‘UN MO­RO, UN MI­CO, UN LLO­RO, I UN SEN­YOR DE PUER­TO RI­CO’

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Te­nía pre­vis­to un ar­tícu­lo so­bre éti­ca, es­té­ti­ca y le­ga­li­dad. Hay bue­nos ejem­plos úl­ti­ma­men­te y pen­sé que se­ría ilus­tra­ti­vo. Sin em­bar­go, la si­tua­ción ac­tual re­quie­re ha­blar de lo que to­ca. Vi­vi­mos una si­tua­ción de incertidumbre. Las no­ti­cias se su­ce­den a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go y acos­tum­bran a ser con­tra­dic­to­rias. Las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC) van a tal ve­lo­ci­dad que da la sen­sa­ción de que más que no­ti­cias, lo que nos lle­gan son los pen­sa­mien­tos de quie­nes nos go­bier­nan. Son anun­cios y con­tra­anun­cios con­ti­nuos que cau­san des­con­cier­to.

No es muy di­fí­cil adi­vi­nar qué es­tán pen­san­do los in­ver­so­res, o eso que lla­man los mer­ca­dos, cuan­do ven que en Eu­ro­pa anun­cian un día que le pres­tan di­ne­ro a Es­pa­ña, pe­ro al día si­guien­te di­cen que no sa­ben cuán­to ni a qué pre­cio. Y, se­gui­da­men­te, que tam­po­co se sa­be a quién; los es­pa­ño­les, que si a los bancos, los eu­ro­peos que si al Es­ta­do. Sube la bol­sa y al día si­guien­te se la pe­ga al rit­mo de los anun­cios. Ra­joy di­ce que no es­ta­mos in­ter­ve­ni­dos y que no ne­ce­si­ta­mos un res­ca­te, pe­ro el mi­nis­tro de Eco­no­mía ale­mán di­ce que Es­pa­ña ne­ce­si­ta un res­ca­te to­tal. Por fin un día se reúnen los paí­ses del sur y po­nen en ja­que a Mer­kel; to­do pa­re­ce so­lu­cio­na­do (sube la bol­sa); pe­ro lue­go re­sul­ta que no es así (ba­ja la bol­sa). Drag­hi di­ce que com­pra­rá deu­da, pe­ro lue­go los ale­ma­nes lo des­mien­ten. Las au­to­no­mías, por su par­te, li­bran su pro­pia gue­rra; pi­den el res­ca­te, pe­ro re­sul­ta que no pi­den un res­ca­te.

Pa­ra los que la vi­vi­mos, la si­tua­ción es de has­tío, y pa­ra los que ob­ser­van el eu­ro des­de fue­ra, de des­con­fian­za to­tal, que es de lo que va de ver­dad es­ta cri­sis. Los ciu­da­da­nos te­ne­mos de­re­cho a sa­ber a dón­de va­mos. Se echa en fal­ta una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal en la que nos ex­pli­quen la si­tua­ción ac­tual y qué sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te pa­ra las eco­no­mías na­cio­na­les y pa­ra la em­pre­sa es­tar in­ter­ve­ni­dos, ser res­ca­ta­dos. Ha­blo ha­bi­tual­men­te con gen­te for­ma­da y le ha­go esas pre­gun­tas. To­dos con­tes­tan in­me­dia­ta­men­te, pe­ro lo cu­rio­so es que no to­dos ex­pli­can lo mis­mo. ¿No pa­re­ce ló­gi­co que se ha­ga un pac­to de Es­ta­do y se fi­je una úni­ca lí­nea de tra­ba­jo? ¿No se ha­ce por ideo­lo­gía o por el ré­di­to po­lí­ti­co? Eso de la in­ter­ven­ción y/o el res­ca­te, ¿nos va a de­jar peor de adon­de nos abo­ca­mos? ¿O es un te­ma de pér­di­da de so­be­ra­nía de nues­tros po­lí­ti­cos?

He te­ni­do oca­sión de ha­blar con fa­mi­lias in­dus­tria­les de Ir­lan-

La bol­sa sube y ba­ja al rit­mo de los con­tra­dic­to­rios anun­cios y acon­te­ci­mien­tos

da y Por­tu­gal y me di­cen que des­de que es­tán in­ter­ve­ni­dos, pa­ra ellos es me­jor. Di­cen que lo que se anun­cia se ha­ce. No hay la incertidumbre de aquí. ¿Hom­bres de ne­gro? ¿Cuá­les: los au­to­nó­mi­cos, los del Es­ta­do o los de Eu­ro­pa? ¡Qué pe­na! Con las po­si­bi­li­da­des que te­ne­mos y se la pa­san dis­cu­tien­do. Es tal el ga­li­ma­tías que te­ne­mos de­lan­te que me vie­ne a la ca­be­za aque­lla fa­mo­sa poe­sía que aca­ba di­cien­do “mort mo­ro, mi­co i llo­ro, fa un far­cell... i a Puer­to Ri­co”.

EFE

La Bol­sa de Ma­drid, el pa­sa­do miér­co­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.