In­ven­tos y ca­li­dad de vi­da

De Tren­to sur­gen in­no­va­cio­nes cen­tra­das en la sa­lud, la energía y el tu­ris­mo

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - E.val

Del la­bo­ra­to­rio tren­tino, de su ri­co en­torno de in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca e ím­pe­tu em­pre­sa­rial, han sur­gi­do mul­ti­tud de ideas in­no­va­do­ras, al­gu­nas de las cua­les es­tán to­da­vía en fa­se de in­cu­ba

ción –con la ayu­da del con­sor­cio Tren­to Ri­se– pa­ra dar el sal­to co­mer­cial. Otras se han tra­du­ci­do ya en nue­vas com­pa­ñías.

El ob­je­ti­vo es siem­pre el mis­mo: ofre­cer soluciones que me­jo­ren la ca­li­dad de vi­da. La tec­no­lo­gía se en­tien­de aquí, en es­tos tiem­pos de cri­sis, co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra sal­var el wel

fa­re, el Es­ta­do de bie­nes­tar, o al me­nos pa­ra ha­cer­lo más ba­ra­to y efi­cien­te. Hay pro­yec­tos cen­tra­dos en la sa­lud, en la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, en la con­ser­va­ción del patrimonio cul­tu­ral, en el tu­ris­mo. Sue­le apli­car­se una es­tra­te­gia muy in­ter­dis­ci­pli­nar an­te los pro­ble­mas. Un es­pe­cia­lis­ta en arte pue­de co­la­bo­rar con un in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co, un lin­güis­ta con un ma­te­má­ti­co, un ex­per­to en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes con un co­ci­ne­ro.

Un ám­bi­to fas­ci­nan­te es el de los mi­cro­sen­so­res wi­re­less (sin hi­los). Lo ex­pli­ca con en­tu­sias­mo el pro­fe­sor Gian Pie­ro Pic­co en su des­pa­cho del fu­tu­ris­ta cam­pus de Po­vo, el dis­tri­to cien- tí­fi­co de Tren­to, ro­dea­do de un es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je. Es­ta tec­no­lo­gía per­mi­te múl­ti­ples apli­ca­cio­nes, por su fle­xi­bi­li­dad, ba­jo cos­te y fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción, sin el en­go­rro de rea­li­zar un ca­blea­do. Se ha uti­li­za­do pa­ra ayu­dar a la con­ser­va­ción de los fres­cos me­die­va­les de la to­rre del cas­ti­llo del Buon­con­si­glio, el mo­nu­men­to más co­no­ci­do de Tren­to. Tam­bién sir­ve pa­ra op­ti­mi­zar el con­su­mo de elec­tri­ci­dad en la ilu­mi­na­ción de los tú­ne­les y ha­cer­los más se­gu­ros.

Los te­lé­fo­nos mó­vi­les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, en com­bi­na­ción

Tim­ber Tech es una clá­si­ca ‘start-up’ que di­se­ña soft­wa­re pa­ra ca­sas de ma­de­ra an­ti­sís­mi­cas

con un uso in­te­li­gen­te de in­ter­net, son ob­je­to de ini­cia­ti­vas in­tere­san­tes co­mo el pro­yec­to Bring

