Cos­tum­bres di­fí­ci­les de jus­ti­fi­car

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

En es­tos tiem­pos en los que hay que cues­tio­nar­lo to­do –o ca­si–, no es­ta­ría de más po­ner en en­tre­di­cho la vi­gen­cia del ho­ra­rio im­pe­ran­te en España. Que un par­ti­do de fút­bol em­pie­ce a las diez de la no­che o que los jó­ve­nes sal­gan tan tar­de de no­che es harto di­fí­cil de jus­ti­fi­car. Es­te ho­ra­rio só­lo con­tri­bu­ye a dis­tan­ciar to­da­vía más España del res­to de Eu­ro­pa, ade­más de in­ci­dir ne­ga­ti­va­men­te en la pro­duc­ti­vi­dad y el ren­di­mien­to es­co­lar. Qui­zá sea el re­ci­bo de la luz el que ini­cie una vuel­ta al sen­ti­do común.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.