AL PAN, PAN Y AL VINO, VINO

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

Más allá de su pro­ce­so en el Par­la­men­to, un te­ma de tan­ta ac­tua­li­dad co­mo el pac­to fis­cal tam­bién es­tá vi­vo en el ám­bi­to téc­ni­co y en el so­cial. En el téc­ni­co, en­cuen­tro des­ta­ca­bles la ac­tua­li­za­ción de la ba­lan­za fis­cal 2006-09, apor­ta­da por el De­par­ta­ment d’eco­no­mia i Co­nei­xe­ment, y un re­cien­te ar­tícu­lo de Eli­sen­da Pa­lu­zié (re­vis­ta Idees) so­bre qué com­por­ta­ría la apli­ca­ción en Ca­ta­lun­ya de un sis­te­ma de fi­nan­cia­ción co­mo el con­cier­to vas­co. Es­te úl­ti­mo es de lec­tu­ra re­co­men­da­ble, en par­ti­cu­lar por aque­llas per­so­nas que des­de Ca­ta­lun­ya de­fien­den el con­cier­to eco­nó­mi­co en el País Vas­co y Na­va­rra, al mis­mo tiem­po que nie­gan su con­ve­nien­cia pa­ra Ca­ta­lun­ya, en una insólita, y pa­ra mí inex­pli­ca­ble, mez­cla de al­truis­mo y au­to­odio.

Con res­pec­to al ám­bi­to so­cial, hay evi­den­cias que el pro­ble­ma del tra­to fis­cal que re­ci­be Ca­ta­lun­ya ha lle­ga­do, y mu­cho, a la po­bla­ción. Y to­das las no­ti­cias que se otean en el ho­ri­zon­te vie­nen a in­di­car que la co­sa irá a más. Es en es­te con­tex­to que que­rría ha­cer no­tar que los con­tra­rios a re­vi­sar­lo in­sis­ten en uti­li­zar ar­gu­men­tos que no son ri­gu­ro­sos.

El pri­mer ar­gu­men­to es que con­si­de­ran ade­cua­do que Ca­ta­lun­ya ten­ga dé­fi­cit fis­cal por­que re­gis­tra su­pe­rá­vit co­mer­cial con el res­to del Es­ta­do es­pa­ñol. Vie­nen a de­cir que una co­sa va por la otra. Los prin­ci­pios más bá­si­cos de economía in­di­can que hay dos gran­des me­ca­nis­mos de coor­di­na­ción: la po­lí­ti­ca y el mer­ca­do.

La in­ter­ven­ción po­lí­ti­ca con­sis­te en que un po­der coac­ti­vo (y no tie­ne un sen­ti­do pe­yo­ra­ti­vo) es­ta­ble­ce im­pues­tos, los co­bra y los gas­ta de la ma­ne­ra (en sa­ni­dad, en educación, en fun­cio­na­rios, en in­ver­sio­nes, et­cé­te­ra) y so­bre los te­rri­to­rios que con­si­de­ra con­ve­nien­te. La asig­na­ción de los re­cur­sos la ha­ce, por lo tan­to, la lla­ma­da mano vi­si­ble de la economía, de ma­ne­ra cen­tra­li­za­da y con cri­te­rios po­lí­ti­cos. El dé­fi­cit fis­cal ca­ta­lán vie­ne de es­te pro­ce­so.

En cam­bio, el he­cho de que Ca­ta­lun­ya ten­ga su­pe­rá­vit co­mer­cial es re­sul­ta­do de la ac­tua­ción del otro me­ca­nis­mo de coor­di­na­ción, las fuer­zas de mer­ca­do. Es­tas son las que se co­no­cen co­mo la mano in­vi­si­ble de la economía, que a tra­vés de una in­fi­ni­dad de de­ci­sio­nes de com­pra, to­ma­das de ma­ne­ra li­bre, in­di­vi­dual y au­to­in­te­re­sa­da por par­te de con­su­mi­do­res y em­pre­sas, asig­nan los re­cur­sos.

En es­te es­ce­na­rio, se en­tien­de que quien com­pra pro­duc­tos ca­ta­la­nes lo ha­ce por­que se ajus­tan a sus ne­ce­si­da­des, en pre­cio y en ca­li­dad, y no pa­ra com­pen­sar el dé­fi­cit fis­cal o pa­ra que los ca­ta­la­nes cai­gan es­pe­cial­men­te sim­pá­ti­cos. De he­cho, si de­ci­die­ran so­bre es­tas ba­ses, ha­bla­ría bas­tan­te mal de su ra­cio­na­li­dad de­ci­so­ria.

Así pues, de­fen­der el dé­fi­cit fis­cal con­tra­po­nien­do el su­pe­rá­vit co­mer­cial es mez­clar dos con­cep­tos pro­ta­go­ni­za­dos por agen­tes di­fe­ren­tes y que res­pon­den a me­ca­nis­mos de asig­na­ción y fi­na­li­da­des de in­ter­cam­bio di­fe­ren­tes. Equi­val­dría a de­cir que España com­pra co­ches ale­ma­nes por­que es­te país apor­ta mu­cho a los fon­dos co­mu­ni­ta­rios que be­ne­fi­cian a España.

Un se­gun­do ar­gu­men­to de los con­tra­rios a la co­rrec­ción del dé­fi­cit es que, en la so­li­da­ri­dad, no cuen­tan los te­rri­to­rios sino las per­so­nas y sus ni­ve­les de ren­ta. En su opi­nión, apli­car el dé­fi­cit fis­cal so­bre la ba­se de te­rri­to­rios per­mi­ti­ría plan­tear que San Cu­gat del Va­llès, ciu­dad ri­ca, reivin­di­ca­ra la co­rrec­ción de su so­li­da­ri­dad, que be­ne­fi­cia al res­to de Ca­ta­lun­ya, o que el ba­rrio de Pe­dral­bes hi­cie­ra lo mis­mo res­pe­to al res­to de ba­rrios de Bar­ce­lo­na, y así ad in­fi­ni­tum.

El pro­ble­ma es que los que ad­vier­ten de es­te pe­li­gro reivin­di­ca­ti­vo de las co­mu­ni­da­des más pró­xi­mas, no tie­nen en cuenta que la so­li­da­ri­dad en­tre las per­so­nas se apli­ca so­bre un te­rri­to­rio de­ter­mi­na­do, y eso quie­re de­cir ope­rar en un pe­rí­me­tro de­fi­ni­do con cri­te­rios po­lí­ti­cos. ¿Qué uni­dad territorial to­mas co­mo re­fe­ren­cia, España o Ca­ta­lun­ya? Los par­ti­da­rios de re­vi­sar el dé­fi­cit fis­cal con­si­de­ran que el mar­co es Ca­ta­lun­ya, la cual acep­ta­ría la so-

Los con­tra­rios a re­vi­sar el tra­to fis­cal que re­ci­be Ca­ta­lun­ya uti­li­zan ar­gu­men­tos que no son ri­gu­ro­sos

li­da­ri­dad in­ter­na en­tre las per­so­nas, la mis­ma so­li­da­ri­dad que los con­tra­rios a re­vi­sar el dé­fi­cit de­fien­den pa­ra España.

Se­ría re­co­men­da­ble que en el de­ba­te, que pro­ba­ble­men­te se acen­tua­rá pron­to, no se uti­li­za­ran ar­gu­men­tos co­mo los des­cri­tos, por­que lo con­ta­mi­nan. A no ser que es­te sea, pre­ci­sa­men­te, el ob­je­ti­vo de sus im­pul­so­res, que tam­bién po­dría ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.