Sue­cia tam­po­co se li­bra de la eu­ro­cri­sis

La eco­no­mía del país nór­di­co, que tie­ne mo­ne­da pro­pia, si­gue cre­cien­do a buen rit­mo, pe­ro tam­bién se re­sien­te

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Glo­ria Mo­reno Co­pen­ha­gue Ser­vi­cio es­pe­cial

Con unos re­sul­ta­dos mu­cho me­jo­res de lo es­pe­ra­do, la eco­no­mía sue­ca vuel­ve a na­dar a contracorriente en me­dio de la cri­sis de la deu­da en que se ha­lla in­mer­so el res­to de Eu­ro­pa. Se­gún las ci­fras pre­li­mi­na­res pu­bli­ca­das por la agen­cia gu­ber­na­men­tal que lle­va a ca­bo las es­ta­dís­ti­cas en es­te país, el PIB cre­ció un 2,3% anual en el se­gun­do tri­mes­tre del año y un 1,4% res­pec­to al tri­mes­tre an­te­rior. Muy por en­ci­ma, por lo tan­to, de lo que apun­ta­ban to­das las pre­vi­sio­nes, que si­tua­ban el cre­ci­mien­to in­ter­anual en un dis­cre­to 0,8% y el tri­mes­tral en un 0,3%, se­gún una en­cues­ta pre­via rea­li­za­da a eco­no­mis­tas por Reuters.

Una vez más, es­tos da­tos de­jan en evi­den­cia la ex­cep­cio­na­li­dad de la eco­no­mía sue­ca, cu­ya ace­le­ra­ción con­tras­ta con la re­ce­sión o el es­ca­so cre­ci­mien­to que ex­pe­ri­men­ta gran par­te del con­ti­nen­te, Ale­ma­nia in­clui­da.

Con un cre­ci­mien­to del 1,7%, las ex­por­ta­cio­nes fue­ron el prin­ci­pal mo­tor del cre­ci­mien­to, un da­to que da la ra­zón a la es­tra­te­gia se­gui­da en los úl­ti­mos me­ses por el Ban­co Cen­tral Sueco, que no ba­ja ti­pos des­de fe­bre­ro.

Uno de los mo­ti­vos que ex­pli­can la bue­na ac­tua­ción de las ex­por­ta­cio­nes sue­cas es que sus em­pre­sas “ex­por­tan muy po­co ha­cia los paí­ses con pro­ble­mas del sur de Eu­ro­pa, a don­de van a pa­rar sólo el 5% de las ven­tas en el ex­tran­je­ro. Su prin­ci­pal des­tino, en cam­bio, son Ale­ma­nia y los de­más paí­ses nór­di­cos, que es­tán fun­cio­nan­do re­la­ti­va­men­te bien”, ex­pli­ca a es­te dia­rio Olle Holm­gren, eco­no­mis­ta del gru­po de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros nór­di­co SEB.

En su opinión, sin em­bar­go, “la cri­sis en la eu­ro­zo­na preo­cu­pa cla­ra­men­te a las fa­mi­lias”, cu­yo con­su­mo “fue más ba­jo de lo es­pe­ra­do”. Aun así, es­te cre­ció un tí­mi­do 0,8%, se­gu­ra­men­te de­bi­do a la re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo, don­de el des­em­pleo es del 7,6% y a la ba­ja in­fla­ción.

No obs­tan­te, to­dos los ana­lis­tas con­sul­ta­dos se mues­tran cau­tos a la ho­ra de pro­nos­ti­car el fu­tu­ro y creen que el ter­cer tri­mes­tre del año re­gis­tra­rá un cre­ci­mien­to mu­cho me­nor. No ex­clu- yen, de he­cho, que los da­tos del se­gun­do tri­mes­tre aca­ben sien­do re­vi­sa­dos a la ba­ja en sep­tiem­bre, pues­to que los pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na to­da­vía son pre­li­mi­na­res.

Sue­cia es uno de los pocos paí­ses de la Unión Eu­ro­pea que si­gue te­nien­do su pro­pia mo­ne­da. Cir­cuns­tan­cia que en mo­men­tos de cri­sis pue­de lle­gar a ser muy fa­vo­ra­ble, pues ha­ce que sea po­si­ble de­va­luar y lle­var a ca­bo la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que más con­ven­ga al pro­pio país.

En la si­tua­ción ac­tual, sin em­bar­go, no pa­re­ce que la co­ro­na ha­ya con­se­gui­do ais­lar tan­to a Sue­cia de los pro­ble­mas de Eu­ro­pa. Se­gún Jes­per Hans­son, del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas (NIER), “la cri­sis de la eu­ro­zo­na ya ha afec­ta­do al cre­ci­mien­to sueco. Sin ella, por ejem­plo, el pa­ro ha­bría se­gui­do ca­yen­do”, en lu­gar de man­te­ner­se es­ta­ble co­mo aho­ra. “Ade­más, la eco­no­mía sue­ca ha­bría ac­tua­do de un mo­do muy si­mi­lar si en lu­gar de la co­ro­na hu­bie­ra te­ni­do el eu­ro”, re­mar­ca Hans­son, pa­ra quien las prin­ci­pa­les ra­zo­nes que ex­pli­can la me­jor si­tua­ción del país son la for­ta­le­za y el ri­gor con que se han ges­tio­na­do las fi­nan­zas pú­bli­cas y la au­sen­cia de pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les.

LI­NUS HOOK / BLOOM­BERG

Las ex­por­ta­cio­nes son, en es­tos mo­men­tos, el prin­ci­pal mo­tor del cre­ci­mien­to de Sue­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.