El gran salto ade­lan­te de Seat

La fir­ma au­to­mo­vi­lís­ti­ca es­pa­ño­la abre con­ce­sio­na­rios en ocho ciu­da­des y em­pie­za a ven­der en China

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Isi­dre Am­brós

Creo que es­te pue­de ser el prin­ci­pio de una gran his­to­ria”. Tal afir­ma­ción, que re­cuer­da la es­ce­na fi­nal de Ca­sa­blan­ca, cuan­do Rick le di­ce al ca­pi­tán de la Gen­dar­me­rie, Louis Re­nault: “Louis, creo que es­te es el co­mien­zo de una be­lla amis­tad”, co­rres­pon­de al vicepresidente co­mer­cial de Seat, el fran­cés Paul Sa­vin, y se re­fie­re a la lle­ga­da de la mar­ca es­pa­ño­la a China, el ma­yor mer­ca­do au­to­mo­vi­lís­ti­co del pla­ne­ta, don­de en el 2011 se ven­die­ron 18,5 mi­llo­nes de co­ches, de los que 12,4 mi­llo­nes fue­ron de pa­sa­je­ros.

Y es que Seat ya ha lle­ga­do a China y ha em­pe­za­do a ven­der los pri­me­ros vehícu­los en el país asiá­ti­co. El Sa­lón del Au­to­mó­vil de Pe­kín, que se ha inau­gu­ra­do es­ta se­ma­na en la ca­pi­tal asiá­ti­ca, su­po­ne el fi­nal de una lar­ga mar­cha, que se ini­ció ha­ce un año con la pre­sen­ta­ción de Xi­ya­te –pro­nun­cia­ción china de Seat, que sig­ni­fi­ca ele­gan­te y es­pe­cial de España– en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Shang­hai y cul­mi­na aho­ra con el de Pe­kín.

“En­tre Shang­hai y Pe­kín ha pa­sa­do un año, en el que he­mos he­cho un lar­go re­co­rri­do”, se­ña­la Sa­vin, quien sub­ra­ya que “en es­te tiem­po he­mos ho­mo­lo­ga­do los pro­duc­tos, es­tu­dia­do y com­pren­di­do el mer­ca­do y em­pe­za­do a cons­truir una ex­clu­si­va y com­pe­ten­te red de con­ce­sio­na­rios”.

La pre­sen­ta­ción en el Sa­lón de Pe­kín del Ibi­za Cu­pra Con­cept, que los chi­nos ya han bau­ti­za­do co­mo Xiao gang­pao (el ca­ñon­ci­to) por su po­ten­cia y su ima­gen com­pac­ta, su­po­ne el fi­nal de una eta­pa. “Ha­ce un año di­ji­mos que ven­dría­mos y aho­ra ya es­ta­mos aquí”, pre­ci­sa el vicepresidente co­mer­cial, quien aña­de que “aho­ra vie­ne la ta­rea más ar­dua”.

Y es que el des­em­bar­co en China su­po­ne pa­ra Seat dar un gran salto ade­lan­te. “China, jun­to a Ru­sia, Mé­xi­co y la re­gión del Ma- greb, cons­ti­tu­ye la gran apues­ta pa­ra vol­ver a tener be­ne­fi­cios en el 2013”, afir­ma Paul Sa­vin, que re­mar­ca que “a fi­na­les de es­te año vol­ve­re­mos a ser lí­de­res en el mer­ca­do na­cio­nal es­pa­ñol”, una pri­ma­cía per­di­da en los pri­me­ros me­ses del 2012, de­bi­do a la caí­da de ven­tas por la cri­sis.

