “el re­co­no­ci­mien­to y ga­ran­tía del de­re­cho de los ciu­da­da­nos a ac­ce­der a la in­for­ma­ción pú­bli­ca”, con­si­de­ran­do co­mo tal la in­for­ma­ción ela­bo­ra­da o ad­qui­ri­da por los po­de­res pú­bli­cos en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes y que obre en su po­der. El res­to del ar­ti­cu­la­do re­co­ge las con­di­cio­nes y pro­ce­di­mien­tos pa­ra el ejer­ci­cio por par­te de cual­quier ciu­da­dano del de­re­cho de ac­ce­der al co­no­ci­mien­to de los do­cu­men­tos pú­bli­cos.

Es­ta ley de Trans­pa­ren­cia es un ins­tru­men­to fun­da­men­tal de cual­quier Es­ta­do de de­re­cho y, has­ta aho­ra, España ca­re­cía de ella. La ma­yo­ría de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos avan­za­dos y la pro­pia Unión Eu­ro­pea ya cuen­tan con nor­mas de es­te ti­po. Es evi­den­te que sin un ins­tru­men­to le­gal de es­te al­can­ce es im­po­si­ble que los ciu­da­da­nos ejer­zan ple­na­men­te su de­re­cho y de­ber de con­tro­lar y su­per­vi­sar la ac­tua­ción de los po­lí­ti­cos en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes de go­bierno. Es ab­so­lu­ta­men­te nor­mal que los go­ber­nan­tes de­ban ren­dir cuen­tas de lo que ha­cen no só­lo a tra­vés de lo que di­cen, sino tam­bién de los do­cu­men­tos que ela­bo­ran.

El pro­yec­to de ley de Trans­pa­ren­cia es un ins­tru­men­to bá­si­co de cual­quier Es­ta­do de de­re­cho

Pe­ro, pa­ra que una ley de trans­pa­ren­cia co­mo la pro­pues­ta por el Go­bierno fun­cio­ne bien y con­si­ga los ob­je­ti­vos que per­si­gue, de­be apo­yar­se en di­ver­sas ac­tua­cio­nes que la acom­pa­ñen. Una de ellas, y se­gu­ra­men­te la más im­por­tan­te, es que la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca man­ten­ga un re­gis­tro com­ple­to no só­lo de do­cu­men­tos ter­mi­na­dos, sino tam­bién, por ejem­plo, de las co­mu­ni­ca­cio­nes tan­to in­ter­nas co­mo ex­ter­nas. En es­te sen­ti­do, creo que mi­nus­va­lo­ra con­si­de­ra­ble­men­te el al­can­ce real de la ley que co­men­to la ex­clu­sión de su ám­bi­to de apli­ca­ción de las “no­tas, bo­rra­do­res, opi­nio­nes, re­sú­me­nes, in­for­mes y co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­nas o en­tre ór­ga­nos y en­ti­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas” (art. 13).

En los paí­ses más avan­za­dos, todos los pa­pe­les que se ge­ne­ran en la ac­ti­vi­dad pú­bli­ca, sean los dia­rios de una se­cre­ta­ria o las no­tas de­ta­llan­do una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca re­la­cio­na­da con el tra­ba­jo, de­ben ar­chi­var­se por ley. Es más, es de­li­to des­truir­los, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, don­de Ni­xon pu­do ser in­ves­ti­ga­do y de­cla­ra­do cul­pa­ble en gran par­te con la ayu­da de los dia­rios de su se­cre­ta­ria. La si­tua­ción en España es muy de­fi­cien­te y con gra­ves con­se­cuen­cias. Así, por ejem­plo, la fa­ci­li­dad con la que se des­tru­yen pa­pe­les ofi­cia­les ha­ce que los jui­cios que in­vo­lu­cran a car­gos pú­bli­cos aca­ben ba­sán­do­se en la pa­la­bra de unos con­tra la de otros.

La ley de Trans­pa­ren­cia ten­drá, por tan­to, una im­por­tan­cia li­mi­ta­da si no va acom­pa­ña­da de una nor­ma pa­ra la crea­ción, ges­tión y con­ser­va­ción de la ver­sión es­cri­ta que se reali­ce de todos los ac­tos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Na­tu­ral­men­te, una par­te de es­ta in­for­ma­ción, co­mo la re­fe­ri­da a te­mas de se­gu­ri­dad na­cio­nal, de re­la­cio­nes ex­te­rio­res u otros con­fi­den­cia­les, pue­de abrir- se al pú­bli­co al ca­bo de un nú­me­ro de años, pe­ro en de­fi­ni­ti­va todos los do­cu­men­tos pú­bli­cos han de ser, tar­de o tem­prano, ase­qui­bles al ciu­da­dano. Ha­cer las co­sas de es­ta ma­ne­ra con­tri­bu­ye, ade­más, a po­der asen­tar la tan pre­go­na­da me­mo­ria his­tó­ri­ca so­bre do­cu­men­tos, en lu­gar de so­bre pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca in­do­cu­men­ta­da co­mo se ha he­cho en España en los úl­ti­mos años.

