Munch rei­na en el mer­ca­do

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Car­los Gar­cía-osu­na

Hay un re­du­ci­do pu­ña­do de obras de arte que, al mar­gen de su va­lor plás­ti­co y cre­ma­tís­ti­co otor­ga­do por la his­to­ria y los mer­ca­dos, con­si­guen con­ver­tir­se en ico­nos de una épo­ca, una so­cie­dad o un ti­po de cul­tu­ra de ca­rác­ter uni­ver­sal.

Y es­te es el ca­so de La Gio­con­da, Las se­ño­ri­tas de Avi­ñón, el Guer­ni­ca o El gri­to, cua­dro es­te úl­ti­mo que en la úni­ca ver­sión que to­da­vía per­te­ne­cía a un co­lec­cio­nis­ta pri­va­do se en­cum­bró el pa­sa­do mes de ma­yo a la cús­pi­de del ranking de los más ven­di­dos en subas­ta pú­bli­ca, al ad­ju­di­car­se a un pu­ja­dor te­le­fó­ni­co por la exor­bi­tan­te ci­fra de ca­si 98 mi­llo­nes de eu­ros.

Qué le­jos que­da el ré­cord, que mar­có el co­mien­zo de la in­des­truc­ti­ble bur­bu­ja eco­nó­mi­ca del arte, ob­te­ni­do en 1987 por Los gi­ra­so­les van­gog­hia­nos, en­ton­ces ad­ju­di­ca­do por 5.100 mi­llo­nes de pe­se­tas (al cam­bio, unos 30 mi­llo­nes de eu­ros) al em­pre­sa­rio ja­po­nés Ya­sud Goto, pro­pie­ta­rio de la ase­gu­ra­do­ra Ya­su­da Fi­re and Ma­ri­ne In­su­ran­ce y que los ex­per­tos pen­sa­ron que era un te­cho cre­ma­tís­ti­co di­fí­cil­men­te su­pe­ra­ble.

Sin em­bar­go, fue muy es­ca­so el tiem­po trans­cu­rri­do en­tre esa fe­cha y la pri­ma­ve­ra de 1990, cuan­do Ryoei Sai­to ad­qui­rió Re­tra­to del doc­tor Ga­chet, de Van Gogh, y En el mo­lino de la Galette, de Re­noir, pa­gan­do 65,6 mi­llo­nes de eu­ros por el pri­me­ro y 62,1 mi­llo­nes de eu­ros por el se­gun­do, co­lo­ca­dos en aquel le­jano año co­mo nú­me­ros 1 y 2 del mer­ca­do de las li­ci­ta­cio­nes pú­bli­cas. Su pro­pie­ta­rio jus­ti­fi­ca­ba los pre­cios del lo­co del pe­lo ro­jo ase­gu­ran­do que “su pin­tu­ra, que arras­tra y con­mue­ve, es hoy más que nun­ca el em­ble­ma de los va­lo­res per­di­dos, el sím­bo­lo de una emo­ti­vi­dad nue­va des­cu­bier­ta y desea­da,

El nue­vo pro­pie­ta­rio de ‘El gri­to’, icono de una épo­ca ar­tís­ti­ca, se man­tie­ne to­da­vía en el ano­ni­ma­to

la bús­que­da del sen­ti­mien­to que retorna con ím­pe­tu”.

Qui­zás el nue­vo pro­pie­ta­rio de El gri­to, que se man­tie­ne to­da­vía en el ano­ni­ma­to, po­dría ha­cer su­yas las pa­la­bras pro­nun­cia­das en­ton­ces por el mul­ti­mi­llo­na­rio ja­po­nés que lle­na­ron de ex­cla­ma­cio­nes de asom­bro to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de los años fi­na­les del con­vul­so si­glo XX, aña­dien­do que es­ta épo­ca en la que la sin­ra­zón ha con­quis­ta­do nues­tras vi­das no pue­de es­tar me­jor re­pre­sen­ta­da por ese au­lli­do in­hu­mano que sa­le de la bo­ca del personaje pro­ta­go­nis­ta del cua­dro de Munch, lo que le ha lle­va­do a si­tuar­se en la ca­be­za de las obras más pu­ja­das, mien­tras que el doc­tor Ga­chet ha des­cen­di­do has­ta el no­veno pues­to, y el bai­le re­noi­riano del vie­jo cabaret, ocu­pa la dé­ci­ma po­si­ción a pun­to de des­apa­re­cer de la cla­si­fi­ca­ción de los más co­ti­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.