Un Si­li­con Va­lley en los Al­pes ita­lia­nos

La pro­vin­cia au­tó­no­ma de Tren­to crea un fér­til ‘eco­sis­te­ma de in­no­va­ción’ gra­cias a las si­ner­gias en­tre uni­ver­si­dad, fun­da­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Eu­se­bio Val Tren­to Corresponsal

La ciu­dad de Tren­to se aso­cia­rá pa­ra siem­pre a la ce­le­bra­ción del con­ci­lio (1545-1563) con el que la Igle­sia ca­tó­li­ca reac­cio­nó al cis­ma pro­tes­tan­te y tra­tó de adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos. En el si­glo XXI, es­ta apa­ci­ble ciu­dad del nor­te de Ita­lia –ca­pi­tal de la ho­mó­ni­ma pro­vin­cia au­tó­no­ma, tam­bién lla­ma­da Tren­tino– as­pi­ra a ser un mo­de­lo na­cio­nal y eu­ro­peo de eco­no­mía del co­no­ci­mien­to.

Des­de ha­ce cua­tro de­ce­nios, el Tren­tino tra­ba­ja pa­ra con­ver­tir­se en un Si­li­con Va­lley de los Al­pes. En par­te ya ha con­se­gui­do plas­mar la con­sig­na. Ha crea­do un fér­til eco­sis­te­ma de la in­no­va­ción –pun­to cen­tral de su fi­lo­so­fía– que ex­plo­ta las si­ner­gias en­tre su ca­da vez más pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad, las fun­da­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción pre­sen­tes en la zo­na, gran­des em­pre­sas aso­cia­das y nue­vas pe­que­ñas com­pa­ñías – start-ups y spin-offs– que sur­gen pa­ra co­mer­cia­li­zar las ideas de pro­fe­so­res y alum­nos.

Una enor­me ven­ta­ja de Tren­to es la com­pli­ci­dad del en­torno po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­vo con el es­fuer­zo cien­tí­fi­co y de in­no­va­ción. La pro­vin­cia ad­mi­nis­tra el 90% de los im­pues­tos que re­cau­da. Ade­más, de­bi­do a su pa­sa­do aus­trohún­ga­ro, tie­ne una men­ta­li­dad más efi­cien­te en la ges­tión de la co­sa pú­bli­ca que el res­to de Ita­lia.

“Pa­ra no­so­tros, el mer­ca­do ale­mán y aus­tria­co es un mer­ca- do na­cio­nal a la ho­ra de bus­car so­cios in­dus­tria­les – afir­ma Da­vi­de Bas­si, rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Tren­to–. Eso mar­ca la di­fe­ren­cia”. Aun­que cuen­tan ya con 15.000 es­tu­dian­tes, si­guen sien­do una uni­ver­si­dad pe­que­ña, lo que les per­mi­te ser más di­ná­mi­cos y fle­xi­bles. Su fa­ma se ha ex­ten­di­do. En­tre quie­nes ha­cen el doc­to­ra­do en sus fa­cul­ta­des, el 70% son ex­tran­je­ros.

“Creo que la Uni­ver­si­dad de Tren­to com­pren­dió an­tes que otras que hoy es­ta­mos en un mer­ca­do y que las fa­mi­lias, de­bi­do a la cri­sis, es­tán ca­da vez más aten­tas a qué es­tu­dia­rán sus hi­jos y dón­de; sa­ben que es una in­ver­sión muy im­por­tan­te”, opi­na An­drea Ca­ran­ti, de­cano de la fa­cul­tad de Cien­cias.

El éxi­to de Tren­to la lle­vó a ser es­co­gi­da co­mo el úni­co po­lo del sur de Eu­ro­pa de los la­bo­ra­to­rios ICT (tec­no­lo­gías de la in­for­ma- ción y co­mu­ni­ca­ción) del Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de In­no­va­ción y Tec­no­lo­gía. En esa red de ex­ce­len­cia es­tán Ber­lín, Pa­rís, Es­to­col­mo, Hel­sin­ki y Eind­ho­ven.

“La in­ves­ti­ga­ción pue­de te­ner un fuer­te im­pac­to sólo si es­tá en un eco­sis­te­ma”, en­fa­ti­za Pao­lo Tra­ver­so, di­rec­tor de Tren­to Ri­se, el con­sor­cio que ha­ce de puen­te en­tre la uni­ver­si­dad, la Fun­da­ción Bruno Kessler (FBK) y el mun­do em­pre­sa­rial. Tra­ver­so, con lar­ga ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal en Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra, es uno de los ce­re­bros que ha

re­gre­sa­do, atraí­do por el mo­de­lo de Tren­to. “Hay al­go más que po­ner di­ne­ro –di­ce–. Es un am­bien­te muy friendly. El com­pro­mi­so con la in­no­va­ción abar­ca to­do el re­co­rri­do, des­de la de­ci­sión po­lí­ti­ca has­ta la ex­pe­ri­men­ta­ción prác­ti­ca en la so­cie­dad”.

La pla­za del Duo­mo de Tren­to, una ciu­dad de ri­ca his­to­ria –se­de del cé­le­bre con­ci­lio– pe­ro con am­bi­cio­sos pro­yec­tos pa­ra el si­glo XXI

AN­DREAS STRAUSS / GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.