La trans­pa­ren­cia no de­be con­ver­tir­se me­ra­men­te en un ejer­ci­cio es­té­ti­co o de cu­rio­si­dad mor­bo­sa, sino que ha de tener con­se­cuen­cias cla­ras y de­fi­ni­das en tér­mi­nos de asunción de res-

La opa­ci­dad y el os­cu­ran­tis­mo aca­ban ali­men­tan­do el en­ga­ño y la co­rrup­ción

pon­sa­bi­li­da­des por par­te de los go­ber­nan­tes. Los ciu­da­da­nos tie­nen la im­pre­sión de que hay un mun­do po­lí­ti­co opa­co de­trás de las bam­ba­li­nas que ni co­no­cen ni con­tro­lan. La cri­sis eco­nó­mi­ca ha re­for­za­do es­te sen­ti­mien­to. Sa­be­mos que ha ha­bi­do muy ma­la ges­tión pú­bli­ca a lo lar­go y a lo an­cho de la geo­gra­fía es­pa­ño­la, pe­ro son po­cos los que han asu­mi­do su res­pon­sa­bi­li­dad más allá de las ur­nas.

Por lo tan­to, la trans­pa­ren­cia que pre­ten­de im­plan­tar la ley que es­toy co­men­tan­do pue­de con­ver­tir­se en un ejer­ci­cio frus­tran­te y va­cío si no se acom­pa­ña de un mar­co de res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas que va­ya más allá de la de­rro­ta en las ur­nas. Igual que ocu­rre en otras ac­ti­vi­da­des, la ac­tua­ción po­lí­ti­ca gra­ve­men­te erró­nea y le­si­va, aun­que se ale­gue la bue­na fe, no de­be­ría exi­mir de me­di­das pe­na­les, aun­que só­lo fue­ran pa­ra apar­tar de la vi­da pú­bli­ca a los in­frac­to­res. El ciu­da­dano no en­tien­de que, por el con­tra­rio, mu­chos ma­los ges­to­res pú­bli­cos sean pre­mia­dos, co­mo ocu­rre de­ma­sia­das ve­ces, con otros car­gos pú­bli­cos (y pri­va­dos) im­por­tan­tes y bien re­mu­ne­ra­dos.

Es muy me­ri­to­rio que los po­de­res pú­bli­cos abran sus ar­chi­vos, aun­que sea con las li­mi­ta­cio­nes y cor­ta­pi­sas que he co­men­ta­do. La apli­ca­ción de es­ta exi­gen­cia de trans­pa­ren­cia es par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te en los asun­tos que ata­ñen a la economía del país. El li­bre flu­jo de in­for­ma­ción y su am­plia dis­po­ni­bi­li­dad son re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra con­tar con mer­ca­dos de bie­nes y ser­vi­cios efi­cien­tes. Su fal­ta de trans­pa­ren­cia, es de­cir, su opa­ci­dad, con­du­ce a si­tua­cio­nes de pri­vi­le­gio y a pre­cios dis­tor­sio­na­dos.

Aun­que la trans­pa­ren­cia es esen­cial en todos los ám­bi­tos de la ac­tua­ción pú­bli­ca, lo es par­ti­cu­lar­men­te en el cam­po de la economía, lo que la ley que co­men­to de­be­ría tener muy en cuenta en su di­se­ño fi­nal. No ol­vi­de­mos, por ejem­plo, que la ac­ti­tud de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les tam­bién se ba­sa en la in­for­ma­ción que re­ci­ben.

Más allá de la efi­ca­cia, la trans­pa­ren­cia es la ba­se de una so­cie­dad abier­ta, ca­rac­te­ri­za­da por la li­ber­tad, el res­pe­to y la ar­gu­men­ta­ción ra­cio­nal de los pun­tos de vis­ta de ca­da uno. A tra­vés de la trans­pa­ren­cia, una so­cie­dad abier­ta pue­de as­pi­rar a su má­xi­mo va­lor: la verdad. La opa­ci­dad y el os­cu­ran­tis­mo aca­ban ali­men­tan­do el en­ga­ño y la co­rrup­ción, ma­les de los que nues­tra so­cie­dad ado­le­ce en de­ma­sía.

Por to­das es­tas ra­zo­nes, creo que es un acier­to que, en la os­cu­ri­dad que in­va­de hoy el país, el Go­bierno ha­ya abier­to un fo­co de luz lla­ma­do trans­pa­ren­cia de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, que sea ca­paz de ilu­mi­nar me­jor nues­tra sen­da fu­tu­ra co­mo so­cie­dad abier­ta. Pe­ro pa­ra que es­te em­pe­ño ten­ga éxi­to es pre­ci­so re­for­zar­lo con un nor­ma­ti­va es­tric­ta de ela­bo­ra­ción y man­te­ni­mien­to de to­da la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da por los po­de­res pú­bli­cos y con un se­rio có­di­go de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de los car­gos pú­bli­cos. No pue­de se­guir pro­du­cién­do­se el la­men­ta­ble fe­nó­meno de que ca­da nue­va ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la o ca­ta­la­na encuentre los ar­chi­vos va­cíos. Es­to es sim­ple­men­te ter­cer­mun­dis­ta, ade­más de sus­traer­le al país su his­to­ria.

CHE­MA MO­YA / EFE

El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy ha da­do un pa­so ade­lan­te ha­cia la mo­der­ni­za­ción ins­ti­tu­cio­nal del país con el pro­yec­to de ley de Trans­pa­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.