Ar­te de Mon­go­lia

Mue­bles y ob­je­tos de los si­glos XIX y XX de esa zo­na de Oriente se ex­hi­ben en la ga­le­ría bar­ce­lo­ne­sa La Exo­te­ca du­ran­te el mes de ma­yo

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Car­los García-osuna

El te­rri­to­rio re­gi­do por los ka­nes mon­go­les en los si­glos XIII y XIV abar­ca­ba ca­si to­da Asia oc­ci­den­tal y orien­tal y fue uno de los ma­yo­res im­pe­rios de la his­to­ria. La tie­rra na­tal de los mon­go­les es­tá si­tua­da al nor­te de China en la par­te orien­tal de la es­te­pa asiá­ti­ca y hoy en día for­ma par­te de China co­mo te­rri­to­rio au­tó­no­mo.

Las tri­bus de ha­bla mon­gol te­nían una economía pas­to­ril, eran nó­ma­das y co­mer­cia­ban con la flo­re­cien­te co­mu­ni­dad china, de­di­cán­do­se a la ca­za y la ga­na­de­ría. El pri­mer desa­rro­llo de su im­pe­rio tuvo lu­gar con la unión de las di­fe­ren­tes tri­bus en el si­glo XIII, fue nom­bra­do di­ri­gen­te uni­ver­sal el va­le­ro­so gue­rre­ro Ti­mu­yin, con el ti­tu­lo de Gran Kan o Gen­gis Kan. Las hor­das mon­go­les re­co­rrían to­da Asia y es­ta­ble­cie­ron un sis­te­ma de co­rreo a ca­ba­llo muy efec­ti­vo, que man­te­nía las co­mu­ni­ca­cio­nes en to­das las zo­nas del im­pe­rio. Los te­rri­to­rios oc­ci­den­ta­les ha­bi­ta­dos por mu­sul­ma­nes in­flu­ye­ron en los cam­bios de re­li­gión. El is­lam fue im­preg­nan­do las creen­cias y cos­tum­bres de los mon­go­les, su­ce­dién­do­se nue­va­men­te, a la muer­te de Gen­gis Kan, gue­rras in­ter­nas en­tre sus des­cen­dien­tes y frag­men­tán­do­se el im­pe­rio.

Al­re­de­dor del si­glo XVI, el im­pe­rio es­ta­ba di­vi­di­do en di­fe­ren­tes reinos. Los más orien­ta­les se im­preg­na­ron de la cul­tu­ra ti­be­ta­na, que in­va­dió China en aque­lla épo­ca y los cam­bios de re­li­gión ha­cia el bu­dis­mo fruc­ti­fi­ca­ron en to­da la zo­na orien­tal en la que ac­tual­men­te se en­cuen­tra Mon­go­lia.

A pe­sar de las lu­chas in­ter­nas, los di­fe­ren­tes reinos es­ta­ble­cie­ron sis­te­mas de or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va que fa­vo­re­cían el co­mer­cio y el in­ter­cam­bio con Oc­ci­den­te, y China em­pe­zó a ser co­no­ci­da por los re­la­tos de los via­je­ros, es­pe­cial­men­te del ve­ne­ciano Mar­co Po­lo.

No obs­tan­te, las bue­nas co­mu­ni­ca­cio­nes fue­ron in­su­fi­cien- tes a la ho­ra de con­tra­rres­tar las fuer­zas cen­trí­fu­gas que sa­cu­dían la re­gión. Pron­to apa­re­cie­ron las di­fe­ren­cias re­li­gio­sas. Los di­ri­gen­tes mon­go­les de Asia oc­ci­den­tal ten­dían a adop­tar el is­la­mis­mo, mien­tras los de China se con­vir­tie­ron al bu­dis­mo.

En ge­ne­ral, el ar­te de Mon­go­lia re­pre­sen­ta su am­bien­te y vi­da co­ti­dia­na, pe­ro tam­bién se uti­li­zan de­co­ra­cio­nes con ani­ma­les. A me­nu­do se en­tre­ga­ban co­mo par­te de la do­te de una bo­da jun­to con otros ar­tícu­los de va­lor. Otro te­ma de­co­ra­ti­vo que se uti­li­za­ba eran los sím­bo­los de fe­li­ci­dad con­yu­gal co­mo las ma­ri­po­sas.

Los mue­bles mon­go­les son una mez­cla de elementos es­té­ti­cos en­tre la cul­tu­ra del Tí­bet y China. Las lí­neas tien­den a se­guir los prin­ci­pios bá­si­cos de los ar­ma­rios de las pro­vin­cias del nor­te de China mos­tran­do for­mas geo­mé­tri­cas sen­ci­llas con in­ten­sos es­ta­lli­dos de co­lor en los pa­ne­les fron­ta­les, pin­ta­dos a mano. El pre­do­mi­nio de ro­jo, na­ran­ja y ama­ri­llo son ori­gi­na­rios de Tí­bet, los ador­nos flo­ra­les u ob­je­tos re­pre­sen­ta­dos en las pin­tu­ras mar­can el es­ta­tus de sus pro­pie­ta­rios. El mo­bi­lia­rio mon­gol es­tá muy in­fluen­cia­do por el mue­ble ti­be­tano ori­gi­na­rio de los mo­nas­te­rios, he­chos por los mon­jes bu­dis­tas pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de ob­je­tos ri­tua­les y co­mo al­ta­res de ofren­das. Du­ran­te el si­glo XIX, cre­ció la de­man­da de es­te ti­po de mue­ble por las fa­mi­lias adi­ne­ra­das mon­go­les. Por eso, ar­te­sa­nos car­pin­te­ros y pin­to­res adop­ta­ron las ar­tes y mo­ti­vos uti­li­za­dos en los mo­nas­te­rios bu­dis­tas fun­dién­do­los con elementos lai­cos que re­pre­sen­ta­ban la vi­da so­cial de las fa­mi­lias aco­mo­da­das. En sus pin­tu­ras po­de­mos ob­ser­var la mez­cla de di­se­ños que sue­len in­cluir flo­res e imá­ge­nes re­li­gio­sas, así co­mo ani­ma­les y ob­je­tos.

La ga­le­ría La Exo­te­ca, si­ta en el nú­me­ro 137 de Via Au­gus­ta en Bar­ce­lo­na, rea­li­za una ex­po­si­ción de ar­te de Mon­go­lia que po­drá vi­si­tar­se has­ta el 31 de ma­yo. En la mis­ma en­con­tra­re­mos bo­tas de ni­ño a 25 eu­ros, don­jes uti­li­za­dos por los mon­jes bu­dis­tas pa­ra sus re­zos en 75 eu­ros, al­ta- res de bron­ce por­tá­ti­les cu­yos pre­cios os­ci­lan en­tre 110 y 135 eu­ros, mo­bi­lia­rio mon­gol que se mue­ve en torno a los 1.200 eu­ros, pre­cio­sas ca­ra­co­las que se co­mer­cia­li­zan en 350 eu­ros, ja­rro­nes a par­tir de 450 eu­ros y has­ta una te­te­ra de pla­ta an­ti­gua por la que pi­den 1.400 eu­ros.

MUE­BLE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.