Co­la­bo­re con el co­le­ga de al la­do

Los pro­fe­sio­na­les tien­den a com­pe­tir en­tre sí pe­ro ca­da vez se im­pul­sa más el tra­ba­jo en equi­po

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez Jorge Jas­so, dir. de ca­li­dad y aten­ción al clien­te en MRW

Por na­tu­ra­le­za, el ser hu­mano tien­de a com­pe­tir. Bus­ca ser el me­jor en todos los ám­bi­tos, tam­bién el la­bo­ral: en to­da em­pre­sa hay al­guien dis­pues­to a lo que sea –in­clui­do des­tro­zar el tra­ba­jo de otro com­pa­ñe­ro o de­par­ta­men­to– con tal de des­ta­car an­te su je­fe. En ge­ne­ral, las em­pre­sas han ten­di­do a fa­vo­re­cer es­te fe­nó­meno, por ejem­plo me­dian­te el es­ta­ble­ci­mien­to de sis­te­mas ob­je­ti­vos in­di­vi­dua­les, pe­ro al­go em­pie­za a cam­biar: el tra­ba­jo en equi­po y la coope­ra­ción en­tre pro­fe­sio­na­les y de­par­ta­men­tos se abre pa­so co­mo nue­vo mo­de­lo la­bo­ral que se­guir, es­pe­cial­men­te en el con­tex­to ac­tual.

La cri­sis ha ge­ne­ra­do un cam­bio de pa­ra­dig­ma: “Los va­lo­res clá­si­cos de la com­pe­ti­ti­vi­dad, yo gano-tú pier­des, es­tán en cri­sis: hay que ad­qui­rir há­bi­tos de co­la­bo­ra­ción, más efi­cien­tes en mu­chos con­tex­tos”, des­ta­ca Franc Pon­ti, di­rec­tor del Cen­tro de In­no­va­ción de Eada e im­pul­sor del li­bro ¿Tra­ba­jas o co­la­bo­ras?, que aca­ba de pu­bli­car Pro­fit Edi­to­rial. Ha­ce unos me­ses, Har­vard Bu­si­ness Re­view se ha­cía eco de es­ta ten­den­cia ex­pli­can­do có­mo un cre­cien­te nú­me­ro de or­ga­ni­za­cio­nes, en­tre ellas IBM, Ci­ti­bank o in­clu­so la NA­SA, es­ta­ban com­pro­ban­do las ven­ta­jas de im­pul­sar el tra­ba­jo “co­la­bo­ra­ti­vo” en­tre sus pro­fe­sio­na­les.

Pe­ro, ¿es­tán los tra­ba­ja­do­res pre­pa­ra­dos pa­ra de­jar de com­pe­tir y co­la­bo­rar con el com­pa­ñe­ro de al la­do? “Fi­sio­ló­gi­ca­men­te, nues­tro ce­re­bro es­tá pre­pa­ra­do pa­ra reac­cio­nar an­te el pe­li­gro de­fen­dién­do­se con­tra los de­más: nos he­mos acos­tum­bra­do a com­pe­tir pa­ra so­bre­vi­vir”, ex­pli­ca En­ric Ber­nal, so­cio fun­da­dor de la con­sul­to­ra Pi­nea3 y coor­di­na­dor del li­bro ¿Tra­ba­jas o co­la­bo­ras?. Tam­bién in­flu­ye la educación: mien­tras en Oriente y La­ti­noa­mé­ri­ca se fo­men­tan culturas más co­la­bo­ra­cio­nis­tas, los es­pa­ño­les se ajus­tan más al per­fil in­di­vi­dua­lis­ta an­glo­sa­jón. Por ejem­plo, mu­chos pro­fe­sio­na­les tie­nen un sen­ti­mien­to de “pro­pie­dad” so­bre un pro­yec­to y no quie­ren com­par­tir con na­die su éxi­to.

Con es­ta ba­se, el es­pí­ri­tu de coope­ra­ción no sur­ge de for­ma na­tu­ral en el en­torno la­bo­ral: de­be ser im­pul­sa­do ex­pre­sa­men­te, bien des­de los tra­ba­ja­do­res o, es­pe­cial­men­te, des­de la pro­pia em­pre­sa, ya que pue­de re­que­rir cam­bios en la es­truc­tu­ra de la com­pa­ñía. “Si la em­pre­sa es­tá for­ma­da por de­par­ta­men­tos clá­si­cos es­tan­cos que no in­ter­ac­túan en­tre sí, no pue­des pe­dir a los tra­ba­ja­do­res que co­la­bo­ren en­tre sí por­que es de­ma­sia­do di­fí­cil”, ad­vier­te Franc Pon­ti.

“La es­truc­tu­ra li­de­ra el com­por­ta­mien­to”, di­ce Ber­nal. Por eso, al­gu­nas com­pa­ñías usan ya nue­vas es­truc­tu­ras que fo­men­tan la coope­ra­ción. Por ejem­plo W.L. Go­re, fa­bri­can­te de go­re­tex, fun­cio­na con equi­pos que se au­to­or­ga­ni­zan. “Hay em­pre­sas que van más allá, pe­ro con una cier­ta re­la­ja­ción de las es­truc­tu­ras clá­si­cas de la em­pre­sa se­ría su­fi­cien­te pa­ra fo­men­tar la coope­ra­ción, que es to­tal­men­te com­pa­ti­ble con un li­de­raz­go fuer­te”, apun­ta Pon­ti. Ade­más, la coope­ra­ción no siem­pre sur­ge en es­truc­tu­ras for­ma­les: un ejem­plo de coope­ra­ción es­pon­tá­nea son las po­pu­la­res pi­za­rras blan­cas que de­co­ran las pa­re­des de Goo­gle, don­de cual­quier em­plea­do pue­de ini­ciar un de­ba­te que va sien­do en­ri­que­ci­do por todos los que van pa­san­do por allí y quie­ren aña­dir al­go a la pi­za­rra. “Tra­ba­jar en equi­po nos ayu­da a sa­car lo me­jor de no­so­tros mis­mos”, des­ta­ca En­ric Ber­nal.

GETTY IMAGES

El tra­ba­jo en equi­po es más efi­cien­te en mu­chos con­tex­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.