‘Gi­ve me two’ a la bra­si­le­ña

La nue­va cla­se me­dia-al­ta del país sud­ame­ri­cano com­pra pi­sos de lu­jo y ba­te todos los ré­cords de gas­to en los es­ta­dos de Nue­va York y Flo­ri­da

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Fer­nan­do García

Una em­plea­da de la tien­da sin im­pues­tos del ae­ro­puer­to Ezei­za de Bue­nos Ai­res be­sa­ba el do­min­go pa­sa­do, en­tre mues­tras de agra­de­ci­mien­to y su­pues­to afec­to, a los cua­tro miem­bros de una fa­mi­lia bra­si­le­ña. ¿A qué tan­ta efu­sión en ple­na co­la de una ca­ja? La res­pues­ta es­ta­ba en el con­te­ni­do de la ces­ta me­tá­li­ca que por­ta­ba el pa­pá: unos vein­ti­cin­co fras­cos de per­fu­mes de mar­ca que po­si­ble­men­te con­ver­tían a los aga­sa­ja­dos com­pra­do­res en clien­tes del día. O no, pues al pa­re­cer el gi­ve me two o “de­me dos” del que los bra­si­le­ños es­tán ha­cien­do ga­la so­bre­pa­sa con fre­cuen­cia los lí­mi­tes de la pru­den­cia.

El en­fria­mien­to eco­nó­mi­co del emer­gen­te sud­ame­ri­cano no es por aho­ra lo bas­tan­te acu­sa­do co­mo pa­ra mo­de­rar a ojos vis­ta el afán com­pra­dor de los nue­vos ri­cos del país. Pe­se a una cier­ta re­cu­pe­ra­ción del dó­lar fren­te al real y un cre­ci­mien­to en el úl­ti­mo año muy in­fe­rior al del 2011 (2,7% con­tra 7,5%), la eu­fo­ria con­su­mis­ta de los bra­si­le­ños aco­mo­da­dos pue­de no ser tan pa­sa­je­ra co­mo la mos­tra­da en épo­cas an­te­rio­res por gi­ve me two de otros paí­ses, in­clui­da la España de fi­na­les de los ochen­ta y prin­ci­pios de los no­ven­ta. Ade­más de arra­sar los frees­hops de me­dia La­ti­noa­mé­ri­ca, los hi­jos del éxi­to de Bra­sil es­tán ad­qui­rien­do pi­sos en Man­hat­tan y Mia­mi co­mo si fue­ran a es­fu­mar­se.

El fe­nó­meno ha­lla su ex­pli­ca­ción en la economía, pe­ro tam­bién en la psi­co­lo­gía so­cial. El cre­ci­mien­to del país en los úl­ti­mos años ha he­cho sur­gir una nue­va y he­te­ro­gé­nea cla­se me­dia-al­ta com­pues­ta por em­pre­sa­rios, te­rra­te­nien­tes, al­tos eje­cu­ti­vos y pro­fe­sio­na­les de las fi­nan­zas, la tec­no­lo­gía y la cons­truc­ción a quie­nes nor­mal­men­te gus­ta ex­hi­bir su pros­pe­ri­dad. En­tre es­tas pri­vi­le­gia­das ca­pas de la so­cie- dad, el con­su­mo de lu­jo y la in­ver­sión en in­mue­bles va­lio­sos no es só­lo un mo­do de ama­rrar el fu­tu­ro, sino una mo­da en la que des­ta­ca más quien pri­me­ro lle­ga. La ca­res­tía de pre­cios en ca­sa y la for­ta­le­za de la mo­ne­da, aún so­bre­va­lua­da pe­se a su re­tro­ce­so en los úl­ti­mos me­ses, alien­ta la vo­ra­ci­dad com­pra­do­ra de es­tas gen­tes cuan­do sa­len al ex­tran­je­ro, lo cual a me­nu­do ha­cen pre­ci­sa­men­te pa­ra apro­ve­char esa ven­ta­ja.