Pa­ra ha­cer­se un hue­co en el gran mer­ca­do chino, la di­rec­ción de la mar­ca de Mar­to­rell ha es­co-

El pú­bli­co chino ya ha bau­ti­za­do al Ibi­za Cu­pra Con­cept co­mo Xiao gang­pao’, que se tra­du­ce por ca­ñon­ci­to

gi­do un seg­men­to muy con­cre­to de pú­bli­co. Pre­ten­de lle­gar a “las jó­ve­nes cla­ses ur­ba­nas con di­ne­ro na­ci­das en los años ochen­ta”, ma­ni­fes­tó el pre­si­den­te Ja­mes Muir tras pre­sen­tar el Ibi­za Cu­pra Con­cept en Pe­kín.

Es­te mo­de­lo for­ma par­te de la tri­ple ofer­ta con que la fir­ma es- pa­ño­la del gru­po Volks­wa­gen pre­ten­de con­quis­tar a los chi­nos. Pri­me­ro han pues­to en el mer­ca­do el Seat León FR. Tras las va­ca­cio­nes le se­gui­rá el Ibi­za y pa­ra ini­cios del 2013 pre­vén im­por­tar el mo­no­vo­lu­men Al­ham­bra.

Pa­ra co­mer­cia­li­zar­los, Seat ha es­tre­na­do su red de con­ce­sio­na­rios en ocho ciu­da­des de for­ma si­mul­tá­nea. Se tra­ta de Changs­ha, Cheng­du, Chong­qing, Nan­jing, Shenz­hen, Suz­hou, Wuhan y Zhengz­hou. Ur­bes to­das ellas de en­tre cin­co y diez mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con un te­ji­do in­dus­trial en rá­pi­do cre­ci­mien­to y un ni­vel de in­gre­sos su­pe­rio­res a la me­dia del país, que es de unos 300 eu­ros men­sua­les, apro­xi­ma­da­men­te.

Es­ta ini­cia­ti­va se con­so­li­da­rá en los pró­xi­mos me­ses con la aper­tu­ra de es­ta­ble­ci­mien­tos en otras sie­te ciu­da­des antes de aca­bar el 2012. Y a ellas se su­ma­rán Pe­kín y Shang­hai, a fi­na­les de año o prin­ci­pios del pró­xi­mo. El ob­je­ti­vo de la mar­ca de Mar­to­rell es dis­po­ner de quin­ce con­ce­sio­na­rios pa­ra es­te año y am- pliar­los a vein­ti­cin­co en el 2013.

A tra­vés de es­ta red de con­ce­sio­na­rios es­ti­man ven­der 4.000 vehícu­los el pri­mer año. Todos im­por­ta­dos. “Y si nos con­so­li­da­mos, a fi­na­les del 2013 es­tu­dia­re­mos la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir en China”, de­cla­ró Ja­mes Muir.

Por el mo­men­to, la aco­gi­da ha si­do po­si­ti­va y ya han lle­ga­do los pri­me­ros com­pra­do­res. El con­ce­sio­na­rio de Zhengz­hou tie­ne ya re­ser­va­dos cua­tro Ibi­zas y seis Leo­nes, des­de que abrió sus puer­tas, ha­ce tres se­ma­nas.

“El pri­mer clien­te fue un jo­ven em­pre­sa­rio de Shenz­hen, de 30 años, que ha­ce unos diez días com­pró un León FR”, apos­ti­lla op­ti­mis­ta Sa­vin, que re­cuer­da que sin el apo­yo lo­gís­ti­co de Volks­wa­gen la lle­ga­da de Seat a China no hu­bie­ra si­do po­si­ble.

Una afir­ma­ción que co­rro­bo­ra Li Yong­feng, de 25 años, que con­du­ci­rá el pri­mer Seat por las ca­lles de Zhengz­hou, quien afir­mó que se ha­bía de­ci­di­do a com­prar un Seat “por­que es­ta mar­ca per­te­ne­ce al gru­po Volks­wa­gen y es­to es si­nó­ni­mo de ca­li­dad”.

FENG LI / GYI

Una bai­la­ri­na en una ‘rosa’ el día de Sant Jor­di en el stand de Seat en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Au­to­mó­vil en Pe­kín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.