the food, des­ti­na­do a las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias y a los res­tau­ran­tes, su­per­mer­ca­dos y ser­vi­cios de ca­te­ri­ng. Se tra­ta de di­se­ñar un sis­te­ma muy rá­pi­do y efi­cien­te pa­ra aler­tar so­bre los ex­ce­den­tes de co­mi­da –que, de lo con­tra­rio, es­ta­rían con­de­na­dos a la ba­su­ra– y po­der dar­los a quie­nes la dis­tri­bui­rán en­tre los ne­ce­si­ta- dos y a co­me­do­res po­pu­la­res. Es un ca­so cla­ro de tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de la ac­ción hu­ma­ni­ta­ria. Una pla­ta­for­ma pa­re­ci­da es la Si­cu­rS­kiWeb, que ana­li­za los lu­ga­res de las pis­tas de es­quí don­de se pro­du­cen más ac­ci­den­tes y ayu­da a las ins­ta­la­cio­nes, a los usua­rios y a los equi­pos de so­co­rro a me­jo­rar la se­gu­ri­dad. El pro­fe­sor Bruno Cri­spo –un cien­tí­fi­co es­pe­cia­li­za­do en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca que tra­ba­jó en In­gla­te­rra y de­ci­dió vol­ver a Ita­lia– es­tá desa­rro­llan­do una tec­no­lo­gía que per­mi­te al te­lé­fono mó­vil re­co­no­cer al pro­pie­ta­rio sólo con el mo­vi­mien­to de la mano. Un ejem­plo tí­pi­co de una

start-up na­ci­da en Tren­to es Tim­ber Tech. La ha crea­do el in­ge­nie­ro lo­cal Mau­ro An­dreo­lli, en ba­se a su te­sis de doc­to­ra­do. Sus so­cios son un pro­fe­sor y un in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Tren­to. Tim­ber Tech se de­di­ca a di­se­ñar soft­wa­re pa­ra la cons­truc­ción de ca­sas de ma­de­ra, un sec­tor en no­ta­ble ex­pan­sión en Ita­lia. Sus pro­gra­mas tra­tan de ayu­dar a los fa­bri­can­tes y cons­truc­to­res a ha­cer es­truc­tu­ras más se­gu­ras, más eco­ló­gi­cas y, so­bre to­do, re­sis­ten­tes a los te­rre­mo­tos. La ex­pe­rien­cia de los re­cien­tes seís­mos, en L’Aqui­la y en Emi­lia-Ro­ma­ña, ha si­do apro­ve­cha­da por Tim­ber Tech pa­ra re­pli­car en el la­bo­ra­to­rio los efec­tos de los tem­blo­res y di­se­ñar es­truc­tu­ras y en­gar­ces de mo­do que evi­ten, en lo po­si­ble, los de­rrum­bes.

En Ro­ve­re­to, que fue tra­di­cio­nal­men­te la ciu­dad in­dus­trial del Tren­tino, es­tá en mar­cha un ambicioso pro­yec­to de trans­for­ma­ción de una vie­ja fá­bri­ca de ta­ba­co en un cen­tro pa­ra nue­vas em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en la econo

mía ver­de, en cons­truc­ción eco­sos­te­ni­ble, ener­gías re­no­va­bles y tec­no­lo­gías me­dioam­bien­ta­les.

El ar­qui­tec­to que di­ri­ge las obras, Ste­fano Sa­ni, tra­ba­jó lar­go tiem­po en Pa­rís y en Es­ta­dos Uni­dos, don­de co­la­bo­ró con uno de los des­pa­chos de ar­qui­tec­tos más

“Si hu­bie­ra si­do Mi­lán, Ro­ma o Ná­po­les, no ha­bría vuel­to”, afir­ma un ‘ce­re­bro’ emi­gra­do que re­tor­nó a Tren­to

pres­ti­gio­sos del mun­do. “¿Por qué de­ci­dió pa­sar de San Fran­cis­co a Tren­to?”, le pre­gun­ta­mos. “No pue­do negarle que si hu­bie­ra si­do pa­ra ir a Mi­lán, Ro­ma o Ná­po­les, pro­ba­ble­men­te no ha­bría vuel­to. Pe­ro en el Tren­tino, a par­te de la ca­li­dad de vi­da, se pue­den ha­cer pro­yec­tos sos­te­ni­bles que en otros lu­ga­res se­rían im­po­si­bles. Hay un mo­do efi­caz, con­cre­to e in­no­va­dor de en­fren­tar­se a los desafíos”.

AGF BERNARDINATTI

El ri­co en­torno de in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca de Tren­to ha pro­pi­cia­do el na­ci­mien­to de va­rias em­pre­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.