El ca­so es que los 11,2 mi­llo­nes de bra­si­le­ños que vi­si­ta­ron Es­ta­dos Uni­dos el año pa­sa­do si­tua­ron a su país en ca­be­za del ran­king de los más gas­ta­do­res en los es­ta­dos de Nue­va York y Flo­ri­da, mien­tras que en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral del ve­cino país que­da­ron ter­ce­ros por de­trás de bri­tá­ni­cos y ja­po­ne­ses. El pro­me­dio de des­em­bol­so per cá­pi­ta y por via­je as­cen­dió a 5.918 dó­la­res, se­gún da­tos de sep­tiem­bre del 2011.

La des­ace­le­ra­ción re­gis­tra­da des­de en­ton­ces a es­ta par­te no fre­nó el tren de vi­da de es­tos vi­si­tan­tes, no ya en EE.UU., sino en el con­jun­to del pla­ne­ta. De acuer­do con los úl­ti­mos nú­me­ros del Ban­co Cen­tral, el gas­to de los bra­si­le­ños en el ex­te­rior du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del 2012 mar­có un má­xi­mo his­tó­ri­co de 5.380 mi­llo­nes de dó­la­res, con un in­cre­men­to del 13,2% res­pec­to a los tres pri­me­ros me­ses del 2011.

En España, que el año pa­sa­do re­ci­bió a más de me­dio mi­llón de tu­ris­tas del gi­gan­te la­ti­noa­me­ri­cano, los bra­si­le­ños gas­ta­ron el do­ble que el pro­me­dio de fo­rá­neos: 206 eu­ros al día fren­te la me­dia de 100 eu­ros.

Pe­ro es so­bre to­do a los ha­bi­tan­tes de Nue­va York y Mia­mi, ci­mas del glamur en el ima­gi­na­rio del bra­si­le­ño en­te­ra­do, a quie­nes los nue­vos ri­cos del emer­gen­te país tie­nen con la bo­ca abier­ta... Y a ve­ces sa­li­van­do men­tal­men­te, ca­so de los agen­tes in­mo­bi­lia­rios de am­bas ciu­da­des. No es pa­ra me­nos cuan­do se co­no­ce el cre­cien­te y lu­cra­ti­vo in­te­rés de es­tos ciu­da­da­nos por com­prar, a me­nu­do a to­ca te­ja, apar­ta­men­tos en zo­nas co­mo Man­hat­tan o South Beach: prohi­bi­ti­vas pa­ra ca­si to­do el mun­do, pe­ro re­la­ti­va­men­te ba­ra­tas pa­ra los ha­bi­tan­tes de los ba­rrios al­tos de Río y São Pau­lo, y an­te to­do más se­gu­ras que es­tos.

En un re­por­ta­je de­di­ca­do al asun­to por el The New York Ti­mes ha­ce unas se­ma­nas, una bra­si­le­ña re­la­ta­ba triun­fal­men­te có­mo ella y su ma­ri­do ha­bían po­di­do cum­plir “su sue­ño” de ha­cer­se con un pi­so en NY, con­cre­ta­men­te en el ba­rrio de Chel­sea (Man­hat­tan oes­te). Só­lo que, ya pues­tos, ha­bían de­ci­di­do com­prar no uno, sino dos apar­ta­men­tos con­ti­guos pa­ra re­don­dear el le­ga­do a sus tres hi­jos y las bo­ni­tas ci­fras de 200 me­tros cua­dra­dos de in­te­rio­res y 260 me­tros cua­dra­dos de te­rra­za, en to­tal. ¿Pre­cio? Cua­tro mi­llo­nes y pi­co de dó­la­res. Pe­ro no im­por­ta­ba: gi­ve me two, pu­die­ron de­cir al ce­rrar el tra­to.

ELIOT J. SCHECHTER / BLOOM­BERG

los nue­vos ri­cos de Bra­sil es­tán ad­qui­rien­do pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias en Man­hat­tan y Mia­mi, en la ima­gen, co­mo si fue­ran a es­fu­mar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.